VÍAS NAVEGABLES

Cómo se ejerce el control sobre la hidrovía

Tanto en la obra de dragado y señalización como en la carga que transita por la vía de navegación troncal del río Paraná, el estado nacional realiza una permanente y férrea tarea de contralor

 Desde distintos sectores y en todos los niveles se escucha decir que a la hidrovía no la controla nadie. Ese brutal error de concepto en el que incluso cayó el propio presidente Alberto Fernández, menosprecia la ardua labor que día y noche llevan a cabo una infinidad de trabajadores estatales. Los procedimientos, instituidos en el contrato de concesión de 1995, se vienen llevando a cabo de forma ininterrumpida y demuestran que el estado no resignó un ápice de su estratégico rol de control.

El primer control se realiza sobre la obra en sí: se fiscalizan las profundidades y todo el balizamiento con inspecciones durante las 24 horas. De día se constata que las boyas y balizas estén en la ubicación precisa, y de noche que la luminaria sea la correcta, que titilen cada ciertos segundos, etc. Estas inspecciones de balizamiento se llevan a cabo entre dos o tres veces a la semana y las realiza personal de la Dirección Nacional de Vías Navegables dependiente de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante del Ministerio de Transporte. Los funcionarios se embarcan para tal fin en buques de la Prefectura Naval Argentina.

En cuanto al dragado, el mayor control lo realizan los mismos buques que transitan por la hidrovía. Un camión puede esquivar un pozo en una ruta, pero un barco no. Si no estuviera bien dragado los barcos se quedarían varados. De todos modos, el contrato obliga a la concesionaria a presentar cuatro batimetrías completas de toda la ruta navegable cada año. En dicha oportunidad, los funcionarios de la Dirección Nacional de Vías Navegables recorren toda la hidrovía para certificarla en un trabajo que puede durar más de una semana. Pero esto no es todo, el contrato también la brinda al estado la potestad de pedir un control donde quiera y cuando quiera. Y lo hace constantemente, sobre todo en tiempos en los que el río está bajo.

Otra fantasía tiene que ver con que una hidrovía concesionada a los privados posibilitaría que los buques transporten cargas no declaradas o de contrabando.

Los concesionarios de las rutas nacionales no controlan lo que llevan y traen los camiones que por allí transitan. Lo mismo sucede en la vía navegable con relación a los buques.

No es cierto que sale carga no declarada porque la hidrovía no está en manos del estado. Lo importante es lo que entra y sale de las terminales portuarias y allí están los funcionarios estatales de la Aduana para llevar a cabo ese control.

En todas las terminales portuarias hay una oficina de Aduana. Este organismo, y no el concesionario, es en definitiva el que controla.

Otro organismo clave es el Centro de Control de Tráfico (Contrase) a cargo de la Prefectura Naval Argentina. El sistema actualmente en servicio tiene una cobertura desde aproximadamente el par de boyas 15 del Canal Punta Indio y abarca en su totalidad el canal Intermedio, Paso Banco Chico, zona de espera para el embarco y desembarco de prácticos, canal Martín García, canal de acceso al puerto de Buenos Aires, canal Norte, canal Sur y canal Ingeniero Emilio Mitre. Cada buque que circula por la hidrovía debe declarar ante el Contrase con qué tipo de carga va a zarpar, cuántas toneladas lleva cargada, qué calado tiene y su destino. Con la tecnología satelital disponible, e inspecciones diarias, la Prefectura desde el Contrase, completa la tarea de control aduanero.

Tags relacionados

Comentarios

  • FJDA

    Francisco Javier de Amorrortu

    05/05/21

    ¿De qué sirve hablar del control de la hidrovía si los errores de elección de cauce y de diseño que carga son aberrantes en términos ecológicos? ¿Por qué no respetan el orden de los 4 enunciados del par 2º, art 6º de la ley Gral del Ambiente. El único que define lo que es un presupuesto mínimo. Y en ese orden, los temas ambientales van en tercer lugar. Y las cuestiones de los recursos naturales van en 4º. 1º van las dinámicas de los sistemas ecológicos, que nunca mirar. La elección del Paraná de las Palmas para encarar por allí la hidrovía, es inexplicable en términos ecológicos, aunque luzca muy bella en términos comerciales. Así les va.
    Al Paraná de las Palmas llegar hasta Ibicuy le reclama aprox 140 Kms con algunas curvas más cerradas y un par de tramos bastante más angostos de 250 m de ancho.
    El Guazú para llegar hasta su encuentro con el de Las Palmas solo necesita 100 Kms y solo tiene dos puntos con anchos mínimos de aprox 380 m. El promedio supera los 600 m de ancho y cuenta con amplios tramos de más de 1000 m. de ancho. Imposible comparar los márgenes ecológicos que tiene el Guazú respecto del Las Palmas, para cargar con una hidrovía. Y los compromisos que genera su salida estuarial alejan en forma definitiva los costos aberrantes que ya carga el Paraná de las Palmas en el área estuarial frente a la reina del Plata, que ya tiene redactado su apocalipsis. Decir que estas elecciones fueron culpa de un riojano es estar en la misma luna. ¿Cómo es posible que sigan macaneando con que la hidrovía nació en 1995, si ya el 4 de Noviembre de 1963 Halcrow estaba acordando con la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías Navegables, hacer los estudios en Wallingford, Inglaterra?
    ¿Cómo es posible que sigan hablando de ?estudios ambientales?, si todavía no hicieron nunca un estudio de las ecologías de los ecosistemas presentes en estas áreas estuariales? ¿Cómo es posible que sigan mezclando las miradas particionadas de la ciencia, con las de las ecologías? Todavía no cayeron en la cuenta de que éstas son hermanas complementarias opuestas a las de la ciencia. Siguen creyendo que el conocimiento científico es anterior al de las ecologías de los ecosistemas. Es anterior a nivel histórico. Pero retrógado a nivel conocimiento de cómo se cargan y cómo se trasfieren energías entre ecosistemas aledaños. Esto no se resuelve con el aderezo ?holístico? que arrima la voz ?ecosistémico?
    Ni squiera han acertado a descubrir qué tipo de energías están presentes en estas hidroesferas. Las infieren laminares y solo son convectivas. A éstas las infieren turbulentas verticales, cuando de hecho, la turbulencia está en sus catecismos. Cambiarlos después de 300 años es algo más que descender a un abismo.
    Meterse a lidiar con políticos que están aún más en la luna; o mercaderes a los que solo importa el despacho de sus mercaderías; o funcionarios y periodistas que apuran negocios de marketing con condimentos geopolíticos, pareciera ser el panorama imperante.
    Nuevo video 4 sobre la hidrovía
    https://www.youtube.com/watch?v=pts_wUhEhJ0

    1
    1
    Responder