Base monetariaExclusivo Members

Subió la cantidad de pesos en circulación por compra de bonos del BCRA pero cayó en términos reales por un factor clave

La emisión de pesos generó otro crecimiento nominal de la base monetaria, pero se contrajo en términos reales por un instrumento del BCRA que cada vez toma mayor preponderancia

La Base Monetaria se contrajo nuevamente en términos reales en el último mes. Con sus instrumentos, el Banco Central pudo esterilizar parte del exceso de pesos, mientras el avance nominal que se registró obedeció en su totalidad a la emisión monetaria para asistir al Tesoro e intervenir en el mercado de deuda local.

Los registros oficiales indican que al cierre de junio la Base Monetaria se ubicaba en $ 5,88 billones, aunque promedió $ 5,6 billones durante el mes, lo que significó un avance nominal de 3,9% respecto a mayo, muy por debajo del 7% mensual que habría rondado el avance inflacionario, según estimaciones privadas.

Volvió la cautela a Wall Street y hay un dato clave hoy que puede derrumbar o salvar a los bonos argentinos

Ajustada por estacionalidad y a precios constantes, la Base Monetaria se habría contraído 4,7% mensual y 33% interanual. Respecto al PBI, estaría en 3,8%, lo que representa 0,2 puntos porcentuales por debajo del mes previo, por lo cual se mantiene en zona de mínimos desde la salida de la convertibilidad, de acuerdo con el Central.

El M2 privado, que comprende al circulante en poder del público y depósitos a la vista en pesos del sector privado no financiero, en términos reales y sin estacionalidad se habrían contraído 1,9%, explicado por la dinámica del circulante, ya que los depósitos a la vista se mantuvieron estables. Así, el agregado monetario acumula una baja de 10% en el año.

EXPANSIÓN NOMINAL


El 30 de junio, el Central giró al Tesoro $ 688.000 millones en concepto de Adelantos Transitorios, con el objetivo de que el Ministerio de Economía le comprara divisas para abonar el vencimiento que le debía al FMI. A esto se sumó la emisión de pesos para intervenir en la curva de deuda local, lo que generó la expansión nominal.

El resto de los sectores fueron contractivos y generaron la caída real. El fin del tipo de cambio diferencial para los exportadores de soja hizo que el Central volviera a ser vendedor neto de divisas en el mercado de cambios, por lo que pudo absorber u$s 207.000 millones, sumado a los $ 217.000 millones que captó la entidad a través de Leliq y Pases.

"La dinámica de junio no desentonó con lo ocurrido en el primer semestre: la expansión de la Base se explica por el financiamiento del Banco Central al sector público, y ante la caída sostenida de la demanda de dinero, la reabsorción de los excedentes vía pasivos remunerados y venta de divisas", señalaron los analista de LCG.

A la vez, resaltaron que la caída sostenida del M2, por debajo del promedio histórico, preocupa al reflejar una "demanda de dinero que no para de caer". y esperan que el stock de pasivos remunerados siga en alza para absorber liquidez, aunque desestiman que la dinámica se vuelva alarmante mientras el Tesoro refinancie su deuda local y la nominalidad misma evite mayores caídas en la demanda de pesos.

Temas relacionados
Más noticias de Inflación

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.