INFLACIÓN

El preocupante dato de cuánto ahorran en Estados Unidos

La inflación y la suba de tasas en Estados Unidos hizo desplomar la capacidad de ahorro de los estadounidenses. Cuáles son los números que inquietan al mercado

La alta inflación en EE.UU. provocó que la Reserva Federal tenga que aplicar la política monetaria contractiva más agresiva en más de 40 años.

Tanto la inflación como la suba de tasas de la Fed están afectando la capacidad de ahorro de los norteamericanos.

La Reserva Federal busca generar una recesión para bajar la inflación. De alguna manera, esto ya lo está logrando ya que los estadounidenses cada vez pueden ahorrar menos.

Negocian swap por u$s 10.000 millones con Brasil para pagar importaciones

Oxígeno en las reservas: el Gobierno festeja la caída de pagos con tarjeta y de importaciones

Menos ahorro de los NORTEamericanos

Estamos viendo que tanto la inflación, como el aumento de las tasas golpean el bolsillo de los estadounidenses.

La inflación le quita ahorros al norteamericano promedio ya que sus ingresos no acompañan la suba de precios.

Por otro lado, la suba de tasas de la Fed afecta a la tasa de interés de las hipotecas y de las tasas bancarias, haciendo que el crédito sea más caro y que, por lo tanto, el norteamericano tenga que pagar más por su financiamiento.

Estos factores terminan afectando su capacidad de ahorro. De hecho, hoy los estadounidenses tienen la menor capacidad de ahorro desde el primer lustro de siglo.

Hoy los estadounidenses logran ahorrar entre el 3,1% de sus ingresos disponibles, siendo el más bajo desde 2005 y 2006.

También los números de ahorro en EE.UU. actuales son menores a la mitad del promedio de largo plazo, el cual se ubica en el 9% de sus ingresos disponibles.

Los analistas de True Insights dijeron que a pesar de que la inflación se ha disparado, los consumidores estadounidenses siguen dispuestos a gastar, confirmado por el hecho de que las ventas minoristas de octubre en EE.UU. fueron mejores de lo esperado.

Sin embargo, advirtieron que el mayor consumo está siendo respaldado artificialmente por el desahorro, y, en menor medida, más deuda de tarjetas de crédito.

Además, agregaron que el problema es que en el 3,1%, la tasa de ahorro no tiene espacio para bajar más.

"Es importante tener en cuenta que más de la mitad de los ahorros excedentes generados durante la pandemia ya se han agotado. Las familias de ingresos medios y bajos ya han gastado la mayor parte de estos ahorros excedentes, con la mayor parte de los ahorros restantes en los bolsillos de los ingresos más altos", dijeron.

Alta inflación y tasas más altas

A la hora de explicar las causas por las cuales los estadounidenses ahorran menos, hay que centrarse en la dinámica inflacionaria americana y la respuesta de la Fed para bajar la misma.

Actualmente estamos frente al ciclo de contracción monetaria más agresivo desde los años 80´.

La Fed aplicó cuatro subas de 75 puntos básicos de manera consecutiva, ubicándola en el rango de 3,75% al 4% con el objetivo de poder enfriar la economía y restar presiones inflacionarias.

El mercado festejó que los últimos datos de inflación fueron a la baja, tanto el índice de precios al consumir (CPI) como al productor (PPI).

El problema está en que no todos los estadounidenses están en condiciones de acompañar la inflación, lo cual termina afectando su capacidad de ahorro.

Riesgos recesivos

Lo que busca la Fed en definitiva es poder enfriar la economía, es decir, llevar a la macro hacia una recesión. 

Cuando la pendiente de la curva es negativa, esto implica que el mercado espera riesgos recesivos de corto plazo.

Esto es así ya que el mercado ve más riesgos en el corto (por eso les pide más tasa a los bonos más cortos), que en el mediano y largo plazo.

De esta manera, actualmente, la tasa de los bonos del tesoro americano a 2 años y los bonos del Tesoro a 10 años operan con un diferencial negativo de 72 puntos básicos.

Esto quiere decir que la curva muestra una inversión muy pronunciada y que el mercado ve riesgos recesivos ya que espera que la suba reciente de la Fed, así como las alzas que están por venir, puedan causar un efecto negativo en la economía, que es lo que en definitiva busca la Fed que ocurra para bajar la inflación.

Los analistas de Criteria remarcaron que los mercados incorporan un escenario de tasas más altas y durante un tiempo más prolongado, a medida que la inflación se vuelve una problemática difícil de erradicar.

En ese sentido, agregaron que, "como consecuencia de tipos de interés más restrictivos, asoma el riesgo de una recesión en EE.UU., un factor que es capturado en la inversión de la curva de rendimientos de los bonos del Tesoro de ese país".

Debido al aumento en las tasas de interés de la Fed, las probabilidades de recesión se dispararon.

El índice de probabilidad de recesión de Bloomberg es actualmente el 62%, siendo el más alto desde 2020.

George Brown, economista de Schroders, advirtió que luce optimista pensar que se puede evitar una recesión a la vez que advierte que cualquier posibilidad de un aterrizaje suave se ha evaporado.

"Creemos que se necesitará una recesión para controlar la inflación y pronosticamos que la economía de EE.UU. se contraerá alrededor de 1% en 2023. Subir las tasas a alrededor del 4% debería ser suficiente para hacer el trabajo y hay señales de que las condiciones financieras más estrictas están comenzando a tener un impacto", dijo.

Además, remarcó que, una vez que la economía esté firmemente en recesión, no nos sorprendería ver que el enfoque de la Fed vuelva a tornarse laxo para apoyar el crecimiento económico.

Por ahora, Brown esa posibilidad la ve lejos.

"Cualquier pivot probablemente todavía esté muy lejos. Mientras la inflación siga siendo inconsistente con el mandato de estabilidad de precios de la Fed, está claro que el Comité seguirá subiendo las tasas hasta que la inflación vuelva a estar bajo control", advirtió.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.