Salud

El truco definitivo para bajar de peso después de los 40 años

Este hábito simple puede ayudarte a adelgazar y acelerar el metabolismo de forma natural.

En esta noticia

A medida que el cuerpo envejece, bajar de peso se torna en un desafío cada vez más difícil. Este proceso está intrínsecamente vinculado a la desaceleración del metabolismo, disminución de masa muscular y una serie de cambios hormonales que afectan el funcionamiento del organismo. 

No obstante, existe un hábito que no solo te puede ayudar a adelgazar, sino que también contribuye a acelerar el metabolismo de forma natural después de los 40 años.

Un hábito simple para adelgazar y acelerar el metabolismo después de los 40 años. Fuente: Shutterstock. 

El balneario de aguas termales con albercas techadas y bonitas cabañas que te hará vivir la escapada más placentera

Mujeres con Bienestar 2024: este es el mensaje que recibirás si fuiste aceptada

Este es el secreto para adelgazar después de los 40 años 

A partir de los 40 años, es común experimentar una disminución natural en la tasa metabólica. Sin embargo, existe un hábito que puede ayudarte a acelerar tu metabolismo y quemar más calorías: beber agua

Este hábito, que carece de aporte calórico, no solo contribuye a evitar el aumento de peso, sino que también tiene el potencial de acelerar el metabolismo hasta en un 30%, generando así un mayor gasto calórico en nuestra rutina diaria.

Una investigación llevada a cabo por la National Library of Medicine de Estados Unidos demostró que, además de su influencia en la velocidad metabólica, el agua también contribuye a quemar calorías de forma moderada.

Por ejemplo, el consumo de un litro de agua podría traducirse en la quema aproximada de 46 calorías, sumando así un total de 644 calorías quemadas por semana si se cumple con la recomendación de dos litros diarios. 

Beber agua: un hábito simple para acelerar el metabolismo en tiempo récord. Fuente: Shutterstock. 

Cómo acelerar el metabolismo para perder peso a partir de los 40 años 

Aparte de mantener una adecuada hidratación, hay otras sugerencias que pueden impulsar y optimizar de manera significativa el funcionamiento metabólico. Estas incluyen:

Consumir proteína 

Incluir proteínas en cada comida no solo ayuda a satisfacer el apetito, sino que también puede aumentar el metabolismo en un rango del 15 al 30%. Este macronutriente demanda más energía durante su proceso de digestión y absorción, lo que contribuye a un incremento en el gasto calórico.

Entrenamiento de alta intensidad

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT) no solo provoca la quema de calorías durante la actividad física, sino que también eleva la tasa metabólica incluso después de completar el ejercicio. 

Evitar estar sentado

Interrumpir periodos prolongados de estar sentado es esencial para evitar el aumento de peso relacionado con un estilo de vida sedentario.

Añadir té verde a tu dieta

El té verde, con su capacidad para aumentar el metabolismo hasta en un 5% y promover la quema de grasa, se presenta como una elección para aquellos que buscan mantener un peso saludable.

Descansar

Un correcto descanso no solo es fundamental para el bienestar general, sino que también desempeña un papel crucial en la regulación del metabolismo. La privación del sueño puede elevar los niveles de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina.

¿Por qué a medida que crecemos es más difícil adelgazar?

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta alteraciones significativas que afectan la composición corporal. Estos cambios pueden ser atribuibles a diversos factores, dando lugar a una pérdida de la masa muscular y un aumento de la grasa corporal

Uno de los factores clave es la disminución del metabolismo basal, que representa la cantidad de calorías que nuestro cuerpo requiere en reposo. Con el envejecimiento, este tiende a reducirse, lo que implica que quemamos menos calorías incluso en momentos de inactividad.

Además, los cambios hormonales desempeñan un papel crucial en la regulación del metabolismo. Hormonas como la testosterona y el estrógeno, cuyos niveles tienden a disminuir con el paso de los años, ejercen influencia en la capacidad del cuerpo para conservar la masa muscular y regular el peso.

El estilo de vida también es un factor determinante. La ausencia de ejercicio puede tener un impacto negativo en la salud muscular y en la capacidad del cuerpo para mantener un peso equilibrado. 

La genética también desempeña un papel crucial, ya que algunas personas pueden tener una predisposición a un metabolismo más lento o a una mayor propensión a ganar grasa corporal con el tiempo.

Temas relacionados
Más noticias de Salud