Criptomonedas

La verdadera razón de la caída de las criptomonedas y porque no se van a recuperar pronto

Desde la caída de Luna/Terra, más protocolos dejaron el mercado, más stablecoins vieron vulnerada su paridad y más capitales de riesgo abandonaron el ecosistema. Lo que se viene a futuro.

 A principios de mayo, el proyecto Luna/Terra se desplomó, convirtiéndose en la primera pieza de un efecto dominó que llevaría a todo el ecosistema cripto a un bear market que ya lleva varios meses. La capitalización total del mercado de criptomonedas es, al momento de escribir estas líneas, de US$ 958.000 millones, lo que representa una caída cercana al 200 por ciento desde su máximo histórico de aproximadamente US$ 3 billones, durante la racha alcista de noviembre del año pasado, que se coronó con Bitcoin cotizando a casi US$ 69.000. La caída de Terra -específicamente de la stablecoin del ecosistema, UST- tuvo varias causas, algunas más incidentes que otras, pero casi todos los investigadores on-chain concuerdan en que se trató de un incidente relacionado a los protocolos de yield farming (cosecha de ganancias) en los que se operaba con UST. 

En una investigación de finales de mayo, la firma de análisis de blockchain Nansen, descubrió que el depegging comenzó con una retirada masiva de fondos de UST del protocolo Anchor en Terra, un protocolo de inversión que ofrecía un insostenible 20 por ciento de retorno en stablecoins. Luego, se puentearon estos fondos de Terra a Ethereum a través de la infraestructura Wormhole y se diversificaron otros UST a diferentes pools de liquidez en Curve, otro protocolo de finanzas descentralizadas. Durante el proceso de desvinculación del UST con el dólar, se arbitraron las ineficiencias entre varias fuentes de precios (Curve, exchanges descentralizadas y centralizados) comprando y vendiendo posiciones entre esos mercados. En total, la investigación encontró que siete wallets fueron las responsables del colapso inicial al retirar sus fondos del protocolo Anchor.

 La caída del ecosistema Luna generó un efecto domino que impactó a toda la industria que ya venía golpeada por eventos ajenos al sistema cripto pero que impactaron en la cotización: desde la postura agresiva de la Reserva Federal estadounidense con las tasas, que impacta en el apetito de riesgo de los inversores, y el fin del ciclo expansionistas y de "dinero fácil" durante lo peor de la pandemia de Covid-19, hasta la guerra de  Rusia y Ucrania, todas las cuales impactaron en la cotización de Bitcoin. Las siguientes piezas en caer fueron otros protocolos de finanzas descentralizadas junto a otros actores financieros dedicados a los préstamos y la capitalización de empresas cripto.

 A partir del golpe a la confianza, tanto a Luna/Terra como a la cotización de Bitcoin, las inversiones se comenzaron a alejar del mundo de las criptomonedas. Uno de los primeros coletazos lo dio Celcius, un protocolo de préstamos de criptomonedas, que durante junio paralizó los retiros debido a "circunstancias extremas de mercado" y ahora enfrente escrutinio por parte de los reguladores mientras se baraja la posibilidad de una bancarrota. Celcius, al igual que el ecosistema Luna/ Terra, ofrecía altísimos retornos del 18 por ciento en stablecoins. Un método similar de congelamiento de activos fue llevado a cabo por CoinFlex, una plataforma de futuros en criptomonedas.

La misma suerte corrió Babel y WazirX y CoinDCX; ambas plataformas de origen y operaciones en la India lo que marca el alcance global de la crisis. Pero la crisis no solo golpeo a los exchanges o las empresas de finanzas descentralizadas en sus operaciones. Voyager Digital destaca como el más notable fracaso dentro de la crsis. El 23 de junio, la empresa, primero, redujo su límite de retirada diaria US$ 25.000 a US$ 10.000. La decisión se sostenía a raíz de una notificación de falta de pago de Three Arrows Capital, un fondo de cobertura cripto que les debía alrededor de US$ 666 millones en bitcoins. Días después la empresa comenzó los trámites para declararse en bancarrota. Por último, la caída de Celcius afectó a otras empresas que dependían de sus servicios. Ese fue el caso de BlockFi, que terminó siendo adquirida por FTX, el segundo Exchange más grande del mundo, provocando una mayor concentración del mercado. "Este es un proceso de desapalancamiento, eso quiere decir que como tuvo un crecimiento importante en el último año y medio, muchos inversores grandes y sobretodo hedge funds e institucionales se apalancaron para invertir esperando que las ganancias continuasen durante bastante tiempo, pero cuestiones macro como la suba de tasa de la FED y la recesión en los EE.UU. restringió la liquidez del mercado cripto y las caídas derivaron en liquidaciones de los apalancados y seguirán habiendo más de estos fenómenos durante un tiempo más. Pero es sano para la industria", explica Nicolás Litvinoff, economista especializado en criptomonedas.

 Pies en la tierra 

Al ser el ecosistema cripto tan susceptible a los vaivenes globales, los exchanges locales no están exentos de las turbulencias internacionales. "Este segundo semestre será de muchos desafíos, pero también proyectamos un continuo crecimiento. Teniendo en cuenta que la Argentina es uno de los 10 países con mayor adopción de criptomonedas, creemos que su adopción seguirá en ascenso, sobre todo para pagos y para preservar el patrimonio de personas y empresas", estima Julián Colombo, jefe de Políticas públicas en el exchange Bitso. Colombo reconoce algo que los analistas están viendo cada vez más: antes que una moneda alejada de la política, Bitcoin es un activo financiero que sigue a otros indicadores. "Las criptomonedas fluctuantes como Bitcoin, Ethereum, entre otras, están operando bastante a precios muchos más bajos que el precio máximo alcanzado el año pasado, en línea con lo que ha pasado en mercados tradicionales y en el Nasdaq, principal referente del mercado tecnológico en particular", afirma Colombo

Por su lado, Juan José Méndez, CBO en el exchange argentino Ripio, tiene una visión más estoica: "Es una parte constitutiva de cómo funcionan en sí las criptomonedas. Tanto el mercado cripto en general como toda su comunidad de usuarios y desarrolladores, están acostumbrados a transitar estos ciclos porque están habituados a esas fluctuaciones". Lo que es más, considera que "existen algunas personas que deciden retirarse del mercado porque quizás tenían la idea de vender a corto plazo, frustraciones u otros factores". Pero existe otro grupo que ve una oportunidad en la crisis: "es una oportunidad para tomar decisiones proyectando a largo plazo. Es decir, que su foco no está puesto únicamente en el precio, sino que tienen un gran interés por todo el ecosistema cripto en general, por la tecnología que utiliza", resume Méndez.

 Quienes, sin embargo, no parecen tan optimistas son los inversores de riesgo que apostaron al ecosistema cripto. Los fríos vientos del cripto invierno congelaron las ansías de riesgo de los inversores de todo el mundo incluida la Argentina. A finales de mayo, el exchange Buenbit tuvo que reestructura la empresa y acomodar los costos a la nueva realidad, lo que incluyo despedir a la mitad de sus trabajadores. "Los despedidos se focalizan en las plataformas de lending y en los exchanges que habían crecido más de lo que deberían. La cantidad de usuarios es de 140 millones alrededor del mundo y se esperaba un crecimiento que no llegó y cuando apareció el recorte están bajando costos y ajustando respecto a la crisis actual, con un mercado bajista", agrega Litvinoff. "Pero exchanges como Binance crecen y siguen tomando gente, no es algo general", agrega.

Nicolás Litvinoff, economista especialista en criptomonedas

 "Como muchos otros sectores, tienen períodos de expansión y otros de retracción hasta encontrar un equilibrio. A largo plazo, la adopción y usos de las cripto seguirán en aumento", se esperanza Colombo. En esta línea, las empresas ya están delineando sus planes de acción para combatir la crisis. "La educación financiera para generar confianza y fomentar el proceso de inclusión de más  personas y adopción de nuevas tecnologías", expresa Colombo y agrega, "Es un sector sumamente dinámico y ágil que seguirá creciendo, aunque ese crecimiento no es siempre lineal. Eso es lo que está pasando en este momento: el crecimiento no está siendo exponencial sino más pausado. Si bien algunas monedas volátiles están a precios muy inferiores a los que estaban hace un tiempo, las stablecoins están en pleno auge". Desde Ripio, Méndez agrega que "afrontamos el contexto apostando al sector, diversificando nuestros productos, expandiendo nuestras operaciones y acercando el universo cripto con material educativo a cada vez más personas. A nivel mercado, hay varias critpomonedas que aún en estas circunstancias están incorporando mejoras que ayudan a robustecer y optimizar su funcionamiento, como por ejemplo, Bitcoin y Ethereum".

 Un fantasma se cierne sobre las cripto El debate subyacente al cripto crash es la regulación. El mercado de criptomonedas, más allá de algunas monedas bien establecidas, es el Viejo Oeste: proyectos fantasmas con promesas grandilocuentes que atrapan a inversores incautos o confiados. Si bien las estafas no son exclusivas del cripto sin dudas las complejidades inherentes a la tecnología, la novedad y la ausencia casi total de regulación lo vuelve un terreno sumamente fértil.

 Desde el comienzo de 2021, más de 46.000 personas han informado de la pérdida de más de US$ 1.000 en criptomonedas a causa de estafas, según datos de la FTC estadounidense. Esto es aproximadamente uno de cada cuatro dólares reportados como perdidos, más que cualquier otro método de pago. La mediana de las pérdidas individuales denunciadas asciende a US$ 2.600. "Muchos países del mundo se encuentran discutiendo aspectos regulatorios de las criptomonedas, con distintos grados de avance. En nuestra opinión esto es positivo, ya que aportará seguridad y previsibilidad para que continúe la incorporación de las cripto en el día a día del común de la población", comentaron desde Bitso. Sin embargo, está por verse si aún es posible sostener el crecimiento de las nuevas alternativas cripto por fuera de las promesas de retornos en dólares del orden del 20 por ciento. "La regulación ya es algo que estaba en marcha. Biden emitió una orden ejecutiva para regular el criptomercado, pidiendo que los organismos involucrados en lo que es activos financieros emitan su opinión de cómo conviene regular las criptos. Esto viene por lo que vimos en Celcius, BlockFi, etcétera y más importante aún lo que paso en Terra y Luna. Eso lleva a la necesidad de una regulación inteligente que puede ser muy buena para la industria si buscan la adopción. Si ganan adopción puede ser la próxima gran tecnología como fue internet o mobile, tecnologías que ganaron adopción masiva, pero para eso se necesita regulación. Sino no entran los grandes jugadores y el dinero de verdad no está en los individuos sino en fondos de inversión y empresas. Y aún si quisieran, estos players no puede invertir si no hay regulación", concluye Litvinoff. El cripto invierno actual recuerda parcialmente a la crisis de las ICO en 2017, acaso se trate de otro proceso de higiene pero que esta vez afecta a los protocolos DeFi. El mundo cripto deberá reinventarse y volver a captar la atención de sus inversores.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • HCF

    Hugo carlos Faccin

    Hace 22 días

    POR UN LADO RECOMIENDAN INGRESAR EN CRIPTOS POR EJ LOBBY PARA RIPPLE Y POR OTRO LADO EL TITULO DEL ARTICULO DICE.."LA VERDADERA RAZON DE LA CAIDA DE LAS CRIPTOS Y PORQUE NO SE VAN A RECUPERAR PRONTO......NO SON BUENOS LOS DOBLES MENSAJES EN INVERSIONES VOLATILES.. PRIMERA REGLA DEL MERCADO EN GENERAL.. LAS INVERSIONES VOLATILES SON PARA ENTRAR Y SALIR.

    0
    0
    Responder
  • HCF

    Hugo carlos Faccin

    Hace 26 días

    COMPRO Y VENDO AIRE PARA LOS QUE ESTEN INTERESADOS..

    0
    0
    Responder