Financial Times

Kissinger, el polémico diplomático que trató de acercar a China y Estados Unidos

El exsecretario de Estado estadounidense contribuyó a la apertura de las relaciones con China y a la distensión con la Unión Soviética.

Henry Kissinger, exsecretario de Estado y exconsejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que contribuyó a la apertura de las relaciones con China, a la distensión con la Unión Soviética (URSS) y al fin de la guerra de Vietnam, murió a los 100 años.

La muerte de Kissinger en su casa de Connecticut fue confirmada por Kissinger Associates, su consultora, que lo describió como un "respetado erudito y estadista estadounidense" en un comunicado el miércoles por la noche.

Nacido en Alemania, huyó del régimen nazi antes de la Segunda Guerra Mundial, se nacionalizó estadounidense y se inscribió en el ejército durante el conflicto. Tras la guerra se dedicó al mundo académico, enseñando relaciones internacionales durante dos décadas en la Universidad de Harvard.

Henry Kissinger: "Estamos en una época muy peligrosa"

Kissinger trabajó en el gobierno entre 1969 y 1977, bajo las presidencias republicanas de Richard Nixon y Gerald Ford, en un momento en que las rivalidades de la guerra fría evolucionaban y las tensiones económicas, incluida una gran crisis de los precios del petróleo, consumían las relaciones exteriores de EE UU.

Kissinger Associates señaló que su influencia en los asuntos mundiales continuó mucho más allá de sus días en la Casa Blanca, afirmando que Kissinger fue "consultado regularmente por presidentes estadounidenses de ambos partidos políticos y decenas de líderes extranjeros después de que terminara su servicio al gobierno en 1977".

Aunque Kissinger impulsó un diálogo más productivo con China y la URSS, que sentó las bases para una fase menos tensa de la guerra fría, fue objeto de duras críticas por adoptar posturas y emprender acciones que consideraba convenientes para los intereses de EE.UU., aunque eso significara apoyar a dictadores y violar los derechos humanos en todo el mundo, desde Chile y Argentina hasta Camboya y Laos, pasando por Pakistán y Bangladesh.

"Henry Kissinger fue uno de los secretarios de Estado más destructivos de la historia moderna de este país. Me enorgullece decir que Henry Kissinger no es mi amigo", dijo el senador progresista Bernie Sanders, durante un debate con Hillary Clinton en la contienda por las primarias presidenciales demócratas de 2016.

A pesar de su avanzada edad, Kissinger se mantuvo activo y público en las grandes cuestiones internacionales. A principios de este año, cuando EE.UU. buscaba estabilizar las relaciones con Beijing, viajó a China y se reunió con altos cargos del país, lo que provocó cierto pesar en la Casa Blanca.

"Es lamentable que un ciudadano privado pueda reunirse con el ministro de Defensa y mantener una comunicación y EE.UU. no pueda", declaró entonces John Kirby, vocero del Consejo de Seguridad Nacional.

La implicancia de la visita de Kissinger a Beijing

Tras el mortal atentado terrorista de Hamás contra Israel del 7 de octubre, que desencadenó un nuevo conflicto en Gaza, Kissinger había advertido en una entrevista con el CEO de Axel Springer, Mathias Döpfner, que la guerra "tiene el peligro de escalar y atraer a otros países árabes bajo la presión de parte de su opinión pública". Y añadió: "Y entonces volveremos a estar donde estábamos en 1973", refiriéndose al conflicto árabe-israelí cuando él estaba en el gobierno.

Kissinger había celebrado su centenario en un acto organizado por el Club Económico de Nueva York a principios de este año, en el que había resumido los pilares de una política exterior estadounidense de éxito.

"Tenemos que ser siempre lo bastante fuertes para resistir cualquier presión. Debemos estar siempre dispuestos a defender lo que definimos como nuestros intereses vitales. También debemos tener claro cuáles son nuestros intereses vitales y mantenernos dentro de esos límites", dijo según Vox.

Uno de los primeros homenajes tras su muerte vino de Michael Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York. "Nadie en nuestro país ejerció más influencia sobre los asuntos mundiales durante más tiempo que Henry Kissinger, y su muerte es una pérdida para nuestro país y para el mundo, y para todos los que tuvimos la suerte de llamarlo un querido amigo y mentor", escribió Bloomberg en X.

Los medios de comunicación chinos se deshicieron en elogios hacia Kissinger. En un artículo publicado en el sitio chino de microblogging Weibo bajo el título "Viejo amigo, adiós", la televisión estatal CCTV elogió su papel en la organización de la reunión entre Nixon y Mao Zedong, que describió como el "apretón de manos transpacífico que sacudió el mundo".

Todos los medios de comunicación chinos recordaron que Kissinger había visitado China en 100 ocasiones. La última vez fue en julio, cuando Kissinger se reunió con el presidente Xi Jinping en Beijing, mientras EE.UU. y China reforzaban sus esfuerzos por mejorar unas relaciones que se habían hundido este año después de que un presunto globo espía chino sobrevolara el país norteamericano.

"Nunca olvidamos a nuestros viejos amigos, ni vuestras contribuciones históricas para promover el crecimiento de las relaciones entre China y EE.UU.", le dijo Xi durante la reunión, según la agencia estatal de noticias Xinhua.

Temas relacionados
Más noticias de Henry Kissinger
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.