La Fed prepara una fuerte suba de la tasa para tratar de contener la inflación

Wall Street espera que el banco central de Estados Unidos analice una aceleración del endurecimiento de su política monetaria para intentar controlar las presiones sobre los precios

La Reserva Federal se dispone a debatir esta semana si aumenta el ritmo de su ajuste monetario ante lo que parece ser un empeoramiento de la inflación.

El Comité Federal de Mercado Abierto se reúne a partir de hoy durante dos días, justo después de que dos informes económicos sugirieran que las presiones sobre los precios se han vuelto más implacables de lo esperado.

Antes de los datos del viernes -que mostraban que los precios habían subido otro 1% en mayo con respecto a hace sólo un mes y que los consumidores estaban cada vez más preocupados por que la alta inflación siguiera siendo un problema durante más tiempo- la Fed había señalado que estaba preparada para aprobar una segunda suba consecutiva de las tasas de interés de medio punto. Sería la primera vez desde 1994 que el banco central estadounidense opta por subir las tasas en esa cantidad en reuniones consecutivas.

Alerta en Estados Unidos: economistas pronostican recesión inminente

Sin embargo, es probable que se considere otra herramienta que también se utilizó por última vez en 1994: subir las tasas en 0,75 puntos porcentuales.

Los mercados ya han descontado ese resultado, tras un informe de The Wall Street Journal que sugiere que los funcionarios discutirán esta semana esa posibilidad.

El economista jefe de JPMorgan, Michael Feroli, ha elevado la previsión del banco para la próxima reunión a una suba de 0,75 puntos porcentuales. Krishna Guha, vicepresidente de Evercore, dijo que "no es lo que pensamos que es la política óptima y, por separado, no es, en nuestra opinión, bueno para los mercados", que fueron golpeados el lunes por el aumento de los temores de inflación.

Los economistas también están lidiando con lo que se avecina más allá de la reunión, ya que el banco central se enfrenta a más shocks inflacionarios que han suscitado dudas sobre si se está moviendo con suficiente rapidez para abordar lo que ya se está convirtiendo en un problema intratable.

El banco central se ha comprometido a avanzar "rápidamente" hacia una tasa neutral -que no estimule ni frene el crecimiento-, aunque el presidente de la Fed, Jay Powell, admitió recientemente que ese umbral "no es algo que podamos identificar con precisión". En cambio, prometió seguir presionando hasta que haya pruebas "claras y convincentes" de que la inflación se está moderando.

Los banqueros centrales transmitirán su previsión de política monetaria en un 'diagrama de puntos' actualizado que se publicará el miércoles, en el que se exponen las proyecciones individuales de las tasas de interés como parte de un conjunto más amplio de estimaciones sobre las perspectivas económicas. En su última serie de proyecciones, publicadas en marzo, los altos funcionarios fijaron una tasa de interés de referencia del 1,9% a finales de año y del 2,8% en 2023.

La era del 'dinero fácil' llega a su fin en Europa: el BCE quiere subir la tasa de interés en julio

Los responsables de la política monetaria también publicarán previsiones actualizadas sobre la inflación, el crecimiento y el desempleo, que se espera que reflejen la reciente admisión de Powell de que las medidas necesarias para controlar las presiones sobre los precios provocarán "cierto dolor".

Los economistas habían discrepado de las estimaciones de marzo, que sugerían un escaso movimiento de la tasa de desempleo desde niveles históricamente bajos, incluso cuando la política se endurecía considerablemente.

Desde entonces, Powell ha reconocido que es probable que la tasa de desempleo aumente "unos pocos puntos" y que el banco central sólo podrá lograr un aterrizaje "suave" [soft landing] para la economía, un mensaje que Gargi Chaudhuri, jefe de estrategia de inversión de iShares para las Américas en BlackRock, atribuyó: "No podemos ir a toda máquina ahora sin que se produzcan algunos efectos secundarios".

"La liquidez es terrible": las malas condiciones de negociación alimentan el caos en Wall Street

Los economistas esperaban, en general, que la previsión de la tasa promedio de desempleo se situara en torno al 3,8% en 2024, 0,2 puntos porcentuales por encima de su nivel actual, y los funcionarios situaban la inflación más cerca del 5% este año.

También se prevé una desaceleración más importante del crecimiento del producto bruto interno. Esto, a su vez, ha aumentado las probabilidades de que algunos responsables de la política monetaria prevean recortes directos de las tasas en 2024, lo que refleja la creencia de que la economía se habrá ralentizado notablemente para entonces.

Una reciente encuesta realizada por el Financial Times entre los principales economistas académicos mostró que casi el 70% cree que la economía estadounidense entrará en recesión el próximo año.

Priya Misra, responsable de la estrategia global de tasas de TD Securities, dijo que la Fed se enfrenta ahora a un problema mucho más difícil que hace unos meses. "Ahora tienen riesgos de dos caras con el crecimiento y la inflación", dijo.

Para Stephanie Aaronson, otra exempleada de la Fed que ahora trabaja en la Brookings Institution, el banco central necesitará mucha suerte para evitar un aterrizaje brusco.

"Si no reciben mucha ayuda por el lado de la oferta en términos de alivio de los precios de la energía y los alimentos... y realmente tienen que hacer mucho más trabajo para bajar la inflación ellos mismos, no podrían hacerlo con un aterrizaje suave".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios