OptimismoExclusivo Members

La deuda argentina esquiva el mercado bajista de bonos a nivel global

Los títulos de deuda global tienen su mercado bajista más pronunciado y prolongado en su historia. En este contexto, los bonos argentinos evitaron el mercado bajista y desde 2022 comenzaron un bull market. Los analistas siguen viendo potencial alcista en los títulos locales.

En esta noticia

El índice de bonos a nivel global cae 17% desde sus máximos y lleva 44 meses seguidos a la baja. Esto implica que los títulos de deuda global tienen su mercado bajista más pronunciado y prolongado en su historia.

En este contexto, los bonos argentinos evitaron el mercado bajista y desde 2022 comenzaron un bull market.

Los distintos tramos de la curva suben más del 100%, el riesgo país cae y los analistas siguen viendo potencial alcista mayor en los títulos locales.

Los bonos suben más que las acciones y hay cautela sobre el futuro de la BolsaLa Fed pone paños fríos: por qué aún no está preparada para bajar las tasas

 Mercado bajista en bonos globales

El mercado de bonos a nivel global está transitando uno de sus peores mercados bajistas en la historia.

El bear market en los bonos comenzó en agosto de 2020 y acumula una merma de 17,2% desde entonces.

Desde agosto de 2020 ya pasaron 44 meses, por lo que el mercado bajista en el índice de bonos es el más pronunciado desde 1976.

El segundo mercado bajista más pronunciado fue el de 1979, cuando el índice llegó a caer 12,7%, seguido luego por el de 1990, en el que cayó 9%.

En cuanto a la extensión, el segundo mercado bajista más largo fue el de 1980, cuando los bonos transitaron 16 meses en un bear market, seguido luego en el mercado a la baja de mayo de 2013, en el que los bonos cayeron durante 12 meses consecutivos.

El bear market de los bonos está íntimamente relacionado con la dinámica en los bonos del mercado americano.

Estos se han movido en base a lo que podría llegar a ocurrir con la política monetaria de la Fed.

Las tasas de interés de los bonos del tesoro americano iniciaron una fuerte suba en 2022 cuando se empezó a especular con el inicio del ciclo de suba de tasas de la Fed.

Esta suba de tasas en los bonos del tesoro americano perduró hasta el último trimestre de 2023, cuando el mercado comenzó a vislumbrar el fin de suba de tasas de la Fed e inicio de ciclo de relajación monetaria.

La suba en los rendimientos de los bonos del tesoro americano fue en línea con el aumento en las tasas de interés de EE.UU., ya que la Fed llevó la tasa del 0% al 5,5% actualmente.

En medio de toda esa suba de tasas de los bonos del tesoro americano, el índice de bonos de global (AGG) acumuló una merma del 23% hasta fin de 2022, y opera ahora con una merma del 19% desde sus máximos de 2020.

Los bonos de grado de inversión, de bonos de alto rendimiento y los índices de deuda a nivel global también operaron a la baja durante todo este periodo, acompañando a la dinámica de la renta fija americana.

Esto quiere decir que el índice de bonos global todavía se mantiene en un terreno de mercado bajista.

Argentina evita el bear market global

En este contexto, la dinámica de los bonos argentinos es sorprendente ya que pudo evitar el mercado bajista.

El fuerte rally de los bonos argentinos desde mediados de 2022 hasta la fecha permitió que la deuda pueda volver a máximos históricos.

Desde mediados de 2022 a la fecha el Global 2029 sube 184%, mientras que el Global 2030 avanza 172%.

Los bonos del tramo medio suben 129% y 93% desde 2022 a la fecha, mientras que los bonos más largos a 2041 y 2046 ganan 82% y 142% respectivamente desde junio de 2022 a la actualidad.

De esta manera, los bonos a 2029, 2030 y 2046 se ubican en máximos históricos, mientras que los títulos a 2035, 2038 y 2041 operan 5% debajo de sus máximos históricos que coinciden con los valores de salida tras el canje de deuda en septiembre de 2020.

El hecho de que los bonos se hayan despegado de la dinámica de bonos global implica que los títulos de deuda local se han movido fundamentalmente por factores locales.

Según Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, el 61% del rendimiento promedio de los bonos argentinos está explicado por factores locales.

Los otros componentes de la tasa en dólares de los bonos argentinos incluyen un 17% que está ligado al riesgo latinoamericano y un 22% atado a la tasa libre de riesgo internacional, es decir, a los bonos del tesoro americano.

Entre los factores locales que explicaron el rally de los bonos se dieron primero en el cambio político y la llegada de un Gobierno más pro mercado como el de Javier Milei.

En segunda instancia, una vez que Milei ganó las elecciones, el mercado comenzó a convalidar las medidas que tomó el Gobierno que apuntan a estabilizar la macro, teniendo al ajuste fiscal como ancla fundamental.

Además, tras la devaluación de diciembre, el BCRA compró más de u$s 11.000 millones de reservas, algo que también permitió una mejora en los títulos ya que redujo la probabilidad de default en los bonos.

Los analistas de Grupo SBS explicaron que el fuerte rally en general para los Globales obedeció principalmente al rumbo económico anunciado por el nuevo gobierno, con foco en la consolidación de cuentas públicas y de la intención de normalizar los múltiples desequilibrios de la macroeconomía argentina.

Además, agregaron que las mayores subas para el tramo corto tuvieron como driver una percepción de una mayor probabilidad de pago sobre los próximos vencimientos de amortización de estos bonos por parte de los inversores.

Por su parte, los analistas de Adcap Grupo Financiero dijeron que desde el llamado al diálogo con el "Pacto de Mayo" que tuvo lugar el 1 de marzo en la apertura de las sesiones del Congreso, los Bonos Soberanos subieron más de 15% en dólares.

Además, remarcaron que las variables económicas favorecieron una mejora mayor en los bonos.

"La administración de Javier Milei continúa exhibiendo victorias relevantes en términos financieros: febrero arrojó el segundo superávit financiero y la inflación continúa desacelerando. Los inversores, tanto locales como extranjeros, siguen entusiasmados por la aparición de un líder dispuesto a asumir los costos políticos, una verdadera novedad", sostuvo.

Potencial alcista en bonos argentinos

La gran duda actualmente es si los bonos pueden seguir escalando hacia niveles superiores.

Los analistas siguen creyendo que el potencial alcista se mantiene intacto debido a que se especula con que el gobierno va a ser efectivo en la normalización de la macro y la continua acumulación de divisas en el mediano plazo.

Hacia adelante, desde Grupo SBS se mantienen optimistas sobre los bonos argentinos.

"Aun considerando el muy importante rally, seguimos viendo a los Globales como el activo argentino que presenta la mejor relación riesgo-retorno, por una serie de motivos, aunque lógicamente no exentos de riesgos. Por el lado optimista, aun luego de las subas, las paridades de los Globales siguen bajas y las tasas distan de ser las de un crédito de un país cuya economía está normalizada", comentaron desde Grupo SBS.

Gracias a la fuerte suba de los bonos, el riesgo país pudo perforar los 1400 puntos, alcanzando su menor valor desde 2020.

Esto implica que las tasas de los bonos también se desplomaron.

Los rendimientos de los globales hoy oscilan entre un 17,9% (GD41) y 25,9% (GD29), mientras que en los Bonares varían entre 18,2% (AL41) y 28,5% (AL29), por lo que de a poco los rendimientos van comprimiendo, y así aproximándose a las curvas de deuda de países que hoy sirven de referencia.

El siguiente paso es que los bonos sigan comprimiendo y que en algún momento tome forma de una curva normal, es decir, con una pendiente positiva.

Para eso probablemente el mercado le pida mayores avances en los resultados económicos y la acumulación de reservas.

De esta manera, se proyecta que los bonos podrían pasar a cotizar con tasas similares a créditos con riesgo parecido al local.

Actualmente, la deuda de Ecuador rinde 20%, mientras que otros países con calidad crediticia similar a la de Argentina operan con tasas sustancialmente menores al casi 30% que rinde la deuda local.

Países como El Salvador, Mozambique, Paquistán Egipto, Nigeria, Angola, Bahamas, operan con tasas de 9% y 12%.

Otros países como Uruguay, Turquía, Paraguay, Brasil, Omán, Perú o Chile rinden entre 5% y 10%.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores explicó que el primer paso para una normalización es un aplanamiento de la curva, lo que favorecería principalmente al AL30, GD29 y GD30.

"Un aplanamiento de la curva hacia el instrumento con menor rendimiento generaría un upside de precios de 20-22% en el tramo corto de la curva, 6,5% a 7,7% para los 2035 y 2038 y un rendimiento prácticamente nulo para los 2041 y 2046. Creemos que ese es el primer paso necesario en el camino de normalización que está recorriendo la curva de Argentina, razón por la cual seguimos priorizando AL30 y GD29", explicó.

Por otro lado, agregó que una convergencia a los créditos "B" favorecería a instrumentos con mayor convexidad como GD35, aunque pensamos un trade por etapas.

"Un escenario donde la curva de Argentina converge hacia la mediana de los créditos calificados como "B" por S&P Global Ratings generaría retornos directos en torno al 49% para el tramo corto, 63% para los 2038 y 2041 y 71% para el GD35", sostuvo. 

Temas relacionados
Más noticias de Deuda

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.