¿Lo sabías?

Bañarse con agua fría: los beneficios para la salud y las contraindicaciones de hacerlo luego de tu rutina de entrenamiento

Sumergirse en una ducha de agua fría después de entrenar puede tener ventajas para la salud, como mejorar la circulación y aliviar dolores musculares.

En esta noticia

Bañarse con agua fría puede ser más que un simple acto refrescante. Esta práctica puede aportar una serie de beneficios para la salud. Sin embargo, existen algunas contraindicaciones, sobre todo si lo hacés después de tu rutina de entrenamiento. 

A continuación, conocé el mundo del baño con agua fría, sus beneficios para la salud y las posibles contraindicaciones, según los expertos de Glamour

La ensalada con 5 ingredientes que ayuda a producir colágeno y a desinflamar el cuerpo: esta es la receta para prepararla

La hierba medicinal que ayuda a calmar los nervios, combate el insomnio y favorece la digestión: cómo prepararla

Beneficios de bañarse con agua fría después de hacer ejercicio

El baño con agua fría proporciona muchas veces un alivio físico, y también tiene efectos positivos en nuestra mente y bienestar general. Una de sus ventajas más destacadas es su capacidad para inducir la relajación mental.

 Al igual que el estiramiento, esta práctica nos ayuda a construir resistencia y a tolerar la incomodidad, lo que a su vez nos permite enfrentar mejor el estrés diario y mantener un estado de calma consciente.

Sumergirse en una ducha de agua fría después del ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y promover la relajación mental. (Foto: Freepik) 

Si realizás ejercicio por la noche y después te das una ducha fría antes de ir a dormir, es probable que experimentes un sueño más profundo y reparador. Al reducir la temperatura corporal después del ejercicio, facilitás que tu cuerpo entre en un estado de relajación adecuado para conciliar el sueño más fácilmente.

Por último, el baño con agua fría también puede ser beneficioso para tu piel. Al cerrar los poros que se abrieron durante el ejercicio, ayudamos a prevenir la acumulación de toxinas en la piel, lo que puede reducir la incidencia de imperfecciones y promover una apariencia más saludable en general.

Las diferencias entre el pan blanco y el pan integral: cuál es mejor y por qué pensamos que uno engorda menos que el otro

Palta: quiénes son las personas que no deben comerlas más porque pone en riesgo su salud

¿Cuáles son las contraindicaciones de bañarse con agua fría después de hacer ejercicio?

Algunos creen erróneamente que el agua fría puede reducir la inflamación corporal después del ejercicio intenso. Sin embargo, este supuesto no tiene una base sólida. A pesar de que el agua fría puede provocar vasoconstricción, su efecto repentino puede tensar los músculos en lugar de relajarlos.

Si el objetivo es aumentar masa muscular, es recomendable esperar al menos cuatro horas después del ejercicio antes de tomar una ducha fría. (Foto: Freepik) 

Un choque de temperatura intenso puede realmente inhibir la síntesis de proteínas musculares necesarias para reparar los tejidos dañados durante el entrenamiento. Para aquellos que buscan aumentar su masa muscular, se aconseja esperar al menos cuatro horas después del ejercicio antes de someterse a una ducha fría.

Para aprovechar los beneficios y evitar los perjuicios de esta práctica, los expertos ofrecen dos consejos clave:

  • Esperar después del ejercicio: se recomienda esperar de 10 a 20 minutos después de hacer ejercicio antes de tomar una ducha fría. 

  • Gradualidad en la temperatura: comenzá la ducha con agua tibia y, a medida que te vayas adaptando, andá bajando gradualmente la temperatura hasta llegar al final de tu rutina de higiene. 

Antes de realizar o modificar tu rutina diaria, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de Salud
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.