Medio ambiente

El compromiso de PUMA para ser una marca sustentable

Alineándose con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU, PUMA viene trabajando desde 2015 con su proyecto 10x25.

PUMA, la marca deportiva alemana, continúa trabajando en el cuidado del medio ambiente. Siguiendo los lineamientos de los ODS lanzados por la Organización de las Naciones Unidas, un conjunto de objetivos globales que forman parte de una agenda de desarrollo sostenible, en 2015 PUMA presentó el plan de sustentabilidad para los próximos años.

El actual proyecto 10for25, establece los 10 objetivos sustentables de la marca hacia el año 2025. Este plan estratégico persigue objetivos de sostenibilidad que tienen foco en los derechos humanos, reducción de las emisiones de CO2 de las operaciones, el tratamiento del problema del plástico en el océano, la biodiversidad y el paso a un modelo de negocio más circular.

El trabajo de disminución de CO2 en PUMA fue tan importante que recientemente la marca a nivel global quedó primera en el ranking de empresas más sustentables de su rubro según Business of Fashion. Entre 2017 y 2021 PUMA pudo hacer esta reducción tanto en las operaciones propias (-88 %) como las de la cadena de suministro (-12 %). Esto se logró gracias a la incorporación paulatina de electricidad renovable, se está trabajando en cambiar la flota de automóviles de la empresa a motores eléctricos, utilizando materiales más sostenibles e implementando mejoras de eficiencia a nivel de fábrica.

En este sentido, desde hace varios años, PUMA se enfoca en lograr colecciones sostenibles, como la línea First Mile, que consiste en zapatillas y prendas hechas de hilo reciclado que se fabrican a partir de botellas de plástico recolectadas por la red First Mile.

Además de lanzar colecciones de este estilo, hace más de un año que PUMA Argentina decidió implementar bolsas de cartón con el objetivo de reducir el uso de plástico. Por otro lado, tanto global como localmente, en el 2021 se rediseñaron las cajas de zapatillas de la marca, ahorrando globalmente 2.800 toneladas de cartón cada año. Esta acción es parte de la alianza con la ONG Canopy y asegura que todos los envases de cartón y papel procederán de fuentes recicladas y certificadas para garantizar la procedencia, además de contar con Certificación FCS para la adquisición de papel.

En lo que respecta a la biodiversidad, PUMA ha llevado a cabo acciones para disminuir el impacto del ser humano en la naturaleza. En septiembre de 2021, PUMA organizó una limpieza de playas en Oahu, Hawái, con la embajadora de la marca, Cara Delevingne.

Los derechos humanos son también un pilar en el marco del proyecto 10for25 de la marca deportiva. De este modo, PUMA aspira impactar de manera positiva a través del programa de voluntariado con diferentes organizaciones y colaborando con acciones en las comunidades donde opera la marca. En Argentina, los empleados de PUMA realizan 2.300 horas de voluntariado al año en diversas organizaciones tanto en Pilar como en La Rioja, donde están ubicadas sus operaciones.

Todas estas implementaciones que tienen el objetivo de hacer de PUMA una marca más sustentable, dejando un impacto positivo en el medio ambiente, también repercuten en su modelo de negocios cada vez más circular.

Bajo el claim Forever Better, que impulsa a PUMA a estar siempre a la vanguardia, la marca deportiva reafirma su compromiso con el medio ambiente, buscando la combinación perfecta entre productos sustentables y la excelente calidad que la identifica.

Temas relacionados
Más noticias de sustentabilidad