Medida claveExclusivo Members

La Fed debe decidir qué hará con la tasa de interés, en medio de la implacable crisis que golpea a los bancos

El mercado pasó desde especular con un hike de 50 puntos básicos hasta una "no suba" en la reunión de marzo. Datos macro y debilidad en el sistema financiero hacen que la decisión de la Fed sea muy difícil de tomar.

En esta noticia

La atención en el mercado sigue estando centrada en el futuro de la política monetaria de la Reserva Federal y, en especial, en cuál será la próxima decisión esta semana sobre las tasas de interés, en medio de la crisis bancaria global que golpea a los bancos. 

Estas expectativas han tenido una inusual volatilidad en las últimas semanas. El mercado pasó desde especular con un hike de 50 puntos básicos hasta una "no suba" en la reunión de marzo. 

Datos macro y debilidad en el sistema financiero hacen que la decisión de la Fed sea muy difícil de tomar.

Cedear: Cuáles son las oportunidades generadas por la volatilidad en Wall Street

Nueva baja de los bonos: la deuda sigue en caída libre tras la suba de tasas del BCRA

Volatilidad en expectativas

El mercado especuló en los últimos días sobre la decisión de tasas de la Fed de la próxima semana como pocas veces visto.

El discurso del titular de la Fed, Jerome Powell, la semana pasada advertía que la Fed se preparaba para ser más agresiva de lo que esperaba el mercado.

En esa especulación, las chances de que el 22 de marzo suba la tasa en 50 puntos básicos se dispararon, esperando a la tasa terminal del actual ciclo de suba de tasas más cercana al 5,75% y 6 por ciento. 

Sin embargo, luego se dieron una sucesión de eventos que cambiaron sustancialmente la expectativa de ver una Fed más agresiva. En primer lugar, el crecimiento del desempleo al 3,6% y presiones inflacionarias provenientes de los salarios a la baja, redujeron en un principio las chances de ver una Fed hawkish.

Luego se sucedieron las quiebras de Sillicon Valley Bank (SVB) y Silvergate, junto con el rescate a Signature Bank, el rescate a First Republic Bank y la volatilidad en el sistema financiero global con la potencial caída de Credit Suisse y su posterior compra por parte de UBS. 

Finalmente, el dato de inflación mayorista publicado el miércoles, el cual cayó mucho más respecto de lo esperado permitió que las especulaciones sobre la suba de tasas sigan apuntando a la baja.

De esta manera, en cuestión de una semana, el mercado pasó de esperar a una Fed muy agresiva en los próximos meses, para esperar que suba la tasa una vez más y que luego comience a bajar la tasa en el segundo semestre de este año.

El primero de marzo, la expectativa de la tasa terminal de la Fed era de 5,7% y desde entonces comenzó a caer a 5,6% el 9 de marzo, 4,1% el 13 de marzo y 3,9% en la actualidad.

Hoy la tasa se ubica en el rango de 4,5% y 4,75%, por lo que el mercado espera ahora un pronto giro hacia una política más laxa y bajas de tasas de la Fed rumbo al tercer trimestre de este año.

Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, aclaró que la semana que pasó mostró una escalada en las tensiones financieras globales, que afectaron el pricing del mercado con respecto al sendero de tasas de la Fed hacia adelante.

"El colapso y posterior resguardo de los depósitos del Silicon Valley Bank por parte de la Fed llevó al mercado a descontar una tasa terminal muy por debajo de la semana previa, cuando el presidente de la Fed, Jerome Powell, había dejado sobre la mesa la posibilidad de un hike de 50pbs en marzo", dijo.

En ese sentido, considera que la Fed subirá en 25 puntos básicos la tasa.

"El mercado sobre reaccionó y que la robustez del mercado laboral junto a una inflación núcleo de servicios que se mantuvo firme en febrero llevarán a la Fed a optar por una suba de 25pbs la semana que viene. En tanto, los principales bancos de Estados Unidos dispusieron resguardar los depósitos del First Republic Bank, algo que limita el riesgo sistémico ante lo que podía ser otra situación de estrés financiero", detalló.

Desde el banco de inversión ING estimaron que la Fed subirá 25 pb la tasa y que comenzará a bajarla en el segundo semestre de 2023

"Si bien el curso de acción más prudente puede ser hacer una pausa y digerir las consecuencias de los problemas bancarios regionales, la Reserva Federal se centra en la inflación y buscará subir 25 pb si las condiciones lo permiten. Dado que los costos de endeudamiento más altos y el acceso reducido al crédito pesarán sobre el crecimiento y la inflación, seguimos esperando recortes de tasas en la segunda mitad de este año".

Desde Criteria remarcaron que sin dudas, este condimento adicional en el sistema financiero vuelve más complejo el desafío de la FED.

"Las expectativas de que la FED aumente su tasa de referencia en 50 pb se esfumaron en las últimas jornadas. A su objetivo de inflación se le suma de corto plazo cuidar la salud del sistema financiero, evitando el riesgo sistémico", comentaron.

Además agregaron "que la inflación descendente pero elevada, y los datos sólidos del mercado laboral obligaron a la FED a seguir un sendero agresivo de mayores subas de tasas de interés. Sin embargo, tras la tensión en el sistema financiero se agrega un desafío adicional, evitar el contagio que pueda crear una crisis bancaria de mayores proporciones".

Sin condiciones para más agresividad

Un sistema financiero que cruje no genera las condiciones necesarias para que la Fed suba la tasa, sino más bien todo lo contrario.

Cuando el sistema financiero comienza a tensarse o se dan quiebras en los bancos, la decisión de política monetaria típica de un banquero central es la de bajar las tasas rápidamente.

 Sin embargo, hoy la Fed no puede hacer eso (como lo hizo en 2008), ya que existe una elevada inflación de fondo.

Bajar la tasa rápidamente para calmar la tensión en el sistema financiero, sería también, alentar a que la inflación vuelva a acelerarse, lo cual alejaría a la reserva Federal a lograr el objetivo del 2% de inflación.

De esta manera, la crisis en el sistema financiero y la quiebra de SVB complica la decisión de tasas de la Fed.

Los analistas de Schroders advirtieron que el colapso de SVB demuestra cómo las tasas de interés en aumento están descubriendo debilidades que antes estaban ocultas por el entorno de tasas bajas.

Keith Wade, economista jefe y estratega de Schroders, dijo que, si bien para la próxima reunión se esperaba un aumento de 50 puntos básicos en medio de una inflación aún elevada, la quiebra de SVB puede cambiar eso.

"La Fed estará dispuesta a no empeorar la situación actual y, por lo tanto, podría retirarse del ajuste monetario significativo. Sin embargo, la diferencia entre ahora y la crisis Financiera global es que la inflación es un problema. Eso restringe lo que puede hacer la Fed, dado que el enfoque clave debe ser llevar la inflación de vuelta a la meta", explicó.

Martin Polo, estratega jefe de Cohen, entiende que la combinación de una economía con signos de recalentamiento con riesgos de liquidez en el sistema financiero, hacen más desafiante la decisión que tome la Fed en cuanto a la suba de tasas de interés.

"Sin dudas, el evento de SVB agrega incertidumbre dado que un ajuste más agresivo podría traer mayores complicaciones al sistema financiero y temores sobre el riesgo sistémico. Por el momento, creemos que la Fed priorizaría la lucha contra la inflación y que subiría la tasa en 25 puntos básicos", dijo.

Además, remarcó que "volver a acelerar la suba iría en contra de la credibilidad sobre el diagnóstico de la entidad, ya que en los últimos dos meses no tuvo un evento extraordinario que justifique un cambio de escenario".

Finalmente, desde Balanz coinciden en que los eventos iniciados en Silicon Valley Bank y otros bancos regionales llevaron a una muy fuerte recalibración en las expectativas de ajuste monetario, no solo de la Reserva Federal, sino de otros bancos centrales también.

"Entre el jueves 8 y hoy, las tasas del tesoro mostraron una caída importante que tuvo como correlato que el mercado bajara significativamente la proyección de tasa de política monetaria terminal de la Fed para 2023. Al 8 de marzo, el mercado incorporaba una tasa terminal de 5,75% en julio, mientras que, a hoy, dicha expectativa de tasa terminal se movió a 4,95% en mayo", detallaron.

En otras palabras, sostuvieron que "estos movimientos llevaron a que el mercado incorpora cortes de 75pbs en la tasa de política monetaria entre junio y diciembre de este año, algo que parece probable sólo en un escenario de contracción económica más bien inminente".

Temas relacionados
Más noticias de FED

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.