El BCRA redobló esfuerzos para calmar al dólar CCL: debió intervenir con u$s 20 millones

En las últimas dos ruedas venía comprando u$s 5 millones de bonos en dólares cada día para calmar al CCL. Hoy no sólo que elevó esa cifra un 50%, sino que además vendió de su cartera de bonos AL30 contra pesos.

La mesa del Banco Central (BCRA) no tuvo respiro. Tuvieron que llevar adelante este jueves una doble estrategia: no sólo salir a comprar bonos en dólares como lo venían haciendo con dólares billete, sino también vender de su cartera de bonos en dólares contra pesos.

En las últimas dos ruedas el BCRA venía comprando u$s 5 millones de AL30 cada día, de modo de impedir una suba diaria del contado con liquidación (CCL) superior a $ 1,50.

Pero hoy no sólo que debió incrementar esa cifra un 50%, sino que además tuvo que salir a vender de su cartera de bonos en dólares AL30 contra pesos por más de u$s 10 millones. 

En total, la intervención fue de unos u$s 20 millones para impedir una suba abrupta del contado con liquidación. Esta vez, al regulador no le costó tantos dólares físicos, sino más que nada sacrificar bonos en dólares de su cartera.

En el Gobierno saben que si el CCL se dispara un día, al siguiente puede pasar lo mismo y provocar un efecto derrame en el blue, que es una suerte de su hermano menor, y cuyo precio de referencia surge de la cotización del dólar CCL.

La novedad de hoy, ante el mayor volumen negociado en el CCL, fue que hubo ventas contra pesos por parte del BCRA, que hasta ahora lo que venía haciendo era comprando AL30 con los dólares que ingresan de la cosecha, a un promedio de entre u$s 2 y u$s 3 millones por día, de modo de mantenerlo estable.

Pero hoy sabían que podía haber salpicones en el mercado, luego del sabor amargo que trajo la licitación de ayer, donde quedaron $ 50.000 millones sin ser colocados. Se presumía que no iba a venir bien cuando Economía demoraba en dar los números, ya que cuando anda encarrilado la gacetilla suele no demorarse.

Entre los mayores demandantes de CCL estuvo Pimco, el fondo que siempre está presente para salir, que incluso ‘se lleva' los días tranquilos, de modo de evitar una disparada del CCL, además del fondo Moneda de Chile, mientras Templeton suele estar más alineado con el Ministerio de Economía.

En el gabinete económico venían satisfechos luego del mejor trimestre en cuanto a déficit fiscal y una acumulación de reservas mayor que la del año pasado. Claro que el déficit se había proyectado con una soja a u$s 400, por lo que el precio récord trajo un impacto positivo.

Pero no haber levantado el dinero que se buscaba en el rolleo de deuda de ayer provocó un efecto negativo en los mercados, ya que se presume que podría implicar una mayor emisión monetaria, que traerá como consecuencia más presiones inflacionarias.  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios