El Cronista en Washington

La "guerra a la Argentina" de los EE.UU. contra la inflación: compras con descuentos y stockeo por temor a desabastecimiento

En abril, la inflación de los Estados Unidos fue de 8,3%, ligeramente inferior al 8,5% de marzo. En los supermercados, esos números se reflejan en pocos productos y góndolas vacías. Cómo hacen los estadounidenses para adaptarse y las "lecciones" de los expatriados argentinos

 "No se puede comprar en el supermercado: los precios aumentan todas las semanas", se escucha a una mujer quejarse frente a una góndola de cereales. No se trata de una escena de la Argentina: esto sucede en un Walmart de Washington. Es que la inflación se siente en cada rincón de Estados Unidos, con góndolas vacías, falta de stock de productos y precios que suben semana a semana.

"Nunca me había pasado. Pero tengo que hablar con mi empleador para que me dé un aumento de sueldo. No me alcanza y no llego a fin de mes", cuenta una latina que, hace años, trabaja como niñera en los Estados Unidos. 

La pandemia y la inflación cambiaron por completo el escenario. En abril, la inflación de los Estados Unidos fue de 8,3%, ligeramente inferior al 8,5% de marzo. En los supermercados, esos números se reflejan en pocos productos y góndolas vacías. En los diarios locales y en la televisión, las noticias resaltan la falta de artículos: esta semana, el foco está en la leche maternizada, un bien que escasea.

Lo que dejó la pandemia

En las calles de Washington, ya no es obligatorio el uso de barbijo. Tampoco en los lugares cerrados. El Covid parece no existir en los Estados Unidos. Pero sus secuelas se ven en cada esquina. Todavía, hay locales cerrados y la falta de personal se siente en cada tienda de moda. De hecho, en muchos comercios, la búsqueda de empleados se hace a través de avisos pegados en las vidrieras. 

  Góndolas vacías y muchas promociones, la nueva realidad de los supermercados de Estados Unidos  

"Cuesta encontrar personal. Es algo que empezó a ocurrir en la pandemia y que se nota cada vez más", cuenta Marco, un argentino expatriado que vivió durante dos años en Nueva York y en 2021 se mudó a Washington, en donde administra hogares de cuidados de ancianos.

Góndolas vacías, falta de insumos y precios que suben semana a semana es el nuevo escenario de los Estados Unidos

Para este argentino, volver a escuchar la palabra inflación, fue un déjà vu. "Normalmente, al personal le otorgamos un aumento del 3% anual. En 2021, nos vimos obligados a incrementar los sueldos un 10%. Para los Estados Unidos, es muchísimo", cuenta.

Natalia también es argentina. Llegó hace pocos meses a Washington. "Dejamos atrás la inflación, los problemas económicos y, al desembarcar, nos encontramos con un escenario similar. Acá, el tema que preocupa a todos es la inflación", dice esta periodista, que emigró de Buenos Aires con su familia en febrero.

Si hay algo que el argentino sabe es cómo hacer rendir el dinero y cómo convivir con incrementos de precios casi diarios. Para los estadounidenses, es un aprendizaje que no todos están dispuestos a hacer.

"Se trata de una sociedad muy consumista. Hoy los supermercados lanzan promociones diarias. Y, como en la Argentina, la organización de los hogares se basa en esos días de descuentos", describe Marco.

Ante la falta de productos, sobre todo, en las tiendas más pequeñas, muchos empiezan a stockearse. No solo por el temor de que siga subiendo de precio, sino por miedo a no conseguir el producto en el futuro.

¿Faltará gas en el invierno? La ausencia de un nuevo gasoducto y el aumento del precio internacional armaron un cóctel explosivo para el sector

Wall Street rebota por buenos datos económicos aunque crecen los temores de una recesión

"En las industrias, están empezando a faltar insumos, algo que no ocurría", cuenta Pablo, otro argentino que trabaja en la venta de muebles. "A esto, se suman la falta de personal y los retrasos en las entregas. Se empieza a comprar con mayor anticipación, algo que antes no se acostumbraba", agrega.

El Capitolio, un clásico de la ciudad de Washington

Estados Unidos, para el bolsillo argentino

Caminar por las calles de Washington, entrar a los locales de ropa y visitar los supermercados es un clásico de los argentinos que visitan la ciudad. Y las cuentas para pasar números a pesos se convierten en un clásico para quien está en el exterior.

Con inflación y un tipo de cambio poco alentador, vivir en los Estados Unidos no resulta barato. Una cena para cuatro personas cuesta, en promedio, u$s 100. Al tipo de cambio oficial, y con el impuesto al turismo, esa suma asciende a $ 20.000 (tomando como referencia un dólar a $ 200).

Una botella de Coca-Cola de 2 litros cuesta, en promedio, u$s 2, lo que asciende a $ 400. En Buenos Aires. el valor ronda los $ 280

Pero, como suele suceder en los Estados Unidos, la relación de los precios y los productos es muy diversa. "Un kilo de mandarinas cuesta lo mismo que un jean. Hay que aprender a convivir con estos gastos", cuenta Natalia.

Para los argentinos expatriados, la diferencia se siente, sobre todo, en los impuestos. "Los servicios de luz y gas son caros y están constantemente aumentando. Esto es como consecuencia del conflicto entre Rusia y Ucrania", concluye Marco. 

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • IN

    Ignacio N

    Hace 2 días

    jajaja Belén, autora de esta nota; yo se que por la pequeña imagen que se logra observar no tenés mas de 25 o 30 años, en el mejor de los casos.
    Pero la inflación de eeuu, en un mes, JAMAS es de un 8,3 u 8,5%.
    Eso es la anualizada. La inflación fue del 0,3%.
    Lamento que te hayas acostumbrado a este pais prehistorico de esos numeros locos.

    1
    0
    Responder
    • CDAA

      Cesar Dario Avalle Avalle

      Hace 2 días

      Igual para un pasi que no tiene casi inflacion de la nada saltar al 8.3 anualizada y con paritarias del 3% que de la nada saltaron al 10%, desde el punto de vista del consumidor y del empleador que NUNCA vivieron estos saltos abruptos, para ellos es todo raro y nuevo y lo que tiene que saber es que no cunda el panico, porque si todos salen a comprar mas de lo que necesitan se va a producir escasez y por aumento de demanda subiran los precios tambien.

      0
      0
      Responder