Elon Musk quiere acordar con Twitter a días de que empiece el juicio

El fundador de Tesla retoma el precio acordado para la compra de la red social, aunque los abogados de la compañía se muestran prudentes.

En abril, Twitter aceptó la oferta de Elon Musk para comprar la red social por u$s 44.000 millones. Casi seis meses después, el impulsivo multimillonario ha presentado la misma propuesta.

En el tiempo transcurrido entre esas ofertas, las dos partes pasaron de brindar por la perspectiva de una nueva era para la red social bajo el mando de Musk a enfrascarse en una batalla legal después de que el fundador y CEO de Tesla intentara echarse atrás en el acuerdo, acusando a Twitter de mentir sobre el número de sus cuentas falsas.

El martes, a menos de dos semanas del inicio de un juicio, los abogados de Musk aseguraron que el empresario tenía la intención de cerrar el acuerdo al precio anteriormente acordado de u$s 54,20 por acción, una vez que se reciba la financiación de la deuda, siempre que el proceso judicial se paralice.

El dilema de los banqueros de Elon Musk: ¿conviene ayudarlo a matar el acuerdo de Twitter?

Según los analistas, el repentino giro supone una embarazosa rendición para el multimillonario y un reconocimiento de sus escasos argumentos, después de que ambas partes lidiaran con un brutal intercambio de acusaciones bajo la atenta mirada de un juez en Delaware.

En un tuit el martes, Musk pareció no inmutarse tras su cambio de rumbo y anunció sus planes para una futura super aplicación. "La compra de Twitter es un acelerador para la creación de X, la app para todo", escribió. Este entusiasmo contrasta con los documentos judiciales anteriores en los que acusaba a Twitter de una "conspiración para engañar al público, a sus inversores y al gobierno sobre la disfunción en el seno de la empresa".

Aun así, el acuerdo todavía no está cerrado. La red social sigue buscando garantías del tribunal de que Musk no está intentando retrasar un juicio y de que pagará. "No esperaría que los abogados de Twitter [retiren la demanda] hasta que tengan algo que sea creíble y más fiable que el último acuerdo que obtuvimos", explicó Eric Talley, profesor de Derecho de Columbia Law School.

Para ambas partes, la batalla judicial ha sido agotadora. En menos de tres meses se han registrado casi 700 entradas en el expediente del Tribunal de la Cancillería de Delaware y las partes han recurrido repetidamente al tribunal para resolver disputas de asuntos como los términos de consulta y los rangos de fechas para las búsquedas de mensajes en Slack.

Musk había intentado inicialmente retrasar el juicio hasta 2023, ya que los compromisos de financiación de Wall Street eran buenos hasta el próximo mes de abril. Sin embargo, la jueza Kathaleen McCormick coincidió con Twitter en que un retraso tan largo era demasiado para la empresa, que se ha visto afectada por la baja moral, las renuncias del personal y los trastornos empresariales a nivel interno por la incertidumbre sobre el acuerdo. McCormick se hizo eco de ese sentimiento el mes pasado, señalando "evidentes deficiencias" en el equipo del multimillonario.

McCormick permitió a Musk enmendar su caso para incluir los reclamos de Peiter Zatko, exjefe de seguridad de Twitter que en agosto acusó públicamente a la empresa de violar las órdenes del Gobierno sobre la seguridad de los datos.

Del chiste a la compra: cómo Elon Musk se quedó con Twitter en apenas 12 días

La semana pasada, el círculo íntimo de socios de Musk en Silicon Valley quedó en evidencia tras la publicación de cientos de mensajes que revelaban cómo muchos se ofrecieron a financiar su oferta inicial y apoyar su objetivo de llevar los ideales de la "libertad de expresión" a la plataforma.

La mayoría de los analistas han señalado que los compradores no han tenido prácticamente oportunidad en los tribunales de Delaware para echarse atrás en los acuerdos. Además, el éxito de las reclamos de Musk sobre el exceso de bots, el recuento de usuarios engañoso y la presentación de valores erróneos parece bastante remoto.

Twitter asegura que Musk violó el contrato al no hacer un intento de buena fe para cerrar el acuerdo. Los abogados de la compañía mostraron un intercambio de mensajes de texto de mayo cuando Musk escribió a su banquero diciendo que "no tendría sentido comprar Twitter si vamos hacia la tercera guerra mundial".

Twitter: surgen nuevos detalles de la compra, mientras la empresa quiere que Musk pague el precio acordado

Según los documentos presentados por Twitter, los informes de los propios expertos de datos de Musk -compartidos con él un día antes de que anunciara su retirada del acuerdo- no respaldaban su afirmación de que el número de cuentas falsas en la red social era "infinitamente superior" a los cálculos de la empresa. Las acciones de Twitter han subido desde que el CEO de Tesla intentó retirarse.

Aun así, Andrew Jennings, profesor de la Brooklyn Law School, aseguró que esperaba que Twitter "probablemente insistiera en tener un acuerdo sólido", como una orden judicial formal que requiere que una parte pague a otra.

McCormick también "exigiría ese tipo de garantía. Ninguno de los dos quiere estar aquí dentro de un mes o dos si Musk decide echarse atrás de nuevo".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios