Sustentabilidad

Qué deben hacer las empresas para lograr una gestión de residuos eficiente

Aunque muchas compañías cuentan con una certificación de gestión eficiente de sus residuos, en la práctica aún quedan muchos eslabones por mejorar. Cuánto, cómo y de qué manera se separan los reciclables y cuáles son los errores frecuentes que aún comenten las empresas.

En esta noticia

Las oficinas comerciales, plantas de trabajo y compañías con muchos empleados compartiendo un mismo espacio son denominadas "grandes generadoras de residuos". Y en este caso no por los desperdicios que se generan en sus procesos productivos, sino por los desechos de las tareas más simples de todos los días: materiales de escritorio, comedores y cocina. Espacios caracterizados por generar toneladas diarias de papel, cartón, plástico y otros desperdicios que podrían ser reutilizados para no terminar en la basura.

La Ciudad de Buenos Aires exige una certificación de gestión eficiente de los residuos con el objetivo de regular y hacer que las empresas generen mejores prácticas de separación y gestión, pero por desconocimiento o por distintas razones, incluso quienes cuentan con la certificación, puertas adentro, deben mejorar aún sus prácticas cotidianas que impactan en el ambiente.

Cada empresa se organiza de distinta manera para cumplimentar con las normativas, algunas cuentan con servicios de limpieza dentro de sus oficinas, otras contratan empresas privadas de recolección de residuos y reciclables, o contactan a distintas cooperativas para hacer entrega de sus reciclables. Pero hay un paso más, que es fundamental para colaborar en la eficiencia de este tipo de prácticas, y es la capacitación.

En muchos casos, aunque las empresas cuentan tachos diferenciados y servicio de recolección de reciclables, los residuos no son separados correctamente en origen, están sucios, y por eso finalmente no llegan a destino, y terminan en la basura. 

Conociendo este panorama, Matías Fornero, recuperador urbano, advirtió la necesidad de capacitar a las empresas para implementar buenas prácticas en cada eslabón del circuito de recuperación. Así fue que creó una iniciativa que da soporte y complementa el trabajo de las Cooperativas, sumando servicios de capacitación para que todos aprendan qué separar y cómo.

"Capacito a los empleados, hago seguimiento, les doy los bolsones, explico lo que significa la gestión Girsu (Gestión integral de residuos sólidos urbanos) y recojo con mi triciclo eléctrico una tonelada de residuos por semana que llevo a las cooperativas. Además, reduzco entre un 60% y 80% de residuos gastronómicos donde hay, por ejemplo, plástico, cartón, borras de café y demás restos orgánicos que pueden ir al compost", cuenta el recuperador.

Analizando un caso reciente y concreto, Fornero explica que "Accenture, por ejemplo, es una de las primeras empresas que está haciendo una valorización de sus materiales".  Y cuenta: "Ellos habían contratado a una empresa que recogía sus residuos pero llevaba todo a disposición final, al Ceamse. Y lo que les mostramos es que estaban tirando mucho material de valor, material que sirve. Por ejemplo, potes de plástico en los que envasan las ensaladas que come el personal todos los días. Ahora se los recupera mediante un sistema de separación y luego la limpieza ecológica, sin agua".

Fernando Mendieta, building operations facilities de Accenture, es responsable de gestionar los residuos en los edificios de CABA, Mar del Plata, La Plata y Rosario, y explica que "en el edificio de Parque Patricios, por ejemplo, tenemos cuatro pisos y cada uno con sus cestos para separación, para las aproximadas 1000 personas que trabajan presencialmente todos los días. El cartón y el plástico son los materiales que más acumulamos, por el trabajo con las computadoras que acumula mucho insumo de tecnología. Además, los insumos de cocina, que los retira una cooperativa con la que tenemos un acuerdo especial", pero este funcionamiento se logra y se mantiene con capacitación constante. Mendieta explica que comparten información entre los empleados y utilizan la cartelería interna para reforzar todo el tiempo el mensaje de compromiso compartido. "En su momento comenzamos con una iniciativa con sachets de leches y hacíamos talleres para reutilizarlos, las mismas cooperativas nos ayudan a dictar estos talleres periódicamente, y eso nos ayuda a seguir sumando conocimiento que se lleva a la práctica", resume.

Los reciclables de Accenture los retiran cooperativas del Gobierno de la Ciudad y cartoneros que ya conocen a la empresa y pasan cuando se los solicita. Porque de lo que se trata es de generar un trabajo en alianza, colaborativo y periódico, que haga que la gestión tenga vida y refuerce su compromiso todo el tiempo.

La importancia de saber lo que pasa después

"Hoy la separación no es obligatoria, es voluntaria", resalta Verónica Ramos, directora ejecutiva de Ecoplas, y si bien hay muchas comunas que están trabajando muy bien, hay otros sectores del país en los que aún no se hace nada. La información es uno de los eslabones fundamentales para seguir sumando esas voluntades hasta lograr la obligatoriedad del compromiso. Ecoplas es una fundación integrada por cámaras y empresas del sector del plástico, con la misión de promover la reutilización. 

"Desde Ecoplas trabajamos fuertemente en políticas públicas, estamos en conversaciones para fomentar la ley nacional de responsabilidad del productor, para que haya más flujo de reciclables y para que toda la cadena de valor se siga organizando", explica Ramos y comenta además, el índice que elaboran desde 2003: "en el país se reciclan 286.000 toneladas de plástico por año y desde los inicios de este relevamiento, el dato creció 440%, algo que no fue un logro de las políticas públicas, sino del esfuerzo de la comunidad y de las empresas", remarca la especialista. 

Ecoplas también creó la Red de economía circular para convocar a los actores de la cadena de valor a distintas mesas de trabajo que se reúnen para revisar temas de agenda y generar propuestas y programas. "La industria necesita mejores fardos de plástico", explica, y por calidad se refiere a la higiene y la correcta separación, que solo se logra impartiendo mayores conocimientos para que las personas mejoren sus prácticas de separación en los espacios de generación de esos recursos. 

"Es necesario mejorar aún más la separación de PCR en casa y en las empresas, porque hay una importante propuesta de valor detrás de ese material. Todas las empresas productoras quieren comprar plástico reciclado", suma.

La economía circular es la gran oportunidad

Cuando las empresas logran ver la trazabilidad de sus residuos entienden cuál es su aporte en la circularidad que generan. 

Grupo Rapet es una de las empresas recicladoras de plástico que dispone de la tecnología para convertir los fardos de plástico de manos de las cooperativas que recuperan, procesarlo y clasificarlo para ser utilizados, más tarde, en distintos procesos productivos de las empresas. Rodrigo Miles, su CEO y fundador, explica que procesan "600 toneladas de plástico por mes y tenemos capacidad para seguir creciendo. Estamos instalando una segunda línea para poder escalar a las 900 toneladas".

El 75% de lo que recicla Rapet proviene del pos consumo de cooperativas, botellas de pet enfardadas, entre otros. El otro 25% es reciclado pos industria, es decir, materiales que compran directamente a las grandes generadoras. "las empresas saben qué vale y qué no de su scrap. Muchas compañías, incluso, arrancaron pagando para que les retiren el residuo. Hoy, esa situación se revirtió porque se fue valorizando el material y ahora lo pueden vender".

Esta transacción tan concreta que existe en el mundo del PET, no es tan perfecta en otros tipos de plásticos o materiales recuperables, porque las empresas solamente enfocan sus esfuerzos en buscar actores que retiren sus materiales, sin saber concretamente dónde va a parar todo ese material.

"Los vasitos son 100% recuperable, son de polipropileno, y las empresas están divididas en quienes se comprometen más o quienes lo hacen mucho menos. El tema fundamental, es que toda empresa debe poner algo de sí, informarse y buscar una cooperativa de la zona y cooperar para ser parte del circuito de recuperación", detalla Miles y agrega que también desde su organización están trabajando en un proyecto de basura cero, donde el objetivo es recuperar todo lo posible y hacer que los materiales no terminen en disposición final.

Temas relacionados
Más noticias de sustentabilidad

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.