Preocupación en Wall Street

El Banco Central de Japón se vuelve más contractivo en su política monetaria

El mercado está alerta ya que una postura más agresiva del Banco Central de Japón genera más atractivo a los inversores a redireccionar los capitales a ese país. Esto podría tener un impacto sobre los flujos de capitales globales y, por lo tanto, sobre el precio de los activos en Wall Street.

En esta noticia

Tras su reunión de política monetaria, el Banco de Japón sorprende al mercado.

El Banco de Japón (BOJ) no movió la tasa, pero tomó medidas para flexibilizar su política de control de la curva de rendimientos (YCC, por su sigla en inglés), es decir, se tornó más contractivo en su política monetaria.

El mercado está alerta ya que esta decisión podría tener un impacto sobre los flujos de capitales globales, y por lo tanto, sobre el precio de los activos en Wall Street.

Cómo seguirán los bonos y acciones argentinas tras la suba de tasas de la FedQué obstáculos deben superar los bonos para tener avances mayores

 Un BOJ menos laxo

El Banco de Japón (BOJ) se alejó ligeramente de su postura ultra laxa en su política monetaria, la cual estuvo caracterizada de décadas de estímulo monetario masivo.

Este giro se da a causa de que tanto la inflación y el crecimiento económico aumentaron.

En su informe de perspectiva trimestral, el BOJ revisó al alza el pronóstico de inflación subyacente al consumidor de este año a 2,5% desde 1,8% proyectado en abril.

Si bien las previsiones de precios del BOJ para 2024 y 2025 se mantuvieron prácticamente sin cambios desde abril, los riesgos estaban sesgados al alza, dijo el banco central en el informe.

En lo que algunos analistas dijeron que podría ser un cambio sísmico para los mercados financieros globales, el BOJ hizo que su política de control de la curva de rendimiento de los bonos (Yield Curve Control) fuera más flexible.

Básicamente, relajó su defensa de tasa de interés máxima para los bonos a largo plazo después de su última reunión de política monetaria esta semana.

El BOJ dijo que ofrecería comprar bonos del gobierno japonés (JGB) a 10 años al 1,0% en operaciones de tasa fija, en lugar de la tasa anterior de 0,5%, lo que indica que ahora toleraría un aumento en el rendimiento de 10 años a tanto como 1.0%.

Sin embargo, el gobernador del BOJ, Kazuo Ueda, descartó la opinión de que era un paso hacia la normalización de políticas.

Ueda dijo que el BOJ ahora permitiría que el rendimiento a 10 años suba hasta el 1,0% para aliviar las distorsiones causadas en los precios de los bonos y evitar que aumente la volatilidad en el mercado de tipos de cambio.

Por lo tanto, aunque el BOJ dejó el tope sin cambios en 'alrededor del 0,50%', los cambios sutiles en el lenguaje sugieren que se están preparando, o al menos abiertos, a ajustar el objetivo de YCC en una fecha futura, siempre que las condiciones sean favorables.

El mercado percibió que este movimiento por parte del BOJ es una señal de alineamiento con otros bancos centrales globales importantes, que han estado aumentando agresivamente las tasas el año pasado para hacer frente a la inflación.

La mayoría de los principales bancos centrales, como la Reserva Federal de EE.UU y el Banco Central Europeo, aumentaron drásticamente las tasas de interés durante el año pasado para combatir el aumento de la inflación, mientras que el BOJ se mantuvo firme, presionando al yen.

Si bien el banco central de Japón mantuvo las tasas de interés en niveles ultrabajos y enfatizó la necesidad de mantener el apoyo a la economía, dijo que la modificación de su esquema de control de la curva de rendimiento de los bonos (YCC) le permitiría responder "ágilmente" a los riesgos, incluido el aumento de los precios.

Reacción del mercado: analizando los flujos

Si bien algunos inversores esperaban un cambio modesto en la orientación del BOJ, el anuncio sacudió a los mercados financieros que estaban acostumbrados a que el BOJ siga siendo ultraconservador.

El rendimiento de los bonos de referencia de Japón se disparó a un máximo de nueve años y el yen se apreció contra el resto de las monedas.

Las acciones bancarias japonesas subieron un 4,6% a un máximo de ocho años ante la perspectiva de una curva de rendimiento más pronunciada que reactivaría las ganancias de los préstamos.

Las acciones bancarias subieron porque los rendimientos más altos de los bonos del gobierno significan que pueden cobrar tasas de interés más altas en préstamos comerciales y obtener mejores rendimientos de los bonos y otras inversiones.

El mercado está alerta ya que una postura más agresiva del Banco Central de Japón en su política monetaria genera más atractivo a los inversores a redireccionar los capitales a ese país.

Esto podría tener un impacto sobre los flujos de capitales globales, y por lo tanto, sobre el precio de los activos en Wall Street.

Es decir, la medida también podría tener implicaciones para los flujos de dinero globales y las tendencias de los precios de los activos.

Los movimientos de las tasas de interés de Japón son importantes para los mercados de EE.UU ya que las instituciones financieras japonesas son importantes inversores en bonos gubernamentales y corporativos de EE.UU.

El aumento de las tasas de interés en Japón podría llevar a algunos de estos inversores a intentar redirigir los flujos de capital nuevamente hacia Japón en vez de dejarlos en EEUU, lo que influiría en los mercados de bonos y de acciones en Wall Street y empujaría a la baja al dólar frente al yen.

Temas relacionados
Más noticias de Japón

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.