Píntalos de verde

Grandes fondos presionan a las empresas para involucrarse con el medio ambiente

Liderados por BlackRock de Larry Fink, exigen a las compañías donde tienen participación accionaria para que adopten medidas más eficaces para luchar contra el calentamiento global

Si una de las grandes noticias de este primer trimestre de 2021 fue el anuncio del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, confirmando el regreso de su país al Acuerdo de París, los grandes fondos de inversión no parecen dispuestos a quedarse atrás.

Con esta medida, el flamante mandatario, de poco más de dos meses en el cargo, echa por tierra la política medioambiental de su antecesor, Donald Trump, opuesto a tomar acciones concretas contra la crisis climática. Biden envía, además, una potente señal a la economía estadounidense y a los mercados financieros respecto de que las empresas también van a tener que involucrarse a fondo en el objetivo de alcanzar cero emisiones para el año 2050.

Pero si al gobierno de Biden le hacía falta una ayuda desde el mundo corporativo, ésta acaba de llegar como si fuera el Séptimo de Caballería. Es que los grandes fondos de inversión ya avisaron a las compañías en las que tengan una participación accionaria que las van a presionar para que adopten medidas más eficaces para luchar contra el calentamiento global.

Pesos pesados liderados por el gigante BlackRock, el fondo más grande del mundo (con un portfolio de activos de u$s 8600 millones), que adoptó una posición muy dura durante la reestructuración de la deuda argentina, comenzaron a mostrar cuál va a ser uno de los temas principales de las asambleas generales de accionistas en 2021. Si durante el año pasado, el compromiso de las empresas con el recalentamiento global empezó tímidamente a ser tratado, este año promete convertirse en una cuestión más caliente.

De hecho, Larry Fink, CEO de BlackRock, mostró el tono en su tradicional carta anual a los ejecutivos de empresas de fines de enero pasado. "Creo que la pandemia provocó una crisis existencial tan grande, un reconocimiento tan tangible de nuestra fragilidad que, al mismo tiempo, nos obliga a asumir con mayor fuerza el desafío mundial que representa el cambio climático y a pensar la manera en que, al igual que la pandemia, puede afectar nuestras vidas", expresó en la misiva.

Si el mensaje no había quedado lo suficientemente claro, hace tres semanas el fondo insistió sobre el tema en un documento de cinco páginas. "Esperamos de todos los miembros de los consejos de administración que dominen suficientemente los riesgos climáticos y la transición energética, antes que delegar este tema a un único administrador experto en medio ambiente", decía el trabajo.

MODELO COMPATIBLE

Con esta presión amistosa, lo que busca BlackRock es conseguir que las compañías más contaminantes empiecen a hacer públicos todos sus datos de emisiones.

"Los invitamos a publicar un plan indicando de qué manera su modelo de negocios será compatible con una economía con huella de carbono cero", indicaron.

En caso de no respetar la voluntad del fondo de inversión, sus directivos amenazan con votar en contra de los administradores de estas firmas en las próximas asambleas generales.

Pero la postura de Fink a favor del cuidado del medio ambiente no es la única dentro del mundo financiero. Recientemente, una carta abierta publicada durante el Foro Económico de Davos por parte de los 83 altos ejecutivos de la organización "Alliance of CEO Climate Leaders" reclamó el mismo nivel de compromiso de las compañías.

"Es vital que la comunidad empresaria asuma un papel de liderazgo claro, estableciendo una gran ambición en sus propias áreas, dando forma a los aspectos prácticos de la implementación y defendiendo las políticas que apoyan la transformación requerida de la economía global", demandaron en la carta.

Ya el año pasado, Fink se había comprometido en su carta anual a no invertir más en aquellas empresas que obtuvieran "más del 25% des ganancias a partir de la producción de carbón térmico".

Sin embargo, no son pocos en el sector que critican el doble discurso de BlackRock. De acuerdo con una evaluación realizada por la ONG ShareAction, especializada en promover las inversiones responsables, entre septiembre de 2019 y agosto de 2020, solo en un 12% de asambleas generales el fondo de inversión votó a favor de propuestas de accionistas beneficiosas para el medio ambiente.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios