¿Puede el impuesto a las multinacionales superar el embotellamiento político en EEUU?

Aunque Biden festejó el acuerdo en la OCDEm hay varias cuestiones en el camino: ¿será un solo proyecto de ley?, ¿tendrá el apoyo suficiente en el Senado? Qué dice por el momento la Casa Blanca.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, celebró la semana pasada cuando 130 países llegaron a un acuerdo en torno a los impuestos a las multinacionales que representaría un cambio significativo al sistema fiscal internacional,luego de que las nuevas propuestas de EE. UU. sacudieran las conversaciones que parecían haber llegado a un punto muerto.

Pero el impulso que rápidamente se acumuló desde que Biden asumió el cargo amenaza con perderse en Washington, en donde cualquier acuerdo de impuestos debe asegurarse apoyo de parte del Senado, donde los demócratas tienen control por un muy pequeño margen.

¿El nuevo acuerdo fiscal se aprobará como un solo proyecto de ley?

Es poco probable. Cualquier acuerdo eventual de la OCDE probablemente será abordado por los legisladores en Capitol Hill en dos partes separadas. El acuerdo sobre un impuesto mínimo global del 15%, conocido como el segundo pilar, requerirá que los legisladores cambien la legislación fiscal nacional.

Dadas las nuevas capacidades del país para cobrar impuestos a grandes corporaciones dependiendo en donde generan ingresos, el llamado primer pilar, es probable que sea tratado con un proyecto de ley diferente, porque modifica el tratado de Washington con otros países; esto significa que EE. UU. debería modificar tratados ya existentes o crear nuevos.

¿Cuántos votos son necesarios en el senado para que se apruebe el proyecto de ley?

El segundo pilar, que cambia la legislación nacional de EE.UU., podría ser potencialmente aprobado usando el "proceso de reconciliación". Esto puede ser utilizado por el Congreso estadounidense una vez por año fiscal y los proyectos aprobados de esta manera pueden aprobarse con una simple mayoría. La cámara superior está dividida 50-50 entre demócratas y republicanos, con la vicepresidenta Kamala Harris teniendo el voto definitivo.

Pero el primer pilar, que probablemente necesitará reformas, necesitará el apoyo de al menos 60 senadores, eso implicaría sumar 10 republicanos, asumiendo que no haya ninguna deserción demócrata, bajo reglas arcanas de "obstruccionismo" que aplican a una mayoría de legislaciones estadounidenses.

¿Cuáles son las chances de conseguir 60 votos en el senado?

Extremadamente minúsculas. Senadores republicanos se han alineado en orden de criticar el acuerdo incipiente. John Barrasso, el republicano más antiguo del senado, a principios de mes tachó los planes como "anticompetitivos, anti-estadounidenses y dañinos". Pat Toomey, el republicano más antiguo del poderoso comité de bancos del Senado, llamó a los planes "dementes".

Mike Crapo, el mejor republicano del comité de finanzas del Senado, también criticó el acuerdo, y ha escrito a la Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, expresando preocupación de que Estados Unidos esté cediendo a países extranjeros el derecho de cobro de impuestos a sus propias compañías.

¿Puede Biden encontrar alguna manera de evitar esto?

Posiblemente, pero cualquier intento de eludir al senado será sujeto de discusiones técnicas y legales en Capitol Hill.

Manal Corwin, ex funcionaria del Tesoro durante la administración de Barack Obama que ahora trabaja en KPMG, dijo que puede haber una forma de anular tratados existentes con el primer y segundo pilar usando el proceso de reconciliación.

Sin embargo bajo leyes de EE.UU., la legislación nacional y los tratados tienen el mismo peso, dijo Corwin, y una provisión conocida como la norma "última en el tiempo" permite nuevas legislaciones sobreescribir tratados existentes.

Debido a que el convenio permitiría a Estados Unidos cobrar impuestos a grandes multinacionales con ganancias anuales mayores a 20.000 millones de euros y un margen de beneficio antes de impuestos de al menos 10 por ciento, el código de impuestos estadounidense necesita ser cambiado, dijo Corwin, con el efecto secundario de anular algunos tratados.

"Un tratado dice 'nosotros haríamos esto, si ellos hicieran aquello', y lo estamos anulando a través de un vehículo legislativo que cambia el código de ingresos internos, que es apto para la conciliación", dijo Corwin.

Brian Jenn, otro ex funcionario del Tesoro que ha trabajado en administraciones demócratas y republicanas, advirtió que pasar la legislación por el proceso de conciliación la deja sujeta a reglas estrictas.

Los intentos para usar este método son cuidadosamente escudriñados por la senadora que asesora sobre la interpretación de las leyes y precedentes a la cámara alta. A principios de este año, la parlamentaria Elizabeth MacDonoug determinó que el incremento del salario mínimo no podía ser incluido en el la ley de estímulo de u$s 1,9 billones de Biden.

Un proyecto de ley "claramente anulando un tratado" tampoco puede ser elegible para la reconciliación, dijo Jenn, socio en McDermott Will & Emery

Los esfuerzos por anular tratados usando el proceso de reconciliación lograrán "probablemente ofender incluso a senadores demócratas" propensos a custodiar "celosamente" la prerrogativa de la Cámara alta, añadió Jenn.

Un diplomático europeo advirtió que si EE. UU. usa "artimañas legales" para aprobar partes del trato, podría "abrirse a un desafío político conjunto" en Washington

¿Que ha dicho la administración de Biden sobre su estrategia?

No mucho, funcionarios del Tesoro dijeron el martes que necesitarán el apoyo del Congreso para avanzar con el nuevo tratado, y que esperan que el primer pilar requiera un acuerdo. Funcionarios dijeron que los detalles todavía están siendo revisados, sin embargo, y que un plan detallado de cómo EE. UU. va a implementar el tratado será acordado en octubre.

Por otro lado, una fuente informada sobre las negociaciones dijo que cualquier discusión sobre cómo la administración estadounidense aprobará el tratado impositivo es "prematura". "Todavía hay mucho por resolver, y eso incluye cómo la administración tratará con el Congreso", agregó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios