Lula da Silva tras su victoria en el balotaje: "Intentaron enterrarme vivo y aquí estoy"

El presidente electo habló tras ganar por escaso margen en la segunda vuelta ante Jair Bolsonaro. Obtuvo el 50,90% de los votos ante el 49,10% del actual mandatario que iba por su reelección.

Luiz Inácio Lula da Silva fue electo como el nuevo presidente de Brasil. El candidato del Partido de los Trabajadores (PT) habló pasadas las 20:40 cuando la escasa diferencia ya era irreversible y agradeció a sus compañeros y al pueblo que lo acompañó en una elección histórica que se definió voto a voto.

El líder del PT se impuso con el 50,90% frente al 49,10% que obtuvo el actual presidente Jair Bolsonaro, la diferencia entre ambos es 2.132.486 de votos con el 99,97% de las mesas escrutadas. En la primera vuelta, el exmandatario le había sacado cinco puntos a su rival: 48,43% vs 43,20%.

El líder del PT se impuso con el 50,90% frente al 49,10% que obtuvo el actual presidente Jair Bolsonaro.

En su primer discurso como presidente electo anticipó que uno de los desafíos de la gestión que asumirá el 1 de enero de 2023 será la "unidad y la paz" del pueblo brasileño, como así también la incorporación de los pobres a la "rueda económica".

"Considero que tuve un proceso de resurrección en la política brasileña. Intentaron enterrarme vivo y ahora estoy aquí para gobernar el país. En una situación muy difícil, pero estoy seguro que con la ayuda de la gente encontraremos una salida y restauraremos la paz", expresó el presidente electo desde su búnker en San Pablo.

El líder del PT se impuso con el 50,90% frente al 49,10% que obtuvo el actual presidente Jair Bolsonaro,

El nuevo presidente electo también aprovechó la ocasión para agradecerle a Fernando Haddad, candidato a gobernador de San Pablo, por la elección que realizó, pero que no pudo superar al candidato de Bolsonaro.

"Hemos llegado al final de una de las elecciones más importantes de nuestra historia. Una elección que puso frente a frente dos modelos de país contrapuestos, y que hoy tiene un solo y gran vencedor: o el pueblo brasileño", afirmó Lula.

Ganó Lula: cuándo asume el nuevo presidente de Brasil

Elecciones en Brasil: cómo les fue a Lula y a Bolsonaro en Argentina y en los países del exterior

El discurso de Lula da Silva tras conocer que será el nuevo presidente de Brasil

Durante la jornada se denunciaron irregularidades en las redes sociales en cuanto al accionar policial, que incluía un operativo para atrasar a los votantes de Lula da Silva. En medio de una elección polarizada entre dos candidatos y un país divido entre dos modelos (el ajustado resultado así lo refleja), el nuevo presidente electo sostuvo que no se trataba de una "victoria" para él, el PT o los partidos político que lo "apoyaron en esta campaña".

"Es la victoria de un inmenso movimiento democrático que se formó por encima de los partidos políticos, de los intereses personales y de las ideologías para que triunfara la democracia", aseveró.

En este sentido afirmó: "El pueblo brasileño demostró hoy que quiere más que ejercer el derecho sagrado de elegir quién gobernará su vida. Quiere participar activamente en las decisiones gubernamentales".

El líder del PT se impuso con el 50,90% frente al 49,10% que obtuvo el actual presidente Jair Bolsonaro.

En su primer discurso como presidente electo, que asumirá el 1 de enero de 2023, se refirió a la situación económica, social, política y la "grieta" que dividió los lazos entre las familias brasileñas: "El pueblo brasileño quiere vivir bien, comer bien, vivir bien. Quiere un buen trabajo, un salario que siempre se reajusta por encima de la inflación, quiere tener salud pública y educación de calidad. Quiere libertad religiosa. Quiere libros en lugar de armas. El pueblo brasileño quiere recuperar la esperanza".

En esta línea, puntualizó en que "la rueda" económica "volverá a girar con los pobres como parte del presupuesto". Para ello, prometió que lo hará "con apoyo a pequeños y medianos productores rurales, responsables del 70% de los alimentos que llegan a nuestras mesas. Con todos los incentivos posibles para los micro y pequeños empresarios".

La reconstrucción de Brasil y la lucha contra el hambre  

En su discurso llamó a la unión: "A partir del 1 de enero de 2023, gobernaré para 215 millones de brasileños, no solo para los que votaron por mí. No hay dos Brasiles. Somos un solo país, un solo pueblo, una gran nación".

Lula da Silva asumirá tu tercer mandato el 1 de enero de 2023.

En esta línea, expresó que "el reto es inmenso" y que "es necesario reconstruir este país en todas sus dimensiones. En la política, en la economía, en la gestión pública, en la concordia institucional, en las relaciones internacionales y, sobre todo, en la atención a los más necesitados".

Una de las medidas más urgentes que atenderá el nuevo gobierno que asumirá el 1 de enero de 2023 será "volver a acabar con el hambre". Para Lula, no se puede "aceptar como normal" que millones de hombres, mujeres y niños "no tengan qué comer" o "que consuman menos calorías y proteínas de las necesarias".

FFAA: Argentina avanza con Brasil en un ambicioso proyecto de integración militar

Balotaje en Brasil: cruce de mensajes por whatsapp y el temor de Lula ante Bolsonaro

RETOMAR EL DIÁLOGO CON EL PODER POLÍTICO Y JUDICIAL

Con un discurso medido, el líder del PT pidió retomar el "diálogo" con los poderes Legislativo y Judicial. "Sin intentos de exorbitar, intervenir, controlar, cooptar, pero buscando reconstruir la convivencia armónica y republicana entre los tres poderes", aclaró.

"La normalidad democrática está consagrada en la Constitución. Es más que urgente retomar el diálogo entre el pueblo y el gobierno", para que así "los interesados elijan sus prioridades, y presenten al gobierno sugerencias de políticas públicas para cada área".

Al retomar el diálogo con los gobernadores e intendentes, Lula se planteó como objetivo "definir juntos las obras prioritarias para cada provincia". Y prometió que las "grandes decisiones políticas no serán tomadas en secreto". Para Lula la violencia no es la respuesta.

LA MIRADA DEL MUNDO SOBRE BRASIL Y LA BÚSQUEDA DE INVERSIONES

"En mis viajes internacionales, lo que más escucho es que el mundo extraña a Brasil. Extraño a ese Brasil soberano, que hablaba de igual a igual con los países más ricos y poderosos. Y al mismo tiempo contribuyó al desarrollo de los países más pobres", aseguró.

Desde el escenario manifestó: "Hoy le estamos diciendo al mundo que Brasil está de regreso. Que Brasil es demasiado grande para ser relegado al triste papel de paria en el mundo. Vamos a recuperar la credibilidad, la previsibilidad y la estabilidad del país, para que los inversores puedan recuperar la confianza en Brasil".

Uno de los puntos en los que el presidente electo hizo hincapié fue en la "economía verde y digital", para él están listos para "retomar su papel de liderazgo en la lucha contra la crisis climática, protegiendo todos nuestros biomas".

Defendió también a la Selva Amazónica, y recordó que durante su gobierno logró "reducir la deforestación en un 80%" y que ahora irán por la "cero".

"Cuando un niño indígena muere asesinado por la codicia de los depredadores del medio ambiente, una parte de la humanidad muere con él. Por lo tanto, retomaremos el monitoreo y la vigilancia de la Amazonía y combatiremos todas y cada una de las actividades ilegales", adelantó.

EL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO

Lula da Silva también recordó el mensaje que el Papa Francisco le había enviado: "El miércoles pasado, el Papa Francisco envió un mensaje importante a Brasil, rezando para que el pueblo brasileño esté libre del odio, la intolerancia y la violencia. Quiero decir que queremos lo mismo y trabajaremos incansablemente por un Brasil donde prevalezca el amor".

Los simpatizantes de Lula da Silva festejan en las calles de Brasil.

Qué dijo Lula da Silva: el discurso completo

Siempre pensé que Dios fue muy generoso conmigo, para dejar donde dejé y llegar a donde llegué. Especialmente en este momento, cuando no estamos frente a un candidato, estamos frente a la máquina estatal puesta al servicio del candidato en la situación.

Considero que tuve un proceso de resurrección en la política brasileña. Intentaron enterrarme vivo y ahora estoy aquí para gobernar el país. En una situación muy difícil, pero estoy seguro que con la ayuda de la gente encontraremos una salida y restauraremos la paz.

Hemos llegado al final de una de las elecciones más importantes de nuestra historia. Una elección que puso frente a frente dos proyectos de país contrapuestos, y que hoy tiene un solo y gran vencedor : o el pueblo brasileño.

Esto no es una victoria para mí, ni para el PT, ni para los partidos que me apoyaron en esta campaña. Es la victoria de un inmenso movimiento democrático que se formó, por encima de los partidos políticos, de los intereses personales y de las ideologías, para que triunfara la democracia.

En este histórico 30 de octubre, la mayoría del pueblo brasileño dejó muy claro que quiere más, no menos, democracia.

El pueblo brasileño demostró hoy que quiere más que ejercer el derecho sagrado de elegir quién gobernará su vida. Quiere participar activamente en las decisiones gubernamentales.

El pueblo brasileño quiere vivir bien, comer bien, vivir bien. Quiere un buen trabajo, un salario que siempre se reajusta por encima de la inflación, quiere tener salud pública y educación de calidad. Quiere libertad religiosa. Quiere libros en lugar de armas. El pueblo brasileño quiere recuperar la esperanza.

La rueda de la economía volverá a girar con los pobres como parte del presupuesto. Con apoyo a pequeños y medianos productores rurales, responsables del 70% de los alimentos que llegan a nuestras mesas. Con todos los incentivos posibles para los micro y pequeños empresarios.

A partir del 1 de enero de 2023, gobernaré para 215 millones de brasileños, no solo para los que votaron por mí. No hay dos Brasiles. Somos un solo país, un solo pueblo, una gran nación.

Este país necesita paz y unidad. Esta gente ya no quiere pelear. Es hora de deponer las armas que nunca debieron empuñarse. Las armas matan. Y elegimos la vida.

El desafío es inmenso. Es necesario reconstruir este país en todas sus dimensiones. En la política, en la economía, en la gestión pública, en la concordia institucional, en las relaciones internacionales y, sobre todo, en la atención a los más necesitados.

Es necesario reconstruir el alma misma de este país. Recuperar la generosidad, la solidaridad, el respeto a las diferencias y el amor al prójimo. Traer de vuelta la alegría de ser brasileños y el orgullo que siempre tuvimos en el verde-amarillo y en la bandera de nuestro país.

Nuestro compromiso más urgente es volver a acabar con el hambre. No podemos aceptar como normal que millones de hombres, mujeres y niños en este país no tengan qué comer, o que consuman menos calorías y proteínas de las necesarias.

Brasil ya no puede vivir con esta inmensa brecha sin fondo, este muro de cemento y desigualdad que separa a Brasil en partes desiguales que no se pueden reconocer. Este país necesita reconocerse a sí mismo. Necesitas encontrarte a ti mismo de nuevo.

Es necesario retomar el diálogo con el Poder Legislativo y Judicial. Sin intentos de exorbitar, intervenir, controlar, cooptar, pero buscando reconstruir la convivencia armónica y republicana entre los tres poderes. La normalidad democrática está consagrada en la Constitución.

Es más que urgente retomar el diálogo entre el pueblo y el gobierno. Así que traigamos de vuelta las conferencias nacionales. Para que los interesados elijan sus prioridades, y presenten al gobierno sugerencias de políticas públicas para cada área.

Retomemos el diálogo con los gobernadores y alcaldes, para definir juntos las obras prioritarias para cada población. No importa la fiesta. Nuestro compromiso siempre será mejorar la vida de la población de cada estado, de cada municipio de este país.

Las grandes decisiones políticas que impactan la vida de 215 millones de brasileños no serán tomadas en secreto, en la oscuridad de la noche, sino después de un amplio diálogo con la sociedad. Creo que los principales problemas se pueden resolver con el diálogo, no con la fuerza bruta.

En mis viajes internacionales, lo que más escucho es que el mundo extraña a Brasil. Extraño a ese Brasil soberano, que hablaba de igual a igual con los países más ricos y poderosos. Y al mismo tiempo contribuyó al desarrollo de los países más pobres.

Hoy le estamos diciendo al mundo que Brasil está de regreso. Que Brasil es demasiado grande para ser relegado al triste papel de paria en el mundo. Vamos a recuperar la credibilidad, la previsibilidad y la estabilidad del país, para que los inversores puedan recuperar la confianza en Brasil.

Reindustrialicemos Brasil, invirtamos en la economía verde y digital, apoyemos la creatividad de nuestros emprendedores y emprendedoras. También queremos exportar conocimiento.

Brasil está listo para retomar su papel de liderazgo en la lucha contra la crisis climática, protegiendo todos nuestros biomas, especialmente la Selva Amazónica. En nuestro gobierno logramos reducir la deforestación en la Amazonía en un 80%. Ahora, luchemos por la deforestación cero.

Cuando un niño indígena muere asesinado por la codicia de los depredadores del medio ambiente, una parte de la humanidad muere con él. Por lo tanto, retomaremos el monitoreo y la vigilancia de la Amazonía y combatiremos todas y cada una de las actividades ilegales.

El nuevo Brasil que construiremos a partir del 1 de enero no sólo interesa al pueblo brasileño, sino a todas las personas que trabajan por la paz, la solidaridad y la fraternidad, en cualquier parte del mundo.

El miércoles pasado, el Papa Francisco envió un mensaje importante a Brasil, rezando para que el pueblo brasileño esté libre del odio, la intolerancia y la violencia. Quiero decir que queremos lo mismo y trabajaremos incansablemente por un Brasil donde prevalezca el amor.

En cuanto dependa de nosotros, no faltará el amor. Cuidaremos mucho a Brasil y al pueblo brasileño. Viviremos en un tiempo nuevo. De paz, de amor y de esperanza. Un tiempo en que el pueblo brasileño volverá a tener derecho a soñar. Y las oportunidades para realizar lo que sueñas.

Brasil tiene un camino. Todos juntos podremos arreglar este país y construir un Brasil del tamaño de nuestros sueños con oportunidades para convertirlos en realidad. Mi eterna gratitud al pueblo brasileño. Un fuerte abrazo, y que Dios bendiga nuestro camino.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.