Tráfico aéreoExclusivo Members

La Argentina está en el top 5 de los países que superaron el número de pasajeros de la prepandemia

El país se ubicó entre los primeros de América latina en términos de reactivación durante el primer trimestre y la región superó los niveles de 2019. Las expectativas de la industria aerocomercial para lo que queda de 2023

La Argentina recupera conectividad aérea y ya superó el volumen de tráfico de la prepandemia: figura en el top-5 de los países de la región que transportaron a más pasajeros en vuelos que antes del coronavirus. En el primer trimestre, se ubicó cuarto, detrás de Brasil, México y Colombia, con un 3% de crecimiento versus los mismos tres meses de 2019. En quinto puesto quedó Chile.

La reactivación local (un 3%) fue traccionada por viajes de cabotaje, en un contexto en el que incentivos a la industria nacional, como el programa PreViaje, impulsan la demanda doméstica y en el que, por la suba del dólar y el cepo, el segmento internacional no logra recomponerse: aún se encuentra al 71% comparado a la prepandemia. 

Los datos se deprenden de las últimas estadísticas de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), entidad que nuclea a 158 miembros, de los cuales 50 son las principales aerolíneas que operan en la región y 108, socios particulares.

En línea con la Argentina, América latina y El Caribe (LAC) también se recupera. Según el reporte, por tercera vez en los últimos siete meses superó los niveles de 2019, hito que antes logró en septiembre y diciembre. En marzo, se trasladaron 30,9 millones de pasajeros, 0,6% más que en el mismo mes de 2019. Hasta fin de 2022, la región lideró la reactivación mundial. Ahora, está segunda, detrás de África.

Pero la recuperación regional fue desigualLos demás países no volvieron a sus niveles de 2019. Cuba es el más afectado, con una reducción del 34%. "Antes de la pandemia existía una estrecha relación entre el crecimiento económico y el transporte aéreo. Sin embargo, pese a que los países están recuperándose, el tráfico aéreo demoró más en reactivarse. No lo hizo de la misma manera en todos los mercados", analizó José Ricardo Botelho, director ejecutivo y CEO de ALTA.

El tráfico aéreo de la Argentina logró superar el nivel de 2019, con un 3% de crecimiento en marzo.

Inflación y devaluación: qué pasará en 2023 con la demanda de vuelos

En ese sentido, se encendieron las alarmas porque la reactivación podría frenarse. Pese a la tendencia positiva, hay incertidumbre en el sector de cara a lo que resta de 2023. "La mayoría de los países están recuperándose del embate de la pandemia y lidiando con el contexto inflacionario", insistió Botelho.

"Aunque marzo mostró una recuperación respecto de los dos meses anteriores, las previsiones económicas para este año reflejan una desaceleración, que tendrá un impacto negativo en la demanda, especialmente en una región donde el 25% de la canasta familiar se destina a la compra de alimentos", destacó el ejecutivo.

Las últimas estimaciones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicadas a fines de abril, indican que la región crecerá un 1,6% en 2023, 0,2 puntos menos de las proyecciones de enero. En ese sentido, la industria prevé que la recesión traerá como consecuencia una menor venta de vuelos.

Inflación, devaluación, suba de tasas y aumento del precio del combustible impactarán en la demanda de vuelos.

"El FMI también estima que 2023 cerrará con una inflación del 13% en LAC. Esta variable, además de afectar las políticas monetarias de los países, repercutirá negativamente en la demanda de turismo. A eso se suma la devaluación de las monedas comparado a 2019. Y también las tasas de cambio, que afectan negativamente a las aerolíneas debido a que el 75% de su estructura de costos está dolarizada", señala Botelho.

"Los precios del combustible bajaron frente a meses anteriores, pero se encuentran en niveles más altos que en la prepandemia. Todos estos datos nos perfilan a un 2023 difícil de manejar", advirtió el CEO de ALTA, y reiteró el pedido a los gobiernos de trabajar juntos en agendas de Estado que permitan hacerle frente a la crisis de la región e impulsar a este sector esencial.

"No es momento de permitir que las adversidades nos superen. Seguimos trabajando, tendiendo puentes y ofreciendo información relevante que contribuya a tomar decisiones acertadas y a impulsar el negocio", cerró Botelho.

Temas relacionados
Noticias de tu interés