DEFENSA

Desviar asteroides de la tierra: cómo es el proyecto de la NASA que quiere salvar a los humanos del destino de los dinosaurios

Se trata de la misión DART, la cual busca crear un sistema de defensa para desviar asteroides peligrosos de la Tierra en caso de que estos impliquen un peligro para la vida en el planeta: ya lanzaron su primera prueba.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) envió al espacio una nave desarrollada como parte del programa DART, es decir, Double Asteroid Redirection Test o Prueba de redirección de asteroides dobles, la cual tiene como objetivo estrellarse deliberadamente contra un asteroide.

Con asistencia de Space X, la empresa de desarrollo aeroespacial de Elon Musk; el hombre más rico del mundo, este martes se envió al espacio la nave de prueba para la misión que está desarrollando una nueva tecnología para prevenir que asteroides de importante tamaño choquen contra la Tierra y acaben -o perjudiquen seriamente- la vida en el planeta.

Elon Musk confirmó el primer vuelo orbital del megacohete Starship para comienzos del 2022

La NASA chocará un asteroide en 2022

Así, la misión DART desarrollada por la NASA espera funcionar como un sistema de defensa de la Tierra para impedir que rocas espaciales golpeen contra el planeta. La particularidad de esto se encuentra en el hecho de que DART no tiene como objetivo destruir los asteroides -una opción que emocionaría a cualquier fanático de la ciencia ficción- sino desviarlo levemente, lo suficiente como para evitar su impacto con el hogar de los humanos.

Así lo indicó Thomas Zuburchen, el principal científico de la NASA a cargo del proyecto, en una teleconferencia de prensa: "Lo que estamos tratando de aprender es cómo desviar una amenaza".

El proyecto de 330 millones de dólares, único en su tipo, lanzó entonces su primera misión este martes con el objetivo de impactar un asteroide de prueba que no es una amenaza para la tierra, por lo que se usaría solo para evaluar el experimento.

Se trata de Dimorphos, una roca gigante de unos 160 metros de ancho que rodea a un asteroide mucho mayor llamado Didymos, de 780 metros de diámetro. Juntos, forman un sistema que orbita en torno del Sol y serán los primeros sujetos de prueba de la misión.

Tal como indica la NASA en su sitio web, "este sistema de asteroides es un campo de pruebas perfecto para ver si estrellar intencionalmente una nave espacial contra un asteroide es una forma efectiva de cambiar su curso, en caso de que se descubra un asteroide que amenace la Tierra en el futuro".

"Si bien ningún asteroide conocido de más de 140 metros de tamaño tiene una oportunidad significativa de golpear la Tierra durante los próximos 100 años, solo se ha encontrado alrededor del 40 por ciento de esos asteroides a partir de octubre de 2021", pormenoriza el organismo de ingeniería aeroespacial.

Según informó la agencia de noticias AFP, el DART despegó en la noche del martes a bordo de un cohete SpaceX desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California.

La NASA y SpaceX lanzaron la segunda nave a la Estación Internacional Espacial 

La NASA difundió el primer vídeo de la historia del descenso en Marte

"Asteroide Dimorphos, ¡vamos a por ti!", tuiteó el famoso organismo espacial, informando más tarde que el DART se había separado con éxito de la segunda parte del cohete.

"Hemos recibido nuestras primeras señales de #DARTMission, que continuará desplegando sus paneles solares en las próximas horas y se preparará para su viaje de ida y vuelta de 10 meses al asteroide", agregó la agencia espacial.

El impacto con Dimorphos está programado para dentro de diez meses, en el otoño boreal del 2022, cuando ambas rocas se encuentren a 11 millones de kilómetros de la Tierra, su punto más cercano al planeta.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios