FINANCIAL TIMES

La recuperación de EE.UU. está lejos de haber terminado, se desprende de los datos de empleo

Cinco razones por las que los economistas confunden los últimos datos de empleo de Estados Unidos.

La economía norteamericana creó 266.000 puestos de trabajo en abril, lo que supone un gran fracaso en comparación con las expectativas de que el rápido plan de vacunación en Estados Unidos y las medidas de estímulo fiscal generarían un aumento del empleo cercano al millón de personas.

La economía norteamericana creó 266.000 puestos de trabajo en abril

Para la recuperación, ese dato implica que el auge de Estados Unidos tras el brote invernal de coronavirus no es tan sólido como se creía. 

Los datos oficiales publicados el viernes convalidan la opinión que sostiene la Reserva Federal desde hace tiempo: que la recuperación de EE.UU. está lejos de haber terminado.

Marihuana, cerveza, dinero: en EE.UU. ofrecen de todo a los indecisos para que se vacunen

Pero también pone en duda las esperanzas de la administración Biden de que la economía mejore rápido y la predicción de Janet Yellen, la secretaria del Tesoro, de que EE.UU. podría volver al pleno empleo el año que viene.

Entonces, la pregunta es a qué se deben los datos desalentadores. Estas son algunas explicaciones posibles.

Cifras volátiles

Los datos económicos en una época de grandes cambios en el mercado laboral, como la que se está produciendo con la reapertura de muchas actividades, pueden ser volátiles, erráticos y no lineales, lo que lleva a grandes errores de pronóstico.

Durante el rebote inicial tras la pandemia la primavera pasada, los economistas subestimaron en gran medida la fuerza de la recuperación, mientras que el mes pasado claramente la sobreestimaron. 

 La reapertura de las actividades comerciales no es pareja

Los funcionarios de la Reserva Federal a menudo dicen que no evalúan la economía basándose en un solo mes de datos, y eso se aplica aún más en pandemia. La mayoría de los economistas reaccionaron a las cifras tratándolas como una especie de desaceleración temporal de la recuperación, y no como una señal de que ya se está desvaneciendo.

El Covid-19 no ha desaparecido

Es posible que los economistas se hayan dejado llevar por el rápido ritmo de la vacunación en Estados Unidos y el beneficio que eso supondría para el mercado laboral. 

Aunque el gobierno de Biden alcanzó su objetivo de administrar 200 millones de vacunas contra el coronavirus el mes pasado, y 100 millones de norteamericanos están ya totalmente vacunados, el informe sobre el empleo se elaboró en la semana del 12 de abril, cuando todavía no se había habilitado la inmunización para todos los estadounidenses.

 Esto significa que algunos trabajadores no vacunados aún no estaban listos para volver al mercado laboral y las empresas no estaban contratando tan rápido como se esperaba, por razones puramente sanitarias.

Podría haber escasez de mano de obra

Con 8,2 millones de trabajadores estadounidenses menos que en febrero de 2020, es difícil imaginar una situación en la que los empleadores tengan problemas para cubrir puestos vacantes.

Pero los desequilibrios en la oferta y demanda de mano de obra pueden estar empezando a frenar la recuperación. Después de más de un año de crisis por el coronavirus, algunos trabajadores pueden haber cortado lazos con sus antiguos empleadores, se han mudado de casa o están lidiando con una situación familiar reconfigurada que dificulta su capacidad para volver a trabajar. Mientras tanto, algunos sistemas de transporte público funcionan con horarios limitados, lo que limita la movilidad de algunos empleados.

El apoyo del gobierno quizás sea demasiado exagerado

Los legisladores republicanos y algunos grupos empresarios no tardaron en identificar al culpable de la débil cifra de creación de empleo: la ayuda estatal es demasiado generosa

El Tesoro de EE.UU. no sólo ha enviado cheques de estímulo de u$s 1400 a la mayoría de las familias estadounidenses para aliviar la situación económica de los hogares, sino que, además, hasta principios de septiembre está en vigencia un complemento de u$s 300 semanales en la asistencia federal por desempleo.

Biden apunta a los millonarios de Estados Unidos para financiar su programa social 

La crítica es que esos beneficios disminuyen el incentivo para buscar trabajo. Pero otros datos del mercado laboral no apoyan esta tesis. Por ejemplo, el último dato semanal de solicitudes de subsidio por desempleo mostró que cayeron por debajo de 500.000 por primera vez desde los primeros confinamientos de 2020.

Muchos padres siguen atrapados

Los datos sobre el empleo exponen, como ocurrió a lo largo de la pandemia, una enorme brecha de género en la naturaleza de la recuperación. Mientras que los hombres siguieron reincorporándose a la población activa el mes pasado, las mujeres se retiraron de ella, lo que significa que hubo menos mujeres empleadas o en busca de trabajo en comparación con marzo.

Lo más probable es que la causa sea que muchas escuelas sólo han reabierto parcialmente y aún carecen de servicios como guardería fuera del horario escolar.

Dado que las mujeres cargan de forma desproporcionada el peso del cuidado de los chicos, dudan en volver a trabajar a tiempo completo. Es posible que posterguen cualquier movimiento hasta septiembre, dada la incertidumbre sobre la disponibilidad y las condiciones de las colonias de verano.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios