Emprendedores

Fabrican congelados y le venden a Burger King y Subway: ahora invirtieron para exportar más

Pampa Bistro envía al exterior un 70% de su producción con Uruguay, Chile y Alemania como sus principales clientes. Recientemente invirtieron u$s 300.000 para ampliar su capacidad.

Hace 16 años los ingenieros industriales Miguel Ruedin y Federico Beláustegui empezaron preparando platos congelados listos para comer que luego vendían en los supermercados. El nicho nunca terminó de despegar en el mercado argentino, entonces apuntaron al exterior. Hoy Pampa Bistro es proveedor de cadenas como Burger King, Subway y la pizzería Papa John's y exporta alrededor de un 70% de las más de 70 toneladas de producto que elabora por mes en su planta en Lanús. Ahora la compañía invirtió u$s 300.000 para ampliar su capacidad y seguir apostando por su pata internacional.

"En ese momento trabajábamos en una multinacional y habíamos viajado mucho. Creíamos que acá faltaba ese tipo de comidas preparadas congeladas porque en Europa, Estados Unidos e incluso Brasil estaba lleno", cuenta Ruedin sobre los inicios del emprendimiento. Al poco tiempo consiguieron una inyección de u$s 1 millón de parte de un fondo que les permitió mudarse a la actual fábrica donde trabajan.

Pampa Bistro empezó elaborando bandejas de platos listos para comer con su marca. Lo abandonaron en 2021.

El emprendedor asegura que ser rentables fue uno de los objetivos que se plantearon ya desde el comienzo. "No estábamos con la idea, que ahora está de moda, de crecer independientemente si se gana plata o no. Somos más tradicionales y al año y medio de mudarnos ya llegamos al break even", indica. En ese momento tenían el grueso de su producción dedicada al mercado interno y recién iniciaban su camino exportador.

Empezaron con $ 3000, crearon una marca de snacks para mascotas y ahora quieren llegar a España

Cómo es el primer tambo robotizado y que no está conectado a la red eléctrica

Aprender, analizar y cambiar

"Primero tratamos de exportar las bandejas pero no éramos competitivos", señala. Pero encontraron un nuevo nicho: las empanadas congeladas. Esto, destaca, funcionaba en el mercado internacional al ser un producto típico argentino. Al mismo tiempo apareció en escena Molinos Río de la Plata para el que fabricaron una línea de pastas congeladas listas para el consumo. El negocio funcionó hasta 2009 cuando, apunta Ruedin, el consumo dentro del segmento frozen empezó a derretirse.

En ese momento decidieron virar el modelo. Abandonaron las bandejas y empezaron a elaborar comida a granel para las rotiserías de los supermercados. A su vez, consiguieron la certificación FSSC 22000 que les permitió convertirse en proveedores de las cadenas de comida rápida y así su negocio creció en Chile, Uruguay, Alemania y Francia, entre otros países.

Para Subway elaboran, entre otras cosas, las albóndigas que se utilizan en sus sandwiches.

Hoy las bandejas de platos elaborados se transformaron en toppings que los locales utilizan para sus preparaciones. Por caso, para Papa John's producen una carne desmechada que luego ellos agregan a sus pizzas, mientras que proveen a Subway con medallones de quínoa, pulled pork y albóndigas. Además, entre otros de sus clientes aparecen Burger King (hamburguesas de mozzarella y snacks de queso) y Farm Frites (tortilla de papa).

Adiós a los supermercados

"Desde el año pasado dejamos de entregar productos con nuestra marca a los supermercados porque las condiciones no eran favorables. Preferimos darnos de baja antes que terminar mal una relación", cuenta Ruedin. Actualmente el canal fast food se lleva un 40% de su producción en Lanús.

El mercado interno representa menos de un tercio de su negocio y en lo que va del 2022 acumula una caída en volumen del 5 por ciento. En tanto, la pata de exportaciones se mantiene estable. Por eso planean seguir creciendo ahí.

El nuevo desembolso les permitirá, detalla, duplicar el tamaño de uno de los sectores clave de la fábrica: la zona de alto riesgo. "Ahí es donde ingresa el producto cocido y cualquier contaminación después queda en el resultado final. Es un lugar que tiene la calidad de aire y temperatura de un quirófano", explica. Esto les facilitará sumar un 20% de producción. El próximo destino - agrega - es llegar a Perú.

No obstante, el plan a largo plazo involucra otro objetivo. "Si queremos seguir con este crecimiento, en 7 o 10 años tenemos que mudarnos a un lugar más grande", afirma. La visión es pasar de la actual planta de 1000m2 a un sector de entre 4000 y 5000m2 en un parque industrial.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios