Mercados

Shock europeo: se dispara la inflación en Alemania, se desploma Wall Street y sufre Argentina

La inflación alemana acaba de alcanzar niveles de dos dígitos, llegando al 10,0% interanual en septiembre, desde el 7,9% interanual de agosto. Esta es la inflación más alta desde la Segunda Guerra Mundial. Después de un día de recuperación, caen los bonos de la deuda argentina.

Jueves negro para los mercados. Wall Street opera con bajas mayores al 3%, mientras que en Eruopa se caen las acciones más del 2%. 

La volatilidad a nivel global se mantiene elevada luego de elevados datos de inflación en Europa y dudas sobre el futuro económico en EEUU.

Ante una inflación persistente, las tasas se vuelven a disparar y arrastran a los bonos y a las acciones a nivel global a la baja.

Por qué la acumulación de reservas no se traduce en subas para bonos argentinos

Se extienden las debilidades en Wall Street en medio de contexto de volatilidad y temores de recesión

Wall Street y Europa en rojo

Las acciones en Wall Street retoman las debilidades luego de la fuerte suba del día de ayer y lo hacen con un importante selloff. 

El Dow Jones cae 1,6%, seguido por el S&P500 que pierde 2,1% y el Nasdaq opera a la baja con pérdidas de 3%.

En el acumulado del año, el Nasdaq pierde 30%, el S&P500 baja 22% y el Dow Jones cae 19%.

La volatilidad también se da en Europa, en donde todos los índices bursátiles operan a la baja, con el Stoxx50 cayendo 2,1%. 

El FTSEMIB de Milán es el índice que más cae, con una baja del 2,8%, seguida por el DAX30 de Alemania que baja 2,2% y el CAC40 de Francia que baja 2,19%.

El Ibex35 de España, el FTSE100 de Londres también retroceden más del 2%.

Los índices bursátiles de EE. UU. Vuelven a operar a la baja el jueves, ya que persisten las preocupaciones sobre una recesión económica mundial debido a los aumentos agresivos de las tasas del banco central y los riesgos de un posible contagio de una turbulencia en los mercados del Reino Unido.

Los temores de una recesión en EEUU mantienen en vilo a los inversores y es una de las principales causas de la mayor volatilidad en el mercado este año. 

Los analistas de Criteria adviritieron que la lucha contra la inflación continúa, y es esperable que la Fed mantenga su política monetaria contractiva para profundizar la desaceleración de los precios.

"El presidente de Fed, Jerome Powell, despejó cualquier idea de un relajamiento. Más bien lo contrario: parece haber más espacio para nuevos incrementos. En gran medida, el riesgo de un esquema de tasas altas ya está en buena parte incorporado en el precio de los activos ya que el S&P 500 acumula un retorno negativo de 19,6% en lo que va de este 2022", dijeron desde la compañía.

Sin embargo, alertan que el mercado parece empezar a rotar en torno a una nueva preocupación, que es el riesgo de una recesión económica en EE.UU. y una desaceleración de la actividad global que es ya cada vez más evidente.

"En un contexto restrictivo, las señales que da el mercado de bonos respecto a los riesgos de la recesión son evidentes. La curva de deuda del Tesoro de EE.UU. sigue invertida, un posicionamiento que ha sido en múltiples ocasiones un fiel predictor de una contracción del PBI", sostuvieron.

La atención hoy se centra en el Viejo Continente

La calma de ayer provocada por la decisión del Banco de Inglaterra el miércoles de comprar valores gubernamentales a largo plazo para estabilizar las turbulencias en los mercados provocadas por el nuevo plan económico del gobierno duró poco.

Los mercados europeos operan a la baja luego de que la inflación alemana haya alcanzado otro máximo en septiembre, proporcionando más argumentos para que el BCE suba 75 pb en la reunión de octubre.

La inflación alemana acaba de alcanzar niveles de dos dígitos, llegando al 10,0% interanual en septiembre, desde el 7,9% interanual de agosto.

Esta es la inflación más alta desde la segunda guerra mundial. 

El hecho de que la inflación mensual (1,9% intermensual) esté muy por encima de la media histórica de septiembre también ilustra que la inflación está al rojo vivo en Alemania.

Los analistas del banco de inversión ING dijeron que esperan más inflación hacia adelante.

"La única vía para la inflación alemana es al alza. Con los altos precios de la gasolina, así como una mayor presión inflacionaria en la tubería industrial, con una inflación de precios al productor del 45% interanual, la inflación probará niveles aún más altos. Tomará hasta la próxima primavera antes de que la inflación general pueda comenzar a bajar a medida que se activan los efectos de base negativos. Según las cifras de hoy, la inflación máxima podría rondar el 13%", estimaron.

De esta manera, se espera que el Banco Central Europeo extienda su proceso de contracción de la pólitica monetaria, con subas agresivas en la tasa de interés.

Cuatro legisladores del Banco Central Europeo respaldaron el jueves otra gran alza de la tasa de interés. De esta manera, luego de los datos de inflación en Alemania se fortalecen las chances de que el BCE eleve en 75 puntos básicos la tasa.

El BCE ha elevado las tasas en un total combinado de 125 puntos básicos en sus últimas dos reuniones.

"Las declaraciones recientes sugieren que el BCE tiene la intención de alcanzar el nivel neutral rápidamente, pero que hay poca convicción sobre si la tasa de depósito debe elevarse profundamente en territorio restrictivo. Es probable que las cifras de inflación de hoy, junto con unas 15 apariciones de representantes del BCE, refuercen las expectativas de aumentos anticipados de las tasas de interés" escribieron los estrategas del banco europeo UniCredit en una nota.

Bonos en rojo susceptibles al contexto global

En el ámbito local, todos los tramos soberanos argentinos vuelven a abrir a la baja el jueves.

Los Globales del tramo corto caen 2,5% en el caso del Global 2029, el Global 2030 pierde 3%.

En el tramo medio, los Globales a 2035 y 2038 operan con pérdidas de 2,8% y 2,1% respectivamente, mientras que en el extremo más largo se ven descensos de 3% y 2,8% para los Globales 2041 y 2046.

En el acumulado del último mes, los bonos argentinos retroceden entre 9,7% y 13,5%, lo cual provocó un fuerte desplazamiento alcista en la curva soberana argentina.

Los rendimientos del tramo corto subieron a niveles de 44,8% en el tramo corto y en 26% en promedio en el tramo más largo.

La deuda argentina se muestra vulnerable a los fuertes movimientos que se están evidenciando en los bonos a nivel global. La falta de señales fiscales y de un plan económico consistente dejan a los bonos argentinos más susceptibles a sufrir la volatilidad global.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones advierten que los bonos soberanos en dólares no logran dar vuelta la tendencia.

"La coyuntura internacional que no cede genera un efecto dominó en los mercados a nivel global, al que Argentina no puede escapar. Ni la aprobación del FMI de la revisión del programa argentino ni las recientes medidas que se tomaron desde la vuelta del ministro de economía de EEUU alcanzaron para sostener a la deuda, que cedió a las presiones globales", dijeron desde PPI.

Según advierten desde la compañía, no se puede dejar de lado los efectos del universo emergente en la trayectoria de los globales, debido a que estos explican el 70% del desempeño de los bonos soberanos argentinos desde su debut post reestructuración en septiembre 2020.

Con una visión similar, Ardían Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores considera que los bonos argentinos se encuentran atados a la dinámica y volatilidad de la deuda global.

"Sin dudas, el contexto global estuvo jugando en contra, aunque creo que también está pesando la falta de un rumbo económico más claro. Esta es la impresión que me queda al ver que las paridades estuvieron cayendo y se ampliaron los spreads por legislación al mismo tiempo que el BCRA acumuló más de u$s 3000 millones de reservas netas", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.