ALARMA GLOBAL

El argentino que se reunió con Vladimir Putin para evitar una catástrofe nuclear contó detalles de su encuentro

El argentino Rafael Grossi, titular de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), mantuvo un encuentro con el presidente ruso para negociar una zona de protección en torno a la central nuclear más grande de Europa.

El argentino Rafael Grossi, director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), se reunió cara a cara con el presidente ruso Vladimir Putin en el marco de la amenaza que sufre la planta nuclear de Zaporizhzhia a raíz de la invasión rusa a Ucrania.

La central atómica más grande de Europa ahora se encuentra en el ojo de la tormenta: esto se debe a que Rusia anexó ilegalmente la zona y ha tomado la planta, una apropiación que ni Ucrania ni la OIEA reconocen.

Quién es Sergei Surovikin, el 'general Armagedón' detrás de los nuevos ataques en Kiev

Cómo son las armas nucleares tácticas que podría usar Putin en Ucrania

Así, y tal como especificó Grossi en diálogo con Radio Mitre, Zaporizhzhia se encuentra "en el frente de combate", lo que aumenta la "posibilidad de un accidente nuclear mayor" por un posible bombardeo ruso a la planta.

Frente a este riesgo, Grossi es el principal responsable de proteger la zona, razón por la que suele reunirse de forma periódica tanto con Putin como con el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, con el objetivo de acordar el establecimiento de una zona de protección en los alrededores de la planta.

Rafael Grossi es el principal responsable de proteger la planta nuclear más grande de Europa.

Durante la entrevista el titular de la OIEA se tomó un momento para explicar el principal temor por el conflicto bélico: "Es una zona que está en el frente de combate, lo que complica aún más las cosas. La planta está bajo ataque, y existe una alta posibilidad de un accidente nuclear mayor".

Es por esta razón que el especialista plantea ya hace meses "la necesidad de establecer una zona de protección de la planta, para que no sea blanco de ataques".

En este marco, Grossi dio detalles sobre su reunión con Putin y destacó que el líder del Kremlin "manifestó su disposición de trabajar" con la OIEA en busca de evitar un ataque a la central nuclear de Zaporizhzhia.

En el actual contexto de la invasión rusa a Ucrania, con una fuerte escalada de la violencia tras una serie de bombardeos rusos que dejaron decenas de fallecidos, Grossi destacó que esta predisposición es "importantísima".

"Yo le tengo que creer a todos y trabajar hasta que me encuentre con un obstáculo. Mi labor es proteger la planta de Zaporizhzhia", reforzó el reconocido diplomático. Y detalló: "Esto implica una cantidad de decisiones, definir perímetros, acciones que se pueden y no hacer, negociaciones con los mandos militares de ambos países, es bastante complejo".

¿WhatsApp y Facebook terroristas?: la polémica decisión de Putin contra Meta

Cómo es el escudo antimisiles europeo y qué tan útil sería contra Rusia, según un experto en armas nucleares

Tras su encuentro con Putin de este martes, Grossi viajará en breve a Kiev, la capital ucraniana, para reunirse con Zelensky en busca de un acuerdo. Cabe resaltar que la OIEA tiene inspectores dispuestos en Zaporizhzhia desde septiembre con el objetivo de custodiar la planta tomada por el Kremlin, una apropiación que el organismo no reconoce.

Según profundizó el especialista, la central nuclear más grande de Europa podría soportar un bombardeo, pero sus seis reactores -actualmente en "stand by"- probablemente cederían ante ataques constantes. 

Para explicar esto, Grossi planteó las dos problemáticas a las que se enfrenta la OIEA: "Primero, está la posibilidad de un bombardeo directo sobre alguno de los reactores".

En caso de que este evento ocurra, los reactores nucleares "se bancan un bombardeo" dado que "son muy robustos, tienen un domo y un recipiente que contiene al reactor que es de acero". Sin embargo, Grossi enfatizó: "Pero si bombardean durante 15 días, se complica".

Por otro lado, el segundo inconveniente al que se podría llegar a enfrentar la planta, y tal vez el más factible, es la caída de la red eléctrica externa que alimenta la central nuclear, lo que cortaría la energía para enfriar los reactores.

"Si la planta se queda sin los sistemas de enfriamiento, se puede producir un accidente terrible"

En este caso, "si se quedan sin los sistemas de enfriamiento, se puede producir un accidente terrible", alertó Grossi, remarcando que esto es lo que la OIEA está intentando evitar al negociar una zona de protección.

Este mismo miércoles, la OIEA informó que "la planta ha perdido toda su energía externa por segunda vez en cinco días" y, aunque ésta se repuso unas cinco horas más tarde, Grossi explicó que la caída del sistema ocurrió por daños por bombardeos en una subestación lejana: "Esto pone de relieve lo precaria que es la situación", alertó.

En línea con la compartido por Grossi, el organismo que preside emitió un duro comunicado tras su reunión con Putin con el objetivo de reafirmar la importancia de negociar una zona de no violencia en los alrededores de la planta.

"La situación en la región alrededor de la central nuclear de Zaporizhzhia y en otros lugares se ha vuelto cada vez más peligrosa, precaria y desafiante, con frecuentes ataques militares que también pueden amenazar la seguridad nuclear", alerta el texto enviado a los medios de comunicación.

USO DE ARMAS NUCLEARES: ¿PUEDE ESCALAR EL CONFLICTO HASTA ESTE PUNTO?

Por otro lado, Grossi fue consultado sobre la posibilidad de que Putin utilice armas nucleares en el marco de la invasión rusa a Ucrania, un miedo creciente en la comunidad internacional que se refleja en la inversión del gobierno de los Estados Unidos en investigación para pastillas contra la radiación y en la recomendación de Finlandia hacia su población para que compre pastillas de yodo.

Putin, la neo derecha y la democracia liberal: orden es la nueva bandera

Así es el "Arma del Apocalipsis", el poderoso submarino ruso al que teme la OTAN

Ante esto, Grossi buscó traer calma e indicó: "Creo que el uso del arma nuclear no es muy probable". Esto se debe a que "el uso de armas nucleares en estos países no es azaroso, sino que está definido por una doctrina".

Las armas nucleares, aclaró, son un "último recurso utilizado de manera defensiva en caso de que un país sufriera ataques de armas nucleares o ataques que pongan en peligro la existencia del Estado".

Teniendo esto en cuenta, concluyó: "Llegar a esa configuración no se ve como algo inmediato, pero la posibilidad no puede ser totalmente excluida".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.