Caen bonos y dólar linked

Ante la incertidumbre, el mercado huye hacia las inversiones de mayor liquidez

Ante las debilidades en los bonos y en las acciones, los flujos van hacia los activos transaccionales, fundamentalmente a los fondos comunes de inversión money market (T+0).

Se está dando un proceso singular en el mercado local. Se observan debilidades prácticamente en todos los activos, ya sea en dólares como en pesos. ¿El motivo? Los inversores toman una postura de mayor cautela y buscan activos de corto plazo, lo cual explica en parte el aumento fuerte en los flujos hacia fondos de inversión de corto plazo (money market).

A la caída que vienen sufriendo desde hace meses los bonos en dólares y las acciones en pesos se sumó, en los últimos días, una tendencia a la baja de los bonos que ajustan por CER y los dólar linked.   

Si se observan los últimos 10 días, los bonos en dólares han retrocedido en promedio 6,5%. La parte media de curva CER evidencia una caída del 7% en promedio mientras que la parte más larga cae 6% desde su pico reciente. Por otro lado, la curva dólar linked también mostró un fuerte retroceso, perdiendo 8,5% el bono más corto y 5,4% el más largo, a 2022. Por el lado de las acciones, el Merval se encuentra sin cambios en el último mes, pero cae 4% en pesos desde su pico reciente de finales de marzo.

Por último, los ADR evidencian números mixtos. Caídas de 5,7% en Vista Oil, de 2,8% en YPF y de 2,2% en Grupo Supervielle. En cambio, acciones como Cresud, Loma Negra y Despegar ganan 23%, 21% y 13%. Pampa Energía y Corporación América también suben más del 12%. 

Todos los activos están bajo presiones propias pero comparten una tendencia de debilidad que los unifica. Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, destaca que hay una falta de drivers que alienten a los activos a moverse en una o en otra dirección.

"En lo que se refiere a bonos soberanos en dólares y acciones locales, desde Grupo SBS vemos que el escenario continúa marcando que el mercado sigue a la espera de un catalizador positivo que permita convertir estas valuaciones deprimidas en un punto de entrada atractivo", dijo.

Además el especialista agregó que "debido a que todo indicaría que el acuerdo con el FMI tendría lugar luego de las elecciones, el único impulso podría venir por el lado electoral con un resultado que motive una combinación de políticas macroeconómicas que apunte a la estabilización de la economía de forma consistente".

Cambio de expectativas

El cambio de expectativas de devaluación generó un movimiento abrupto en los bonos de pesos. Primero en los bonos dólar linked, y luego en los que ajustan por CER. El protagonismo que estos dos activos tuvieron en el último año fue excepcional, en un contexto de falta de instrumentos para colocar los pesos y en medio de un escenario de aceleración inflacionaria y mayores expectativas de devaluación. Sin embargo, en las últimas semanas se han visto debilidades en dichas curvas.

En la última semana de marzo, el ritmo de depreciación fue del 1,4% mensual, contra una tasa Badlar que sigue en 2,8% mensual y un ritmo inflacionario que en marzo todavía seguiría en niveles elevados, aunque con expectativa de descenso hacia adelante.

En cuanto a la dinámica negativa de la deuda en pesos, Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos, dice que los bonos dólar linked perdieron atractivo por el menor ritmo de depreciación mensual y porque se alejó la probabilidad de un ajuste discreto del tipo de cambio. A ello se le sumo que los activos CER tenían demanda para cobertura de tipo de cambio a través de sintéticos y además el mercado espera que se desacelere la inflación.

"Ante el riesgo de pérdida de paridad, muchos inversores se han retirado evaluando las alternativas de dolarizar carteras o quedarse en pesos con instrumentos no sujetos a volatilidad", sostuvo.

Un contexto de mayor cautela por parte de los inversores puede implicar un gradual aumento del volumen operado de dólar MEP y de contado con liquidación, y esencialmente un mayor volumen de inversiones que se canalizaron hacia los Fondos Comunes de Inversión, donde se destacó el crecimiento de los "Money Market" (suscripciones por $ 80.000 millones en los últimos 30 días) y de los fondos conservadores de tasa de interés (T+1), con suscripciones de así $ 20.000 millones en el último mes.

"Ahí entra en juego la banca, que recibió un flujo de depósitos y ha preferido canalizarlos hacia instrumentos del Banco Central. Entre Pases y Leliqs aumentaron sus tenencias en $ 260.000 millones durante marzo. La tasa es atractiva por su frecuencia de capitalización y porque no tienen riesgo de mercado", comentó Benítez. 

Sobre este punto, Jorge Viñas, head portfolio manager de AdCap Asset Management, remarca que el flujo se ha puesto muy defensivo y se ha concentrado en activos de muy corto plazo, fundamentalmente en fondos de money market y en cuantas bancarias.

"Vemos que el mercado ha tomado una postura de ´wait and see´, esperando a que haya algunas definiciones, en un contexto macroeconómico incierto. Si se da alguna señal más tranquilizadora en el frente macro, será ese material bisagra para identificar nuevas oportunidades en activos de deuda CER y quizá deuda en dólares. Caso contrario, si seguimos en un esquema inestable que se percibe como no sostenible en el mediano plazo, llegará un momento en el que se podría intensificar la compra del contado y volver a presionar sobre la brecha", advirtió el especialista.

Faltan drivers para activos en dólares

Si bien la falta de drivers es genérica a todos los mercados, existen cuestiones locales e internacionales que generan cambios de flujos en los activos. Hoy, en el plano doméstico, los inversores miran a las elecciones y a un posible acuerdo con el FMI, en paralelo con la segunda ola de Covid. Pero por ahora, ninguno de estos drivers se traduce en movimientos alcistas.

Martín Mansur, líder del área de productos de Banca Privada de Santander, cree que la baja en los bonos en dólares podría estar explicada por cuestiones globales mientras que la caída en los bonos que ajustan por CER está relacionada por una toma de ganancia puntual, tras el rally reciente.

"La reducción en los tipos de cambio bursátiles podría estar ligada a la entrada de dólares para el pago del impuesto solidario, cuyo primer vencimiento es el 16 de abril. La mejora en el contexto externo del país ayuda a la estabilidad de los tipos de cambio, sin embargo, el fuerte aumento de la tasa de interés de la parte media y larga en la curva de bonos americanos deriva en un contexto algo menos favorable para los mercados emergentes. Esto puede ser uno de los factores generales detrás de la caída de los bonos en dólares de los últimos días", dijo.

Por otro lado, agregó que en el caso de la curva CER, el reciente aumento de rendimientos podría estar ligada específicamente a factores técnicos. "Seguimos viendo valor en la curca CER", comentó Mansur.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios