Deuda argentina

El extraño caso del bono casi extinto que vale más que los emitidos en 2020

El Bonar 2024, que fue canjeado casi en su totalidad y prácticamente no tiene volumen, se ubica por encima de los u$s 44, unos 7 dólares por arriba del AL30, su sucesor. Algunos operadores aún lo utilizan para un rulo.

Desde que Argentina reestructuró su deuda externa en dólares hasta hoy, los bonos soberanos perdieron bastante terreno y, a pesar de las mejoras de las últimas semanas, se suelen ver rendimientos que van del 16% al 20%. Un dato que ilustra lo bajos que están los precios es que un bono casi extinto tiene mayor valor que los surgidos luego del default.

Se trata del Bonar 2024 (cuyo ticker es AY24) que hasta julio del 2020 era el instrumento más tradeado de la plaza porteña y el más utilizado para las operaciones de MEP y contado con liquidación. 

Actualmente el AY24D (especie en dólares) cotiza en torno a los $ 44,80 mientras que el AL30D (el más utilizado de los nuevos) pulula en torno a los u$s 37,67, si se toma la cotización de mercado de ByMA.

Gentileza de Juan Manuel Fernández Parga y de Gustavo Lucioni. Actualizado al cierre del 8 de junio de 2021.

¿Cuál es el motivo para que un instrumento con casi nula liquidez valga más que títulos que se compran y venden día a día? "El AY24D quedó un poco caro, porque existe la oportunidad de canjearlo por el Boncer 2026 (TX26, bono que ajusta por pesos e indexa por inflación)", explicó a este medio Gustavo Lucioni, analista y docente de Clave Bursátil.

Fuentes del Ministerio de Economía señalaron que sigue abierto el mecanismo previsto por la Resolución 540/2020 para canjear este bono. 

"Durante este mes, se puede cambiar entre el 27 de mayo y el 30 de junio, por bonos en dólares (AL30/AL35/AL41) o bien por el Boncer 26 (TX26) o 28 (TX28)", ampliaron. 

Según los últimos datos, del AY24 queda un saldo remanente de 53 millones de nominales, aproximadamente. Por ese entonces, el porcentaje de aceptación de canje por parte de los tenedores llegaba al 99,41 por ciento. 

"Cada tanto, cuando se abre un spread o alguien vende algo de esos bonos defaulteados, hay gente que se fija y los arbitra contra las posiciones del TX26 y el TX28", sostuvo Pedro Siaba Serrate, estratega de renta fija en Portfolio Personal Inversiones.

Al explicar este "rulo", Siaba Serrate añadió: "Lo que hacen unos pocos inversores es vender TX26, comprar AY24 y chequear contra las relaciones de canje. A precios actuales, puede dar más o menos un 2% bruto de retorno directo en pesos. Al final del arbitraje se quedan nuevamente con el TX26".

Siaba Serrate enfatizó que hay muy poca "liquidez" en este bono y destacó que más cerca de las fechas de canje se puede conocer con mayor precisión el retorno que otorga este rulo.

En tanto, el estratega de renta fija de Cohen Aliados Financieros, Tomás Ruiz Palacios, consignó: "Quizás a alguna persona que no entró al canje de 2020 le terminó saliendo bien. Partimos de la base que el AY24 ya había pagado amortización de capital, por lo que cuando vos entrabas al canje te daban menos nominales".

Según estimaciones de Ruiz Palacios, y tomando en cuenta que se había pagado capital por una sexta parte del bono, "si entraste al canje con AY24 y te quedabas en AL30 hoy tendrías más o menos u$s 28 por cada 100 nominales, mientras que el AY24 por mercado está valiendo alrededor de 44 dólares".

De todas formas, especificó que al no estar "performing", no tiene sentido comprar hoy un Bonar 2024, "que está operando alrededor de 25 mil nominales por día, lo cual es muy poco".

Al igual que sus colegas, Ruiz Palacios sostuvo sobre el valor actual: "El precio es por unos canjes que se estuvieron dando con el TX26, que le ponen el piso. Por eso se da este desfasaje con el resto de los bonos".

En tanto, desde el equipo de Rava Bursátil  afirmaron: "El porcentaje que no ingresó en los canjes es pequeño. Esto produce ruedas que por momentos no tienen fuerza y generan puntos notables, como el ruido que existe entre las cotizaciones, con spreads amplios y con dificultades para ejecutar una operación a precio limpio". 

Y añadieron: "Tiene momentos en que el restante de deuda es estimulado por un arbitraje ante un cronograma de canjes por bonos CER (TX26), que motivan a sacar AY24 de circulación".

Por último, desde Rava sentenciaron: "Es cierto que las subas post reestructuración fueron a contramano de los nuevos bonos, pero no habría que dejarse llevar por ciertos datos técnicos que quedan distorsionados. Hablar de AY24 es hablar de un flujo con rentas y amortizaciones pasadas que fueron pagadas en parte. Y, por delante, queda saber que lo que resta no se va a pagar luego de un canje de deuda local que le puso un punto casi final". 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios