Tras un año de abstemia por aislamiento, surge "la venganza del placer"

Los consumidores emergen del confinamiento desesperados por beber licores, cognac y otras bebidas alcohólicas y de mayor calidad.

El fabricante de vinos y licores Moët Hennessy prevé un "renacimiento post-Covid" como consecuencia del comportamiento de los consumidores, que se reúnen en los bares y restaurantes recién reabiertos y gastan en marcas más caras para celebrar.

"La gente claramente está dando un salto" de calidad, dijo Philippe Schaus, CEO de la compañía propiedad de LVMH.

El panorama es similar en los países en los que ya se han levantado algunas restricciones relacionadas con la pandemia, como Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, y en lugares donde siguen vigentes, como Italia y Francia.

"Algunos lo llaman la venganza del placer o los nuevos felices años 20, pero está claro que la gente está casi desesperada por volver a disfrutar de la comida y la bebida", afirmó Schaus.

A diferencia de la típica crisis económica, dijo, ahora mucha gente tiene dinero para gastar porque las oportunidades de consumo fueron pocas durante la pandemia. Además, en algunos países los planes de ayuda estatal han sido generosos, lo que elevó el ingreso disponible.

Guerra en el mundo del whisky: la tecnología ya permite "añejar" al instante

En EE.UU., todo eso condujo a un auge del coñac que dejó a Hennessy con dificultades para satisfacer la demanda y colocó en niveles históricos la valuación del fabricante de coñac Rémy Cointreau.

"Hay poder adquisitivo y parece que se está traduciendo, no necesariamente en un mayor consumo de alcohol, sino en un mejor consumo, y a nosotros eso nos beneficia", afirmó.

Como uno de los mayores fabricantes de vinos y licores del mundo, Moët Hennessy, compite con la británica Diageo, Pernod Ricard y Campari en Europa, y con Brown Forman en Estados Unidos.

El sector demostró una sorprendente resistencia el año pasado, a pesar de que estuvieron cerrados los bares y restaurantes durante las cuarentenas. Los consumidores terminaron comprando más vino y licores para beber en casa.

Después de la inicial caída de principios de 2020 por el derrumbe de los mercados bursátiles mundiales, los ratios precio-ganancia de las grandes compañías de bebidas espirituosas se han recuperado y ahora superan los niveles anteriores a la pandemia.

La curiosa historia del whisky más antiguo del mundo: su dueño fue JP Morgan y ahora sale a subasta

Las ventas de Moët Hennessy cayeron 15% a 4.800 millones de euros el año pasado, mientras que la ganancia operativa se contrajo 20% a 1.400 millones de euros.

Sin embargo, los ingresos se recuperaron a 1.500 millones de euros en el primer trimestre de este año, 12% más que en el mismo periodo de 2019 antes de la pandemia.

Consultado sobre si la compañía podría volver a los niveles anteriores a la crisis este año, Schaus no quiso responder, pero dijo que es "cautelosamente optimista" y agregó que "será un buen año".

Queda por verse si la pandemia dejará huellas duraderas en la cultura del consumo mundial. Algunos cambios, como el avance del comercio electrónico, es probable que no desaparezcan, comentó Schaus, pero es demasiado pronto para saber si habrá o no una ola de quiebras en el segmento de restaurantes y bares.

"Creo que probablemente haya que esperar hasta seis meses para poder saberlo", dijo. "Es una gran incógnita en todas partes. Seguramente habrá algún tipo de reestructuración.

Algunos países han sido muy generosos a la hora de apoyar al sector gastronómico durante la pandemia

Por otro lado, algunos países han sido muy generosos a la hora de apoyar al sector gastronómico, así que realmente depende".

Para estimular la demanda este verano, la compañía hará lanzamientos de nuevos productos, y le dará impulso a su marca de vino rosado Le Château d'Esclans, adquirida el año pasado.

Recientemente presentó un nuevo vino espumoso llamado Chandon Garden Spritz para su venta en el Reino Unido, Europa y Estados Unidos, inspirado en la popularidad del Aperol Spritz. Esa bebida, conocida por su color naranja intenso, lleva vino espumoso y amargos, por lo que Chandon quería desarrollar algo con un sabor similar que estuviera listo para ser servido en una botella.

La receta fue elaborada por los enólogos de Chandon en Argentina y ahora se está extendiendo por todo el mundo. "Es una bebida muy elegante", afirma Sybille Scherer, directora de Chandon. "Esperamos que cuadre muy bien con el ánimo del momento".

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios