IMPACTO EN LOS ÚLTIMOS DOS MESES, DESDE LA SUBA DEL DÓLAR

Se enfría la venta de productos de limpieza y se restringe a los básicos

Las empresas eran optimistas para 2018; pensaban crecer de 3% a 5% como en 2017. Pero desde mayo notan caída en el ticket promedio de compra y hay incertidumbre

La industria de artículos de limpieza comienza a sentir el impacto de la devaluación del peso y de la incertidumbre en el consumo. El año había comenzado bien para las empresas, que registraban un incremento similar a 2017, cuando el mercado se había recuperado de 3% a 5% en volumen, según el producto, tras un mal 2016.

 

Sin embargo, la fuerte suba del dólar en los últimos 50 días y el clima de incertidumbre generado sobre la evolución de la economía y la inflación, en un contexto de retracción del consumo, provocó un incipiente freno de esa recuperación de la demanda y comenzó a registrarse, como en otras crisis previas, un traspaso de primeras a segundas marcas.

"El año comenzó bien, pero ahora se nota un amesetamiento por las circunstancias económicas que se empezaron a vivir. Creemos que las ventas sufrirán un poco en algunos meses; sin embargo, la industria está muy relacionada al día a día de los hogares y los aspectos culturales de la Argentina juegan hacia una recuperación en cuanto el contexto sea mas estable", comentó Miguel Ángel Queraltó, presidente Alpha (Asociación de Artículos de Limpieza Personal, del Hogar y Afines), quien participa de la conferencia Cleaning Products Latin America 2018 (CPLA), que se desarrolla hasta hoy en Buenos Aires y reúne a los principales líderes de la industria en la región.

Según el ejecutivo, los argentinos se destacan dentro de América latina por ser quienes más utilizan productos de limpieza, por un tema cultural. "Estamos en una etapa en la que sufren las primeras marcas, ya que los consumidores, al tener su capacidad de compra afectada, no reducen tanto la compra porque deben seguir limpiando; pero sí en muchos casos se inclinan por segundas marcas o productos más básicos y menos sofisticados, por ejemplo, lavandina común en lugar de otras en gel, que les permitan gastar menos", aclaró Queraltó.

Así, en principio, no habría una fuerte caída en las ventas, pero sí las empresas comienzan a notar una baja en la facturación y en la rentabilidad, producto del traspaso a segundas marcas y menores ventas de productos de mayor ticket. "Esperamos que la baja no sea significativa y que la tormenta pase rápido, para que no afecte mucho a los márgenes", dijo.

"Los primeros meses crecíamos de 3% a 5%, las cosas no estaban bien pero la gente tenía expectativas de que todo iba a mejorar. En los últimos 60 días se notó el impacto del dólar y la incertidumbre; por eso el consumidor es ahora más conservador", explicó.

Sin embargo, Queraltó es optimista. "En cuanto las variables se estabilicen es algo que se revierte rápidamente. Hay que abrir el paraguas y aguantar el chubasco hasta que salga el sol. Ya lo vivimos en otras crisis, que pasó lo mismo y luego se recuperó. En la Argentina se registra el mayor uso per cápita de productos de limpieza para el hogar sofisticados de la región; es una gratificación que la gente se da y cuando pueda volverá a comprar", aclaró.

Por el momento, muchos lanzamientos de nuevos productos están frenados. Los que ya estaban proyectados desde hace tiempo se concretan, pero los que comenzaban a desarrollarse ahora para lanzarse en algunos meses van a demorarse, explicó Queraltó.

El ejecutivo no se animó a proyectar el año, en virtud de la incertidumbre. Para 2018, al inicio del año esperaban crecer de 3% a 5% y acercarse al nivel de 2015, pero ahora esa estimación quedó en suspenso. Además, hay que ver cómo impacta el dólar en los precios. "No hay muchos productos importados, pero sí materias primas para fabricar acá y eso impacta en los costos. Se trata de acompañar la inflación, pero a veces no se puede, porque si se pierde volumen no sirve. Las empresas tratan de mantener márgenes, son cuidadosas porque saben que el consumidor pasa por un momento complicado y quieren cuidar a sus clientes y marcas. Aún no hubo una caída significativa, pero no descarto que algunas compañías deban sacrificar márgenes", aclaró.

Alpha nuclea a 27 empresas de distinto tamaño, en un mercado local que facturó u$s 2.340 millones en 2017; el 43,7% por productos para el lavado de ropa. Unilever y SC Johnson lideran en ventas, con 33% y 25% del mercado, respectivamente.

Tags relacionados