Los motivos detrás del fenómeno

Si Wall Street estornuda, Argentina se resfría: bonos y acciones locales se derrumban con sólo correcciones en mercados globales

Las principales bolsas del mundo se caen y, como suele ocurrir, Argentina muestra aún más debilidades. Pese al castigo recibido en las últimas semanas, los bonos y las acciones aceleran la baja y quedan en una posición incomoda frente a una caída aún mayor en Wall Street.

Si Wall Street estornuda, la Argentina se resfría. El fuerte castigo que vienen sufriendo los activos financieros locales podría incluso agravarse, dado que se encuentran en una postura de vulnerabilidad frente ante un eventual ajuste del mercado norteamericano.

Los bonos y acciones argentinos no acompañaron la buena dinámica observada en Wall Street durante este año. Pero eso no significa que estén exentos de riesgo, ya que sí podrían acoplarse a la dinámica global en caso de un eventual escenario correctivo.

Las bolsas en Nueva York se caen con fuerza. Los principales índices bursátiles americanos caen 2,5% en promedio, mientras que en Europa las pérdidas son superiores al 5%. El temor de una nueva variante de COVID provoca temor en los inversores que a su vez, toman ganancias tras semanas de fuertes subas. 

La mayor volatilidad global arrastra a los bonos y los ADR argentinos.

Las acciones argentinas en Wall Street se desploman el viernes y evidencian caídas de más de 16%. El retroceso es liderado por Despegar que pierde 16,65%, seguida por Tenaris e YPF con caídas de 7% y 6,7% respectivamente.

Más abajo se encuentran Vista Oil, Globant y Corporación América que caen entre 6,5% y 5,7%. El sector financiero cae 4% en promedio, con Banco Macro, Grupo Supervielle, BBVA Argentina y Grupo Financiero Galicia cayendo entre 5,5% y 3,23 por ciento.

Todas las acciones argentinas caen con la salvedad de Edenor que gana 0,72 por ciento.

  Es decir, la foto muestra que aún, con una caída importante en las acciones argentinas, ante un aumento en la volatilidad en EE.UU., la renta variable local también se suma al negativismo global.   

¿de cara a un ajuste mayor?

Si bien la baja de hoy es pronunciada, lo cierto es que los mercados globales evitaron el ajuste a lo largo de todo el año. Tanto el Dow Jones como el S&P500 y el Nasdaq arrojan ganancias de más de 120% en promedio desde el piso de marzo de 2020, en el peor momento de la pandemia y se mantienen en máximos históricos.

La última caída importante que sufrieron las bolsas fue en septiembre, cuando el S&P 500 retrocedió 5,7% entre el máximo y el mínimo. De hecho, el mercado no ve una corrección mayor al 10% desde hace 14 meses, por lo que la dinámica alcista ha sido extraordinaria, manteniendo a las acciones en valores récord.

De esta manera, con Wall Street cerca de sus máximos históricos y en medio del rally, la renta variable argentina se encuentra en una posición incómoda para enfrentar una eventual corrección de mayor magnitud a la actual en las bolsas internacionales ya que las acciones argentinas se encuentra en pleno selloff.

Desde el equipo de research de Banco Mariva marcaron que Argentina, a pesar de estar transitando una historia particular muy desligada del ritmo del mercado internacional, suele sufrir cualquier evento de risk-off externo.

"Los activos argentinos, al ser de los más bajos en cuanto a calidad crediticia, suelen ser de los primeros en caer cuando hay mayor aversión al riesgo en el mercado internacional", advirtieron.

En este sentido, puntualizan tres "frentes" externos que hay que seguir de cerca.

"El primer frente externo que encontramos es la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y su política de tasas, mismo driver global para el resto de la renta fija internacional. El segundo frente más importante es el mercado de commodities, no solo en precio para nuestro saldo exportable, sino también en cantidad, y acá es importante seguir los riesgos de eventos climáticos adversos para nuestra cosecha 2021 y 2022. El tercer frente externo que nos afecta es Brasil y la percepción del mercado sobre nuestros vecinos. Nosotros correlacionamos mucho con Brasil, es por eso que cuando a ellos les va mal, a nosotros necesariamente también", dijeron.

El jefe de mesa de trading de un banco local remarca la vulnerabilidad en la que se encuentran los activos argentinos frente a un eventual contexto de volatilidad en EE.UU.

"Argentina suele subirse a las caídas cada vez que hay volatilidad en el norte. Los factores domésticos son los que ponderan con mayor fuerza en los activos locales, aunque históricamente las acciones y bonos no pueden escapar al escenario correctivo. Con las acciones en máximos, un estornudo en Wall Street siempre nos causa una gripe a nosotros y pese a que estemos aislados, difícilmente podamos evitar sufrir si la volatilidad crece en el exterior", explicó.

Mirando hacia adentro

Hay cierto consenso en el mercado de que los factores globales suelen ser importantes para los activos argentinos. Sin embargo, la actualidad política y económica local lleva a que los inversores analices fundamentalmente las cuestiones domésticas por sobre las internacionales.

La mirada está puesta en un eventual acuerdo con el FMI y el abordaje de los desequilibrios macroeconómicos por parte del Gobierno. 

Analistas advierten que el anclaje de expectativas es clave para que mejoren los activos financieros.

Nicolás Max, head de Asset Management de Criteria, considera que el ambiente internacional puede sumar o restar pero que en el caso de los activos locales luce marginal.

"El acuerdo con el FMI ocupa un lugar central en la dinámica de los activos locales. Creemos que lo que pasa en Wall Street queda en segundo orden respecto de lo que ocurre con el FMI. A las acciones les ocurre lo mismo, las cuales operan más por cuestiones locales que por cuestiones externas", afirmó.

El castigo en las acciones ha sido notable en las últimas semanas. En el acumulado en el último mes, las acciones de BBVA Argentina muestran una caída del 27% y es la acción que más cae. 

Le sigue un pelotón de acciones que caen entre 26% y 21% como YPF, Grupo Supervielle, Grupo Financiero Galicia, Vista OIL, TSG, Central Puerto, entre otras.

Luego, MercadoLibre, Loma Negra, Pampa, Globant y Ternium ven una baja en el último mes de entre 18% y 10%. Solo Despegar y Corporación América suben en el último mes, aunque con leves avances de 3,4% en promedio.

Santiago Ruiz Guiñazú, Head de Equity Sales and Trading de AdCap agregó que la caída del 14% en promedio de los ADRs argentinos (comparado contra un S&P prácticamente neutro) en los días posteriores a las elecciones generales refleja que la Argentina no es solamente un trade político.

"Entendemos que más allá del partido político que gobierne, lo fundamental es que las principales fuerzas logren llevar adelante una agenda de consensos que den previsibilidad a los inversores. Por lo tanto, creemos que hasta que entre en funcionamiento el nuevo Congreso, nos encontramos en etapa de observación", puntualizó.

En ese sentido, Santiago Ruiz Guiñazú, considera que un contexto global de recuperación económica sostenida facilitará que en Argentina se logren alcanzar dichos acuerdos, ya que de esta forma se podrán reducir los costos políticos que conlleva un saneamiento de la situación de deuda con el FMI.

Sin embargo, destaca la necesidad de seguir de cerca eventuales eventos de volatilidad.

"En definitiva, los desafíos internos de Argentina podrían exacerbarse ante un eventual ajuste en Wall Street, poniendo así más presión aún sobre el valor de los activos locales", dijo Santiago Ruiz Guiñazú,

Finalmente, Nicolás Mihura, analista de Grupo IEB, considera que la situación técnica actual de los activos argentinos se encuentra bastante aislada de las bolsas globales, más que nada en el caso de las acciones.

"Vemos que, por un lado, tenemos valuaciones muy bajas causadas por el ruido político y la incertidumbre generada sobre el rumbo de la economía argentina a futuro. Por otro lado, actualmente entre los principales tenedores de acciones argentinas no vemos fondos internacionales con posiciones significativas, por lo que la participación es más que nada de inversores locales", afirmó.

En ese sentido, el analista de Grupo IEB remarca que el principal driver de los activos argentinos va a ser el desenlace político y el acuerdo o no con el FMI

"El factor político es clave dado que no hay fondos con grandes posiciones para liquidar en caso de un ajuste de las bolsas globales y que las valuaciones son tan bajas, que si uno elimina o reduce el riesgo político, el precio de los activos debería subir por más de que las bolsas globales sufran una corrección", comentó.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios