Joe Biden pide al G7 permanecer unido contra Rusia y prevén prohibir importaciones rusas de oro

Además los países del grupo pusieron en marcha un programa de inversiones para países en desarrollo, aunque América del Sur no está en la lista.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo hoy a sus aliados que "tenemos que permanecer juntos" contra Rusia mientras los líderes del G7 se reunían para una cumbre dominada por la guerra en Ucrania y su impacto en el suministro de alimentos y energía y en la economía global.

Al comienzo de la reunión en los Alpes bávaros, cuatro de las naciones ricas del Grupo de los Siete tomaron acciones para prohibir las importaciones de oro ruso, endurecer las sanciones contra Moscú y cortar sus medios para financiar la invasión de Ucrania.


El oro trepó a máximos en un mes: cómo saber si es negocio y cuándo invertir, según los expertos

Cumbre del G7: cuáles son los objetivos de Alberto Fernández en Alemania

Pero no estaba claro si había consenso del G7 sobre el plan, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que el tema debería manejarse con cuidado y discutirse más a fondo.

Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón y Canadá acordaron la prohibición de nuevas importaciones de oro ruso, afirmó por lo pronto el gobierno británico.

Los líderes del G7 reunidos en la cumbre en el sur de Alemania - EUROPAPRESS

Gran Bretaña dijo que la prohibición estaba dirigida a los rusos acaudalados que han estado comprando lingotes de oro como refugio seguro para reducir el impacto financiero de las sanciones occidentales. Las exportaciones de oro de Rusia tuvieron un valor de 15.500 millones de dólares el año pasado.

Los líderes del G7 de Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Alemania, Japón, Italia y Canadá también estaban teniendo conversaciones "realmente constructivas" sobre un posible tope de precio del petróleo ruso, dijo una fuente del gobierno alemán.

Un funcionario de la presidencia francesa dijo que París presionaría por un tope de precios para el petróleo y el gas y estaba abierto a discutir una propuesta de Estados Unidos. El cambio climático también estará en la agenda del G7.

Los líderes del G7 acordaron una promesa de recaudar 600.000 millones de dólares en fondos públicos y privados para los países en desarrollo a fin de contrarrestar la creciente influencia de China y suavizar el impacto del alza de los precios de los alimentos y la energía.

El canciller alemán Olaf Scholz, anfitrión del G7, invitó a Senegal, Argentina, Indonesia, India y Sudáfrica como países socios a la cumbre. Muchos países del hemisferio sur están preocupados por los daños colaterales de las sanciones occidentales a Rusia.

Oxfam y otros grupos de ayuda humanitaria dijeron que el impacto de los aumentos en los precios de los alimentos para los países en desarrollo era "visceral".

Quieren que los líderes del G7 graven las ganancias corporativas excesivas para ayudar a los afectados por la crisis alimentaria, cancelar las deudas de las naciones más pobres y apoyar a los países en desarrollo en su batalla contra la crisis alimentaria y el cambio climático.

Un funcionario de la UE dijo que los países del G7 convencerían a los países socios de que los aumentos de precios de los alimentos fueron el resultado de las acciones de Rusia, no de las sanciones occidentales.

Los funcionarios de algunos países del G7, incluidos Alemania y Gran Bretaña, están presionando para que se eximan temporalmente los mandatos de biocombustibles para combatir el aumento de los precios de los alimentos, según fuentes familiarizadas con el asunto.

Pero Alemania espera que la propuesta no logre obtener el respaldo del G7 debido a la resistencia de Estados Unidos y Canadá, dijo un funcionario del gobierno a Reuters el domingo

UNIDAD BAJO PRUEBA

Los países occidentales se unieron alrededor de Kiev cuando Rusia invadió Ucrania en febrero, pero más de cuatro meses después de la guerra, esa unidad está siendo puesta a prueba a medida que la inflación galopante y la escasez de energía repercuten en sus propios ciudadanos.

Al comienzo de una reunión bilateral, Biden agradeció a Scholz por mostrar liderazgo en Ucrania y dijo que el presidente ruso, Vladimir Putin, no había logrado romper su unidad.

"Putin ha estado contando desde el principio con que de alguna manera la OTAN y el G7 se dividirían. Pero no lo hemos hecho y no lo haremos", dijo Biden.

La cumbre brinda una oportunidad para que Scholz demuestre un liderazgo más asertivo en la crisis de Ucrania.

El canciller prometió una revolución en la política exterior y de defensa alemana después de la invasión de Rusia en febrero, pero desde entonces los críticos lo acusan de demorarse.

Cuando los misiles cayeron el domingo en la capital de Ucrania, Kiev, alcanzando un bloque de apartamentos y un jardín de infantes, el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, dijo que el G7 debe responder con más armas y sanciones más duras contra Rusia.

Biden calificó los bombardeos como actos de "barbarie".

También se espera que los líderes del G7 discutan opciones para abordar el aumento de los precios de la energía y reemplazar las importaciones rusas de petróleo y gas, así como más sanciones que no exacerben la crisis del costo de vida que afecta a sus propias poblaciones.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios