Seis años de idas y vueltasExclusivo Members

Astor San Telmo: el GCBA revocó la obra y la polémica torre premium quedó paralizada

La constructora GCDI se lo informó a los compradores de las unidades del proyecto. Ya había, desde semanas atrás, controversias con el Ejecutivo porteño sobre el emprendimiento. Los puntos del conflicto y qué ocurrirá ahora

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires revocó el permiso de obra de Astor San Telmo, torre premium que la constructora GCDI -actual nombre de la desarrolladora inmobiliaria TGLT- quiere levantar en ese barrio porteño hace seis años. De esta forma, el proyecto quedó totalmente paralizado.

Así se lo confirmó la empresa a los compradores de las unidades, a través de un comunicado al que tuvo acceso El Cronista.

"Queremos informarles que el pasado 7 de mayo GCDI recibió una notificación por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informando la revocación del permiso de obra otorgado para la construcción del edificio Astor San Telmo", informó la constructora, cuyos principales accionistas son el fondo neoyorquino PointState e IRSA, para luego notificar que " a partir de esa fecha, se han interrumpido las tareas en la obra ".

"No obstante, se encuentra en pleno trámite la registración de los planos de readecuación del proyecto presentados en diciembre de 2022 ante la Dirección General de Interpretación Urbanística (DGIUR) del GCBA y la disposición DI-2023-2186-GCABA-DGIUR del 31 de octubre de 2023, que concluyó que el Proyecto reformulado es factible desde el punto de vista arquitectónico y urbano", agregó.

Astor San Telmo se lanzó en 2016 por el equivalente, en ese momento, a u$s 60 millones. Estaba previsto en 29,3 metros de altura. Pero el Código de Planeamiento Urbano permite 22 sobre uno de sus frentes (la avenida Caseros) y 13 sobre el otro (la calle Perú).

El proyecto se comercializó hasta 2018, cuando empezó su edificación. Hasta ese entonces, se había vendido el 70% del total. Ese año también comenzaron sus complicaciones legales.  La ONG vecinal Basta de Demoler presentó un pedido de amparo. Esto abrió una batalla judicial de años contra el GCBA.

El mail de GCDI que les llegó ayer a los compradores.

En el amparo, se alegó que los planos aprobados superaban la altura máxima permitida, tanto en la avenida Caseros como en el frente sobre Bolívar. Cuestionaron la legalidad del permiso de construcción que dio el Gobierno porteño.

A fines de julio de 2020, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario había confirmado una sentencia de primera instancia, que determinaba que la obra excedía las alturas máximas y le ordenó a la entonces TGLT a reformular los planos en función de las normas vigentes.

TGLT -que en 2018 había comprado a la constructora Caputo- recurrió el fallo de la Cámara el 4 de agosto de ese año. En su apelación, argumentó que esa sentencia "contraria disposiciones de la Constitución Nacional y de la Constitución de la Ciudad". Sin embargo, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad negó los recursos de inconstitucionalidad que habían presentado la empresa y el Gobierno porteño.

El último capítulo se escribió a principios de marzo, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló en contra del desarrollo. Confirmó la sentencia de primera instancia, que determinaba que la obra excedía las alturas máximas y le ordenaba a la ex TGLT a reformular los planos en función de las normas vigentes.

El emprendimiento de San Telmo forma parte de un plan bajo la marca Astor, que apunta a un consumidor ABC1, que van desde los 10.000 a los 30.000 metros cuadrados (m2), como son los casos de Palermo y Núñez. Pero ya desde la empresa constructora aseguraron que de no poder avanzar, el desarrollo quedará solo de ocho pisos.

El proyecto lleva más de seis años entre batallas judiciales

Ubicado en media manzana de Caseros al 500, entre Perú y Bolívar -donde había un histórico depósito del operador postal Ocasa-, una vez terminado, tendría una superficie total de 6334 m2. Hasta antes de la reciente paralización de obras, se esperaba que el proyecto esté finalizado, recién, en 2025.

Ya días atrás, este diario había consignado una controversia entre el GCBA y GCDI, por la cual, después de reuniones y versiones cruzadas sobre la presentación del nuevo proyecto, había puesto un paréntesis en los trabajos. Tras la confirmación del freno por parte de la empresa a sus compradores, la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires también ratificó que "la obra no podía seguir hasta que no readen los nuevos planos".

"GCDI se encuentra trabajando intensamente con el organismo a cargo para revertir la medida que perjudica el desarrollo del proyecto", prometió la empresa en el mail enviado a los propietarios de las unidades del proyecto. La compañía no respondió a las consultas de El Cronista.

Temas relacionados
Más noticias de Real Estate

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.