Salud

Los 5 hábitos cercanos a la filosofía estoica que son claves que sumes a tu vida para cuidar tu piel

Las recomendaciones de esta rama de la filosofía pueden aplicarse a la salud de la piel. ¡Conocelas!

En esta noticia

La fusión entre la filosofía estoica y el cuidado de la piel puede sorprender a muchos. Sumando a tu rutina diaria estos 5 hábitos vas a poder mejorar la salud de tu piel de forma muy sencilla. 

La filosofía estoica, con sus principios de autodisciplina y aceptación, nos brinda un enfoque sólido para cultivar hábitos que promuevan la salud cutánea, según el Dr. Ricardo Ruiz Rodríguez, dermatólogo experto en el tema del sitio Alimente+. ¡Conocé cuáles son y cómo ponerlos en práctica!

La especia favorita de los Incas que mejora el sistema inmune, baja el azúcar en sangre, cuida el corazón y es buena para la fertilidad 

La superverdura que es un pilar de la dieta mediterránea: es rica en potasio, mejora la visión y la salud cardiovascular

Aceptar lo que no se puede cambiar 

La piel, en diversas ocasiones, nos enfrenta a desafíos que simplemente no podemos cambiar: desde brotes de enfermedades hasta los inevitables signos del envejecimiento. 

La genética también tiene un papel importante en las características de nuestra piel, como su tipo y la predisposición a ciertas enfermedades. La filosofía estoica nos enseña a reconocer y aceptar estos aspectos que están más allá de nuestro control, en lugar de resistirnos a ellos con frustración. 

La aceptación estoica nos enseña a abrazar los aspectos inevitables de nuestra piel, como su tipo y predisposición genética a ciertas condiciones. (Foto: Freepik) 

Controlar tus deseos

En el cuidado de la piel, es común caer en la tentación de usar una gran cantidad de productos o someterse a tratamientos excesivos en busca de la perfección. Sin embargo, los estoicos nos aconsejan controlar estos deseos y enfocarnos en lo que realmente es beneficioso.

Por ejemplo, una rutina de cuidado de la piel efectiva no necesita ser complicada ni estar saturada de productos. Además, el exceso de tratamientos estéticos puede llevar a resultados poco naturales. 

También es importante considerar que a veces los tratamientos más agresivos pueden ser peores que la propia condición que intentan tratar. Un enfoque estoico nos insta a reflexionar antes de actuar, asegurándonos de que cada tratamiento, producto o técnica sea verdaderamente necesario y beneficioso. 

Uno por día: los 7 licuados con avena que son ideales para tomar toda la semana y arrancar la mañana con energía

El método simple para eliminar las bacterias de las sábanas y descansar en una cama libre de gérmenes

La virtud es la clave de la felicidad 

La virtud es la clave para encontrar la felicidad, según los estoicos. Para ellos, la virtud, que implica la excelencia del carácter, es suficiente para una vida plena y feliz. 

Desde la perspectiva dermatológica, esto implica centrarse menos en la apariencia externa y más en la salud integral de la piel y del cuerpo. Adoptar hábitos como una dieta equilibrada, la práctica regular de ejercicio y el control de factores como la exposición al sol, el consumo de tabaco y alcohol pueden contribuir no solo a un envejecimiento más saludable, sino también a una piel radiante y saludable.

Vivir en armonía con la naturaleza 

Según los estoicos, vivir en sintonía con la naturaleza era fundamental. Recomendaban respirar aire puro, conectar con el entorno natural y encontrar la calma interna como métodos eficaces para tranquilizar la mente. 

Muchas afecciones de la piel pueden agravarse por el estrés mental, siendo la piel a veces un reflejo del malestar interno. Además, vivir en armonía con la naturaleza implica optar por productos seguros y sostenibles, reduciendo al mínimo la exposición a químicos que puedan dañar tanto la piel como el medio ambiente. 

La filosofía estoica nos enseña que vivir en armonía con la naturaleza es esencial para la salud de la piel, ya que el estrés y la ansiedad pueden agravar muchas afecciones cutáneas. (Foto: Freepik) 

Introspección 

La introspección juega un papel clave en el estoicismo al ayudarnos a comprender nuestras reacciones y emociones. En el ámbito dermatológico, esto implica observar cómo responde nuestra piel a diferentes productos, entornos e incluso estados de ánimo. Algunas prácticas recomendables de autoexploración incluyen:

  • Observar cómo reacciona nuestra piel a diversos productos y entornos para determinar qué es lo más adecuado para nuestra piel.

  • Controlar regularmente nuestros lunares para detectar posibles cambios que podrían indicar un problema de salud, como el cáncer de piel.

En una época marcada por las redes sociales y la búsqueda de gratificaciones instantáneas, la integración de estos principios estoicos en nuestra rutina de cuidado de la piel puede contribuir a mantenerla saludable y a proporcionarnos una mayor serenidad en nuestras vidas.

Temas relacionados
Más noticias de piel
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.