COMERCIO EXTERIOR

Un desafío logístico para las pequeñas empresas

Muchos empresarios PyMe se preguntan cómo hacer para gestionar la logística de sus compañías, cuando en general no cuentan con el presupuesto necesario para armar un departamento exclusivo para ello, o el que tienen carece de la experiencia necesaria para lograr los mejores resultados

 JAVIER CARRIZO (*)

La crisis sanitaria global puso en jaque a miles de organizaciones alrededor del planeta, que debieron agudizar su ingenio para brindar nuevos servicios y productos que les permitieran resignar el menor porcentaje posible de sus ingresos. En este contexto, el concepto de consultoría logística para pequeñas empresas toma más relevancia que nunca.

Las pequeñas y medianas empresas (PyMes) se vieron muy afectadas por las restricciones y problemáticas que sufrieron y siguen sufriendo los mercados desde inicios de 2020, tal es así, que según estima el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), al menos el 13% de las empresas formales en América Latina no resistieron y abandonaron el mercado. De hecho, una parte importante de las organizaciones que permanecen activas todavía enfrentan dificultades, como el flujo de caja reducido, un alto endeudamiento y retrasos en el pago de compromisos; todos aspectos en los que la consultoría logística para pequeñas empresas tiene mucho para aportar.

Casos como el de Inditex, si bien es una compañía grande, ejemplifican claramente el rol clave de la logística como factor diferencial para sumar competitividad. Una de sus empresas es la reconocida Zara, cuyo éxito se sustenta en gran medida en su esquema logístico, que se basa en un modelo de producciones cortas para que el stock se vaya renovando continuamente. Esto es posible gracias al modo en que la marca gestiona la compra y distribución de cada sucursal, centralizando toda la información en su sede. Desde allí se distribuyen sistemáticamente las prendas, dos veces por semana, a cada una de las tiendas repartidas por todo el mundo.

Sin lugar a dudas la logística toma, cada vez más, un rol fundamental en la economía y la competitividad de las organizaciones. Fácilmente se puede visibilizar cómo las grandes empresas se han enfocado en el área de la cadena de suministro, al comprobar el crecimiento exponencial de los departamentos encargados de estas actividades, transformándose en estratégicos para el funcionamiento efectivo de cualquier organización.

En este punto, resulta útil refrescar el significado del término logística:

"Conjunto de los medios necesarios para llevar a cabo un fin determinado de un proceso complicado". Es importante, ¿no?

Muchos empresarios PyMe se preguntan cómo hacer para gestionar la logística de sus compañías, cuando en general no cuentan con el presupuesto necesario para armar un departamento exclusivo para ello, o el que tienen carece de la experiencia necesaria para lograr los mejores resultados.

Es entonces donde aplica el concepto de mentor logístico, una figura capaz de resolver estas problemáticas y que, al ser externo, solo percibe honorarios por prestar un servicio puntual que puede ahorrarles mucho dinero, tiempo y, sobre todo, hacer que su negocio sea mucho más redituable.

Las empresas de logística denominadas grandes, son cada vez más grandes. Tuvieron un crecimiento considerable estos últimos tiempos debido a que cuentan con una "espalda más ancha", lo que les permitió no solo sobrevivir al tsunami económico, sino que salieron beneficiadas durante la crisis. Es entonces donde se hace más notoria la diferencia entre empresas grandes y chicas, y la competencia entre ellas. Las dificultades de las PyMes son un problema no solo para los emprendedores, sino también para la sociedad en su conjunto, ya que representan una alta proporción de empleo y apoyo para millones de familias.

Vivimos tiempos inestables, nos encontramos en una etapa que parecía temporal, pero que finalmente se alargó más de lo esperado. El nerviosismo reina en muchas empresas, que se inquietan frente a la incertidumbre de los días que vendrán. Actualmente, las cartas del juego ya están sobre la mesa y todos buscan sacar rédito y subsistir.

Es entonces que, para las empresas pequeñas, disponerse de manera colaborativa para brindar mejor calidad de servicio, adaptarse de forma efectiva a los escenarios cambiantes, generar alianzas estratégicas y contar con un mentor logístico de excelencia, pueden ser las claves que les permitan recorrer este camino sinuoso, sostenerse y no caer al precipicio.

Finalmente, destacar que ser pequeños no representa necesariamente una desventaja. Las organizaciones de menor tamaño pueden desarrollar mayor agilidad y brindar más calidad de servicio desde la especialización. Y en este proceso la figura del mentor logístico toma toda su fuerza.

(*) Director de Movant Connection, CEO de GEA Logistics.

www.javiercarrizo.com


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios