Entrevista

El sueño de Pomelo: que todas las compañías desarrollen su propia fintech

Hernán Corral, el CPO del start up que levantó u$s 9 millones la semana pasada, explica que todas las empresas que tienen una comunidad de clientes pueden crear su propio negocio financiero. Su experiencia en Mercado Pago y Naranja X.

Licenciado en administración de la UBA y con un MBA en la Universidad Di Tella, la vida lo fue llevando a Hernán Corral hacia el desarrollo de productos financieros con base tecnológica.

Estuvo en los inicios de Mercado Pago, "cuando éramos tres personas y tenía que explicarle a mis conocidos que Mercado Libre era un sitio similar a De Remate", recuerda. Luego pasó a Naranja X

Tras esta última experiencia, decidió, junto a Gastón Irigoyen, ex CEO de Naranja X, y a Juan Fantoni, ex líder del equipo fintech para Mastercard Argentina, crear Pomelo.

Se trata de una startup que busca que todas las empresas puedan desarrollar su propio negocio financiero y que con tan solo tres meses de vida logró levantar u$s 9 millones en una ronda de inversiones de capital semilla. Allí se desempeña como jefe de producto (CPO). 

- ¿Por qué decidiste dejar la relación de dependencia y crear Pomelo junto a tus actuales socios?

- Cuando me fui de Naranja X, después de armar el producto desde cero, recibí llamados de varias empresas de Latinoamérica que querían que hiciera el mismo desarrollo que en Mercado Pago y en Naranja X. Ahí empezamos a hablar con Juan y Gastón y nos dimos que no tiene ningún sentido que cada empresa construya su pata financiera desde cero. En vez de gastar tiempo en armar su fintech, deberían dedicarse al 20% que les da su diferenciación y les permite ser los mejores en lo que hacen y no a ese 80% que deberían tener por default. Es muy ineficiente. Y decidimos crear Pomelo para desarrollar nosotros ese 80% del producto que necesitan las compañías para brindar negocios financieros.

- ¿De qué manera te beneficia el background de tus experiencias anteriores?

 Arranqué en Mercado Pago a los 24 años y me tocó armar un montón de cosas que no existían: desde conectar a medios de pago para que el usuario pueda colocar dinero en su cuenta desde un Pago Fácil (una cosa que hoy parece super común) a emitir el primer CVU. También conectarnos a un banco y que funcione o emitir una tarjeta prepaga. También cargar nuevas billeteras, con un nuevo on boarding que requiere sacar una foto para obtener datos biométricos y cruzarla con la foto del documento. Cuando empezamos, si el cliente pagaba en Mercado Pago con una tarjeta de crédito, por detrás nosotros escribíamos en una hoja los datos de la tarjeta, lo mandábamos por fax a Visa y teníamos que esperar 24 o 48 horas a que nos devolviesen ese fax. Si volvía con un tilde era pago aprobado. Todo eso llevó un montón de tiempo y permitió un montón de aprendizaje. 

"Esperamos tener el producto funcionando antes de fin de año y apuntamos, en principio, al mercado argentino y al latinoamericano, con foco en México y Brasil. Pero creemos que a futuro es un servicio escalable a todo el mundo" 

- ¿Es escalable el servicio que ofrecen ahora? 

- Sí. En un futuro todas las empresas deberían tener su fintech o su banco. En los Estados Unidos, un caso de éxito muy grande es la tarjeta prepaga de Starbucks, que te permite tener una muy buena experiencia de compra. Y nosotros creemos que todas las compañías que tienen una comunidad de clientes deberían poder brindar servicios financieros: un supermercado, un club de fútbol, las compañías de delivery, las cadena de fast food, lo que se te ocurra. Por ejemplo, Rappi o PedidosYa, por citar algunos casos, podrían brindarles a sus clientes el servicio de depositar dinero en 15 minutos o entregar tarjetas, con todo su know how en delivery. Todas las empresas tienen un conocimiento que pueden explotar desde un costado financiero. Lo que nosotros les ofrecemos es desarrollar la parte commodity del servicio fintech o bancario, la que no los diferencia, para que ellos se enfoquen en lo que los hace mejores.

"Todas las compañías que tienen una comunidad de clientes deberían poder brindar servicios financieros: un supermercado, un club de fútbol, las compañías de delivery, las cadena de fast food, lo que se te ocurra"

- Me cuesta imaginar cómo podría un club de fútbol dar un servicio fintech.

- Pensemos en un club grande, que tiene 100.000 socios. Esa gente paga una cuota, un abono, compra camisetas en el store oficial, consume en el buffet, reserva canchas, adquiere entradas y realiza un montón de actividades por las cuales el club tiene que pagar servicios financieros, mientras que podía beneficiarse brindándolos. Lo que no tendría sentido es que el club tenga que contratar 200 personas para hacer el desarrollo. Sería como que un banco tenga un plantel de albañiles por cada sucursal que quiere crear, en vez de contratar una empresa de construcción.

- ¿Cómo funcionaría el servicio en términos operativos? 

Nuestros productos son una serie de API de las cuales la empresa que nos contrate va a poder elegir los que necesite. Por ejemplo: yo soy una empresa X y quiero tener transferencias bancarias y que la gente pueda hacer cash in con Pago Fácil o Rapipago. O quiero tener una tarjeta prepaga. Elijo esas API y las integro a mi propia aplicación. Si el cliente de una compañía que cuenta con nuestros servicios pidiese una tarjeta prepaga, por detrás estamos nosotros, que mandamos a imprimirla. Vamos a dar un servicio continuo y el negocio va a ir evolucionando con nosotros.

- ¿A qué mercados apuntan? 

- Esperamos tener el producto funcionando antes de fin de año y apuntamos, en principio, al mercado argentino y al latinoamericano, con foco en México y Brasil. Pero creemos que a futuro es un servicio escalable a todo el mundo. 

- ¿Cuánta gente trabaja hoy con ustedes y qué perfiles buscan? 

- Hoy somos 17 personas. Respecto de los perfiles, lo que más necesitamos es ingenieros de software y diferentes variantes de tecnología. También gente de producto. Si fuese por mí, le pediría a cualquier chico de 18 años que estudie ingeniería que es donde hay más valor.


Tags relacionados

Comentarios

  • LRD

    Luciano Ruiz Diaz

    18/05/21

    Parece atractivo, yo tengo una empresa que hace exactamente lo mismo, sale al mercado este mismo mes. Ya pudimos probar las plataformas, embozado, procesamiento y los puntos de transacciones. Otorgamos las herramientas para que cualquier empresa o local se pueda convertir en una fintech en tan solo 30 días y con base mínima de startup.

    2
    0
    Responder