Una carta dorada

El CEO del mayor banco de los Estados Unidos anunció una era de prosperidad

Jamie Dimon, líder del JP Morgan Chase, presentó, en su carta anual a los accionistas, un panorama que anticipa un boom económico hasta 2023, tras el final de la crisis sanitaria

Si a primera vista se podría hablar de "pensamiento mágico" (o "wishful thinking", como se diría en inglés), la carta que acaba de publicar Jamie Dimon está completamente alejada de ello. Es que el CEO del JP Morgan Chase, el mayor banco de Estados Unidos por nivel de activos, anunció el inicio de una era de prosperidad para la economía estadounidense, a medida que el país emerge de la pandemia de coronavirus.

Es que resulta cuanto menos audaz hablar de un boom económico en ciernes, que además duraría hasta 2023, cuando todavía se cuentan las bajas provocadas por la crisis sanitaria.

Pero la carta anual dirigida a los accionistas de la entidad, un evento muy esperado para esta época del año, llega con excelentes noticias para los inversores, desde el punto de vista del alto ejecutivo bancario.

En la visión de Dimon, Estados Unidos cuenta con varios ases en la manga para que la reactivación y el crecimiento económico sean sustentables en el tiempo. Entre los puntos a resaltar por el CEO del JP Morgan Chase, los más destacables son el plan de vacunación masiva (un tercio de la población ya recibió la primera dosis), el plan de obra pública de u$s 2,3 billones lanzado por el presidente Joe Biden y la elevada tasa de ahorro de las familias estadounidenses con que hoy cuenta el país.

En la visión del ejecutivo, todos estos factores se alinearon para llevar al país, en los próximos años, a uno de esos "momentos dorados", donde el crecimiento es rápido y sostenido, con tasas de inflación y de interés que se incrementan más lentamente. En definitiva, el panorama que vislumbra Dimon es el sueño de todo político: que la economía suba por el ascensor y los precios por la escalera.

Cuando uno se para a comparar la carta anual de 2021 con la de 2020, impacta el contraste entre ambas. Si ahora sus previsiones son muy optimistas, hace 12 meses atrás todo era muy distinto.

En ese momento, Estados Unidos estaba ingresando de lleno a la crisis del Covid-19, por lo que el banco advirtió a sus accionistas que se prepararan para una "dura recesión", en la que el PIB estadounidense podía derrumbarse hasta un 35%.

Sin embargo, la política llevada adelante por el antecesor de Biden, Donald Trump, con su plan de ayudas masivas, permitió evitar el escenario apocalíptico que temía Dimon.

"La rápida y profunda intervención fiscal y monetaria del gobierno de Estados Unidos durante el año pasado ayudó a prevenir muchos de los peores posibles resultados ante la pandemia", expresó el ejecutivo.

PLAN MARSHALL

Entre las recomendaciones que se plantean en la carta del CEO del banco, la más atractiva es la de recrear un Plan Marshall para el país, inspirado en el paquete de ayudas económicas que brindó EE.UU. a Europa occidental para lograr su reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial.

"Un cuidado infantil asequible, programas optimizados de red de seguridad y la capacitación laboral que conduce a trabajos con mejores sueldos aumentarían la participación de la fuerza laboral", agregó el banquero, aunque también fue realista en cuanto a la manera de financiar ese mayor gasto público.

Efectivamente, Dimon no tiene miedo de pedir lo que la mayoría de sus colegas considera una pesadilla, y consiste en una suba de impuestos a las mayores empresas y las grandes fortunas, una visión diametralmente opuesta a la que primó durante la presidencia de Trump. "Los impuestos van a tener que subir; no se puede funcionar con un déficit del 10% o el 15% para siempre", puntualizó.

Por eso, si la inflación no crece demasiado rápido, y no aparece una nueva cepa de coronavirus que afecte profundamente a la recuperación económica, el ejecutivo anticipa un futuro venturoso. "Con el ahorro, los estímulos, el gasto público, el QE (Quantitative easing, un programa de estímulo mediante el cual un banco central compra deuda pública a modo de inversión), la reforma de infraestructuras, la vacuna y la euforia por el fin de la pandemia, lo más probable es que haya un boom de la economía americana que podría extenderse hasta el año 2023", expresó Dimon.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios