Inversiones en Noviembre

Dólar blue o tasa de plazo fijo: qué gana más con la suba del billete

El timing en el carry trade es muy finito y no es para cualquiera, ya que no sólo hay que saber en qué momento entrar, sino cuándo salir a tiempo, antes de que el dólar se despierte de golpe.

El 1° de noviembre el dólar blue estaba calmado en $ 290 y todavía se apostaba al carry trade, para aprovechar las altas tasas en pesos del 6,25% mensual que paga un depósito a plazo fijo.

Con el dólar dormido y pax cambiaria, este 6,25% mensual en pesos se traducía en un interés de más del 6% mensual en dólares, siempre cuando el billete se mantuviera en esos valores. Era una apuesta arriesgada, ya que se sabía que en cualquier momento la divisa podía dispararse, y eso fue justamente lo que sucedió.

Más emisión y suba del dólar, los dos escenarios que el mercado prevé si falla el rolleo de deuda

Cuentas de argentinos en Estados Unidos: cierran a las de saldos menores y suben requisitos

Carry trade

El timing en el carry trade es muy finito y no es para cualquiera, ya que no sólo hay que saber en qué momento entrar, sino cuándo salir a tiempo, antes de que el dólar se despierte de golpe.

Eso fue lo que pasó esta semana con el blue, que subió $ 7 de un día para el otro, con lo cual terminó ayer en $ 319, justo $ 29 más caro que los $ 290 de principios de mes.

Con el dólar dormido y pax cambiaria, este 6,25% mensual en pesos se traducía en un interés de más del 6% mensual en dólares, siempre cuando el billete se mantuviera en esos valores. Era una apuesta arriesgada, ya que se sabía que en cualquier momento la divisa podía dispararse, y eso fue justamente lo que sucedió.

Un 10% arriba

O sea, da exactamente un 10% de suba el billete que se vende en las cuevas cuando todavía falta una semana para terminar el mes, mientras un plazo fijo rinde 6,25%, pero se debe esperar hasta fin de mes y rezar que el dólar no siga en escalada, porque por 30 días no se puede tocar la plata que se tiene depositada en el banco.

Quienes dieron el puntapié inicial en abandonar los plazos fijos fueron los que estaban en el UVA, que actualiza según la inflación, pero es a un mínimo de 90 días, con lo cual vence recién a fines de febrero del año que viene, lo que es demasiado tiempo para la Argentina.

Como el IPC del mes pasado dio 6,3%, eso fue lo que rindió el UVA, con lo cual no conviene frente al 6,25% de uno tradicional, que es a sólo 30 días.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.