Faltan insumos

Por el cepo podrían faltar motocicletas, ¿qué pasará con el Plan Mi Moto?

La Cámara de Fabricantes de Motovehículos reveló las principales dificultades del sector, que afectan a toda la cadena de valor. Cuáles son los insumos que faltan y cuándo podría haber faltante de motos

¿Se termina el boom de las motos? La producción de motocicletas es otro de los sectores que comienza a tener problemas generados por el cepo a las importaciones. A causa de la escasez de insumos importados, la producción en las fábricas, y, por ende, el abastecimiento está en riesgo, según comunicó la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam).

"Con la vigencia de las regulaciones y disposiciones actuales en cuanto a importaciones, de público conocimiento, el escenario actual es complejo ya que limita la adquisición de insumos importados, que son vitales para que nuestra industria nacional pueda continuar produciendo con normalidad", explicaron desde Cafam en un comunicado.

"Podríamos vender un 50% más": la dura situación por la que Under Armour retrasa la apertura de nuevos locales

  Esta empresa vende un producto 100% importado y pese al cepo abre nuevos locales: cómo lo hace

El presidente de Cafam, Lino Stefanuto, explicó a El Cronista que el insumo que peligra es el llamado IKD (Incompletely Knocked Down). Se trata de un kit conformado por las distintas partes que componen una moto, que luego se ensambla en el país, complementándolo con partes de producción nacional.

El decreto 81/19 indica que, cuanto mayor sea el porcentaje de componentes nacionales que tenga la moto, menor será el arancel aduanero que pagarán los fabricantes para importar el resto de las piezas. Según Stefanuto, éste es un decreto al cual se apegan ya que beneficia la producción.

"Desde que se hizo el último cambio, no se aprueban de manera fluida las licencias para importar los IKD. Creemos que esta situación debería regularizarse en el corto plazo, porque no sólo está en peligro la producción de motocicletas, sino todo la del resto de las industrias", sostuvo Stefanuto.

Esta dificultad se da en un contexto en el que la moto venía afianzándose y con un continuo crecimiento como medio de transporte elegido por muchos argentinos para movilizarse. De esta manera, el mercado de motos en el país es diversificado y concurrido por diversas marcas, con convivencia de Pymes de origen nacional junto a empresas multinacionales.

Sin embargo, en la actualidad el 98% de las motos son producidas en el país, ya que la importación de motos completas fue sustituida por la producción nacional con integración de componentes locales. "Crecieron el empleo, las inversiones y el desarrollo de proveedores los últimos años gracias al régimen de integración de motocicletas, que es fundamental que tenga continuidad", expusieron en el comunicado.

Asimismo, explican que esta situación provoca una gran incertidumbre en las empresas y una falta de previsibilidad, ya que no se tienen certezas de plazos, posibilidades de pago al exterior o aprobaciones de licencias. "Es un momento delicado para el sector y esperamos que en breve se inicie un proceso de normalización para poder continuar produciendo en nuestras fábricas y fundamentalmente para poder abastecer la demanda creciente de nuestros vehículos", sostuvieron.

"El peor escenario sería que esta problemática se prorrogue mucho en el tiempo. Son muchas las empresas que ya tienen stock en depósitos fiscales y que están a la espera de los permisos y por eso no los pueden sacar. El problema es que sigan llegando contenedores del exterior y que, al no poder liberarlos, se vean obligados a frenar la producción", reconoció Stefanuto.

Cuáles son las motos más comprometidas

Según Stefanuto, aquellos que importan motos completamente armadas, que vienen listas para la venta, son quienes tienen el panorama más complicado ya que "el decreto se hizo para favorecer de alguna forma la industria nacional". Por esa razón el gobierno no aprueba la SIRA (Sistema de Importaciones de la República Argentina), requisito fundamental para importar, que apunta a aumentar el control y mejorar los plazos de pago para las pymes.

A su vez, "este tipo de motos tienen un arancel de aduana mucho más alto, ya que pagan un 35% más, además del IVA y el resto de los impuestos", contó el responsable de Cafam.

Peligra el Plan Mi Moto

El Plan Mi Moto favoreció de manera significativa la venta de las motos de baja cilindrada, que, según Stefanuto, son las que hacen el volumen, ya que no son motos recreacionales, de lujo o deportivas, sino que se utilizan para trabajar y trasladarse.

"El Plan Mi Moto ayudó bastante y entendemos que va a seguir vigente. El problema llega cuando empieza a haber una incertidumbre en el abastecimiento, ya que los propios agencieros tratan de asegurarse la reposición", explicó. Además, añadió: "Por un lado, hay inseguridad en la reposición y por el otro, se fomenta la venta de motos con tasas subsidiadas. Se trata de problemas que aparecen en este tipo de coyuntura".

Según Acara, la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina, el número de motos patentadas durante octubre fue de 29.557, lo que representó una baja interanual del 20,4%, ya que en octubre de 2021 se habían registrado 37.144 unidades. En cuanto al mes anterior, se observó también una baja del 7,4% ya que en septiembre pasado se habían patentado 31.907 unidades. De esta manera, en los diez meses del 2022 se patentaron 349.893 unidades, un 11,8% más que en el mismo período de 2021, en el que se habían registrado 312.977 motos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.