Cómo la guerra Rusia-Ucrania puede impulsar la pelea de China contra el dólar

Las sanciones a Rusia resaltan los esfuerzos de Beijing por internacionalizar el renminbi.

En esta noticia

Las sanciones impuestas en respuesta a la invasión de Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin han asestado un golpe devastador al sistema financiero de su país y han provocado una caída del rublo de más del 30% en lo que va de año, lo que ha repercutido en las divisas de Europa del Este.

Sin embargo, el renminbi, la moneda de su aliado estratégico más cercano y principal socio comercial de Rusia, se ha mantenido llamativamente estable.

La divisa china apenas se ha movido desde el inicio de la invasión rusa, e incluso ha tocado un máximo de cuatro años de unos 6,31 RMB frente al dólar, prolongando una racha de meses de resistencia a pesar de la reciente ralentización del crecimiento de la economía china.

La guerra Rusia-Ucrania está creando la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial

Su relativa estabilidad ha alimentado los rumores de que la moneda podría convertirse en un activo de refugio, protegido de las turbulencias geopolíticas que han agitado los mercados de todo el mundo. Esto supondría un impulso a los más de 20 años de trabajo de Beijing para globalizar su moneda aumentando su uso en el comercio exterior y como reserva de valor en las finanzas internacionales.

"Estamos en una etapa en la que el mercado ya no considera al renminbi como una moneda altamente especulativa", dijo Kelvin Lau, economista senior para la Gran China en Standard Chartered, añadiendo que su reciente estabilidad probablemente aumentará su reputación como refugio en tiempos de estrés.

¿Qué tiene que ver esto con el dólar y el sistema financiero en general?

Un uso más amplio del renminbi en todo el mundo facilitaría, en teoría, que China rompiera lo que considera el dominio de Estados Unidos y Occidente en los pagos y finanzas mundiales, poder que se ha utilizado en los últimos días para castigar a Rusia.

Hay indicios de progreso: en los últimos meses, la moneda china ha superado finalmente al yen japonés en la clasificación de pagos internacionales de Swift, ocupando por primera vez el cuarto lugar. Mientras tanto, un índice de globalización del renminbi publicado por Standard Chartered mostró que su posición mundial ha subido hasta un récord.

Pero la verdadera ambición de China es dejar de depender de la infraestructura financiera controlada por Occidente, como Swift, de la que Rusia ha quedado parcialmente excluida. Por eso ha dedicado años a construir su Sistema de Pagos Interbancarios Transfronterizos (Cips), denominado en renminbi, a través del cual los pagos aumentaron un 20% hasta alcanzar los 45,2 billones de RMB (u$s 7,1 billones) en 2020.

El Cips cuenta con unas 1200 instituciones miembros en 100 países y sigue siendo un peso relativo en los pagos internacionales en comparación con Swift, que cuenta con unos 11.000 miembros. Pero el propio sistema de compensación transfronteriza de Rusia está mucho menos desarrollado, con unas 330 instituciones inscritas en un número mucho menor de mercados, como Cuba, Armenia, Kazajistán e Irán.

Los medios de comunicación chinos han destacado la oportunidad que suponen las expulsiones de Swift, y la agencia estatal de noticias Xinhua ha señalado que "las instituciones financieras rusas expulsadas de Swift podrían participar en el Cips de China", a la vista del limitado uso del sistema de compensación propio de Rusia.

Y como las redes de pago Visa, Mastercard y American Express han anunciado sus planes de suspender sus operaciones en Rusia, un mayor número de bancos del país también ha planteado la posibilidad de emitir tarjetas de marca compartida vinculadas a los sistemas de pago internacionales Mir de Rusia y UnionPay de China.

Guerra Rusia-Ucrania: las acciones de Putin no tienen sentido, y ahí está su fuerte

Benjamin Cohen, un veterano académico de las relaciones monetarias internacionales, dijo que "no hay duda" de que las sanciones contra Rusia incentivarían aún más a países como Irán, Corea del Norte y Venezuela a diversificarse lejos del dólar.

"Cada vez que Estados Unidos y sus aliados hacen del acceso al dólar un arma, se crea un incentivo adicional para que los chinos se aprovechen en algún momento", dijo Cohen.

Esto está en consonancia con las viejas ambiciones de China.

"Los acontecimientos de los últimos días darán un empujón a los países e instituciones que quieren eludir el sistema financiero internacional basado en el dólar", dijo Eswar Prasad, economista y ex jefe de la división de China del FMI.

¿Por qué quiere China internacionalizar el renminbi?

El deseo de Beijing de tener una moneda global a la par del dólar lleva años, pero se revitalizó a principios de la década de 2010, cuando las sanciones de Estados Unidos a Irán pusieron de manifiesto la vulnerabilidad de la propia China al castigo financiero sistémico por parte de las potencias occidentales.

China lanzó el Cips como rival del Swift basado en el renminbi en 2015, después de que Rusia fuera golpeada con sanciones por su invasión de Crimea el año anterior.

"Solo después de la crisis de Crimea, China aceleró el ritmo de la internacionalización del renminbi", dijo Bruce Pang, jefe de investigación de China Renaissance.

Guerra Rusia-Ucrania: cómo es la carrera de Xi Jinping y Vladimir Putin para crear un sistema alternativo al dólar 

Esa mayor apertura resultó contraproducente en 2015, cuando una devaluación puntual del renminbi por parte del banco central chino provocó una fuga de capitales sin precedentes y una caída prolongada de la moneda. La fuga solo terminó cuando Beijing promulgó duros controles de capital que se mantienen en gran medida.

Tommy Wu, economista jefe para China de Oxford Economics, dijo que Beijing había aprendido de sus errores, pero que sentiría una nueva presión para impulsar el papel global de la moneda tras las recientes sanciones contra Rusia.

"Beijing tendrá un mayor sentido de la urgencia ahora", dijo Wu. "Pero todavía tienen que mirar lo que pasó en el pasado y lo que pueden hacer de forma realista".

¿Hasta qué punto está ya el renminbi entretejido con Rusia?

Desde que Rusia lanzó su invasión de Ucrania, China ha sido excepcional entre las principales economías mundiales al abstenerse de sanciones e incluso críticas directas. Esto se debe a que es mucho lo que está en juego para que ambas partes mantengan unas relaciones cordiales entre China y Rusia.

Rusia es un importante proveedor de petróleo y gas natural de China, y Moscú y Beijing han hecho de la eliminación del dólar estadounidense de sus acuerdos comerciales una prioridad desde 2014, en respuesta a las reacciones de Occidente a la invasión rusa de Crimea. Los bancos centrales de ambos países firmaron un acuerdo de intercambio de divisas ese año, y recientemente se renovó por 150.000 millones de RMB.

En el primer trimestre de 2020, la cuota del billete verde en el comercio sino-ruso había caído por primera vez por debajo del 50%, según el banco central ruso, mientras que la cuota combinada del rublo y el renminbi en los acuerdos había aumentado hasta aproximadamente una cuarta parte.

Se trata de una suma importante y creciente: el comercio bilateral aumentó más de un tercio, hasta alcanzar casi u$s 150.000 millones el año pasado, según las aduanas chinas. En febrero, los dos países se comprometieron a aumentar el total a u$s 250.000 millones mientras Putin visitaba Beijing con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno, donde reveló nuevos acuerdos de petróleo y gas con China por más de u$s 117.000 millones.

El renminbi también ocupa una gran parte de las reservas de divisas rusas gracias, en parte, a un acuerdo de 2019 que permite a China comprar gas ruso en su propia moneda. Un informe de enero del banco central ruso mostraba activos en renminbi por valor de u$s 73.000 millones, lo que supone el 13% del total de las reservas.

¿Hasta dónde podría llegar China para apoyar a Rusia?

Los analistas afirman que el alcance de las sanciones impuestas a Rusia hasta ahora podría permitir a China utilizar su infraestructura de pagos basada en el renminbi para ayudar a sortear las medidas destinadas a aislar a Moscú de las finanzas mundiales.

Según Wu, es poco probable que los bancos chinos con presencia internacional corran a ayudar a Rusia, pero los prestamistas nacionales más pequeños que no dependen de las finanzas occidentales dominadas por el dólar podrían ofrecer servicios en renminbi, y las instituciones rusas podrían dirigir las transacciones globales a través de los extensos bancos estatales de China.

Sin embargo, Pang afirmó que la preocupación por las graves represalias de los países occidentales -incluidas posibles sanciones a la propia China- limitaría seriamente la capacidad de las instituciones financieras chinas para ofrecer un apoyo más sustancial a Rusia.

"Por eso, las principales instituciones financieras de China han cumplido con las anteriores sanciones de Estados Unidos a Irán y Rusia", dijo. "China tiene que gestionar cuidadosamente el ritmo de actuación y no dar a los países occidentales ninguna excusa para imponer sanciones, prohibiciones o boicots".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.