Innovación

Llevar los beneficios de las cripto a las finanzas, la apuesta 'contra viento y marea' de una empresa argentina

Los dos grandes verticales del mundo financiero por fuera de los bancos, las fintech y las cripto, buscan una alianza improbable para hacerle frente a un mercado cada vez más competitivo.

Los dos grandes sectores que están movilizando a las finanzas desde los verticales menos tradicionales son, sin dudas, las fintech y las criptomonedas. Las fintech son, esencialmente, empresas que se apalancan en tecnología para ofrecer servicios de finanzas de manera más eficiente y con una mejor experiencia de uso, muchas veces a través de aplicaciones y sin la necesidad de atender a la presencialidad.

Esta flexibilidad les redundó en más de u$S 15.000 millones en inversiones en toda la región, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en un informe que toma datos de todo el año pasado. Hoy, en la región, existen casi 2500 empresas de este tipo de las cuáles la Argentina representa el 11%.

El mercado cripto también crece a la par de las fintech. Pero no solo desde el segmento de compra venta de criptomonedas y de inversiones especulativas, sino desde servicios disruptivos que buscan hacerse un lugar allí donde las fintech se "quedaron cortas". Se trata de mover capital sin brokers, bancos ni intermediarios, fiel al espíritu líquido y descentralizado del mundo digital. De esto se encargan las nuevas Finanzas Descentralizadas o DeFi, por su acrónimo en inglés.

Se entiende por DeFi a las soluciones que agrupa inversiones, custodios, criptomonedas y stablecoins, futuros, exchanges descentralizados, lending o préstamos descentralizados y piscinas de liquidez entre otros. Son productos similares a los tradicionales pero basados en tecnología criptográfica. 

La piedra angular son los contratos inteligentes, piezas de código autoejecutables que se disparan cuando se cumplen ciertos parámetros contractuales, solo que sin la intervención de terceros, sino a través de la programación. A su vez, estas tecnologías pueden apilarse entre sí, generando servicios cada vez más y más complejos,  smart contracts que se disparan por precios de derivados, por consenso, por tasa crediticia o por algoritmos de trading. En octubre de 2020 había u$s 11.000 millones depositados en protocolos DeFi. Un año después la cifra ya se ubicaba por encima de los u$s 100.000 millones.

Las fintech, a su vez, tienen su negocio repartido en diferentes servicios y productos. Según el informe, el 25% del mercado es pagos y remesas, mientras que el segmento "préstamos digitales" representa el 19% y crowdfunding un 5,5%. A estos segmentos le siguen las Plataformas de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras (15%) y Gestión de Finanzas Empresariales (11%). Es decir que la gran mayoría de las fintech hoy se dedican a los pagos pero están intentando abrir su juego.

Aquí es donde un grupo de argentinos ve la oportunidad de combinar ambos sectores. 2PI Network es una empresa que desarrolló un protocolo de asset management decentralizado vía API de código abierto, para que cualquier fintech pueda integrarse con su protocolo DeFi, que se encuentra construido sobre otros múltiples protocolos como AAVE, Curve y Balancer, etcétera

Esto quiere decir que, ahora, las empresas de finanzas digitales pueden ofrecer a sus usuarios e integrar a sus carteras propias las funciones del mundo de los servicios financieros DeFi, sin tener que lidiar con las grandes complejidades técnicas y de seguridad. La empresa se encarga de realizar todo el servicio de integración, compliance y más, mientras que las fintech pueden aprovechar los diferenciales del mundo cripto y descentralizado.

"Las fintech tradicionales operan sobre el sistema financiero bancario, las DeFi operan sobre blockchains de forma global y a toda hora, lo que genera exponencialmente más oportunidades y hace el sistema más eficiente. Produce nuevos subsistemas económicos sobre cada blockchain, y genera nuevas oportunidades para ofrecer productos y servicios diferenciales que serían imposibles de tener sin estas tecnologías", explica Mauricio Vélez, CEO y cofundador de la compañía.

"Las DeFi conforman un sistema más eficiente en tiempo y costos, y por ende generara un mundo de oportunidades nuevas a las fintech que en lo general operan bajo el sistema financiero tradicional. Vemos que de esta manera estarían complementándose ambos modelos"; agrega Vélez, que aclara que la empresa trabaja con protocolos como AAVE, mStable o Curve, que son esencialmente piezas de código informático que permiten invertir en diferentes mercados cripto, con diferentes niveles de riesgo y compensación. 

En el caso de AAVE, se trata de una tecnología que permite tomar y ofrecer préstamos de dinero, pero los precios dentro de la plataforma son definidos de forma algorítmica tomando en cuenta la demanda y oferta de los activos

Son mercados automatizados de dinero. Esto les permite a los usuarios invertir dinero en ofrecer liquidez al mercado y ganar ciertos intereses por ese riesgo. A su vez, la regulación del mercado se da por contratos inteligentes, que son programas autoejecutables que no dependen de una entidad central, sino de ciertas reglas claras de comportamiento. 

Esta tecnología es la que permite a estos protocolos ofrecer retornos muy tentadores, de hasta el 25% o más, en cripto, de manera anual. "A nivel productos, existen servicios de money market, derivados, préstamos sin colateralización, streaming liquido de dinero para pago de servicios SaaS y salarios, entre otros", enumera Vélez, cuya empresa se dedica a integrar a las fintech a este mundo.

En un mercado cripto que se volvió más conservador tras la caída de Luna, ¿existe seguridad en integrar estos productos a un esquema tradicional de finanzas? "Lo interesante de operar sobre blockchain rails es la transparencia y trazabilidad. A nivel riesgo, hoy existen protocolos de Insurance que permiten asegurar operaciones sobre protocolos y por ende disminuir el riesgo. Los grandes riesgos del sistema están relacionados a hackeos de protocolos, y en un mundo donde se construye en modo ‘legos' -protocolos que dependen de otros protocolos- el riesgo sistémico es importante, por ende, uno debe entender lo máximo posible esos posibles riesgos y buscar mitigarlos", subraya Vélez.

"A nivel regulaciones, al ser una industria global entendemos que va a ser un largo camino para los reguladores, pero la industria se está anticipando y hoy hay los players que están buscando puentes entre ambos mundos trabajan con compliance y elementos de KYC/AML", agrega.

Hoy hay un mercado de cuatro millones y medio de usuarios en DeFi a nivel global, de los cuales Argentina representa una cantidad no menor si se toma en consideración que el país es uno de los más activos en temas cripto a nivel regional. 

A medida que se recrudece la competencia con los bancos, que cada vez integran más tecnología a su oferta, las fintech pueden encontrar en cripto a un aliado poderoso. Haciendo uso de las DeFi, pueden ofrecer aquello que los bancos, por ahora, solo miran de lejos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios