Financial TimesExclusivo Members

Cómo influyen las emociones en las inversiones

La investigación académica sugiere que los rasgos evolutivos de cazador-recolector no nos sirven a la hora de invertir.

Lo más probable es que alguien que usted conozca esté probando suerte en el day trading. Puede que sea usted. Pero incluso las empresas que se dedican a promover el day trading están empezando a advertir que es probable que pierda dinero a menos que controle sus emociones.

Lo que me permite utilizar el comentario más brillante jamás escrito por un lector de FT: "Perdí la mayor parte de nuestro dinero invirtiendo en acciones de Internet hace unos 20 años, cuando los niños eran pequeños (y asistían a colegios privados). Cuando se lo conté a mi mujer, me preguntó si había perdido la casa y le dije que no, que ni siquiera yo era tan estúpido. Ella se rio y dijo que 'entonces no importa mucho'. En ese momento me di cuenta de que ella era la mejor inversión que iba a hacer en mi vida y que era una decisión totalmente emocional".

Sí, algunas de las mejores decisiones de la vida se toman utilizando nuestras emociones. Entonces, ¿por qué no se aplica esto a la inversión?

Qué son los ETF y por qué son una de las mayores tendencias de inversión del último tiempo

Durante la pandemia, 1,8 millones de personas en el Reino Unido se lanzaron a invertir por primera vez. Según una encuesta realizada en 2021 por Consumer Intelligence para GraniteShares, la mayoría lo hizo motivada por la posibilidad de obtener mayores rendimientos que con los depósitos en cuentas de ahorro.

Pero una nueva y preocupante investigación de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) muestra que algunas personas con bajos ingresos y sin jubilación, están invirtiendo en criptomonedas y otros productos financieros de riesgo. Es desesperación o ingenuidad.

Definitivamente, este grupo no debería dedicarse al day trading, porque -y llamémoslo por su nombre- es especulación o azar. Hay demasiado en juego para que alguien sin pensión pierda 1000 libras (u$s 1263) ganadas con esfuerzo en una apuesta.

Si se encuentra en el extremo superior del espectro de la riqueza, con suficientes ahorros para permitirse una jubilación cómoda, no tengo ningún problema con su "negocio paralelo". Pero preferiría que lo llamara un hobby caro, en el que dominar las emociones formara parte del juego.

Un nuevo estudio de City Index, el bróker que apoya el lado más salvaje del day trading, más allá de la compra de acciones, ofreciendo spread betting y operaciones con divisas, descubrió que más de un tercio de los traders admitían que las emociones influían en sus decisiones de trading. Las personas de entre 41 y 60 años eran las más propensas a que sus decisiones de trading se vieran influidas constantemente por las emociones.

Sean cuales sean sus recursos, si su idea para la jubilación es tapar los agujeros mediante el trading, déjelo ya. Sus preocupaciones emocionales adicionales sobre el dinero significan que es más probable que tome la decisión equivocada. Aunque no le preocupe el dinero, sus decisiones de inversión se rigen por una respuesta de codicia y miedo que provoca un comportamiento irracional; comprar caro y vender barato.

Por qué algunos todavía creen que conviene invertir en acciones a pesar de las tasas altas

Algunos han intentado argumentar que las emociones pueden mejorar el rendimiento de las operaciones. Pero las pruebas académicas han estado en contra de esta teoría desde la década de 1980. No obstante, un estudio de la Universidad de Bath de 2021, Anticipatory emotion and investment decisions in non-professional investors, descubrió que el nivel de emoción experimentado depende del contexto: el nivel del precio de la acción en el momento de la negociación.

¿Por qué somos así? Los expertos afirman que las raíces evolutivas de nuestras respuestas emocionales a la inversión están ligadas a los instintos de supervivencia de los cazadores-recolectores.

Los cazadores de la Edad de Piedra tenían que esforzarse más para evitar el dolor (pierna rota = incapacidad para defenderse o alimentar a la familia durante dos meses) que para obtener una ganancia (matar una gacela). Pero también valía la pena correr grandes riesgos: la muerte de un mamut podía significar un mes de proteínas para la tribu. Nuestro instinto de supervivencia nos empuja a correr riesgos: a menudo preferimos 'luchar' a 'huir' cuando nos enfrentamos a obstáculos insalvables (o a un tigre dientes de sable).

Generación 'Moonshot': por qué los jóvenes inversores no renuncian al riesgo

Así que el dolor causado por perder dinero en una operación es significativamente mayor que el placer recibido por una ganancia de igual valor. Y esto se ve agravado por nuestra capacidad innata de autoengaño. Nos convencemos a nosotros mismos de que podemos vencer al mercado, de que somos mejores controlando nuestras emociones de lo que realmente somos.

Sin embargo, cuando los riesgos potenciales son elevados, los instintos más conservadores tienden a entrar en acción. Esto puede explicar por qué los ahorradores mantuvieron cantidades récord de dinero líquido como resultado de los temores inducidos por la pandemia.

Pero más de 1000 millones de libras (u$s 1,2 mil millones) de los ahorros del país siguen depositados en cuentas que devengan menos del 2%, mientras que la tasa de interés base es del 5,25%, según un análisis de los datos crediticios del Banco de Inglaterra. Si éste es su dinero, ha perdido mucho con la inflación y necesita urgentemente una tasa decente.

Por su parte, la consultora de riesgos de inversión Oxford Risk descubrió que las decisiones impulsadas por las emociones hacen perder a los inversores un promedio de 3% anual de rentabilidad. Las pérdidas pueden aumentar hasta el 6% o el 7% anual en periodos de gran tensión o volatilidad.

¿Cómo combatirlo? El consejo convencional es inyectar dinero a cuentagotas en las inversiones y sumar en las grandes correcciones. Mantener las emociones bajo control puede ser tan sencillo como hacer que su contraseña sea olvidable para que deje en paz sus inversiones. O utilizar un análisis porcentual basado en reglas, asignando un determinado porcentaje a cada tema, completándolo si baja demasiado y reduciéndolo si sube demasiado.

Otros recurren a asesores financieros para que les den una mano cuando los mercados caen: un buen 'valor añadido' por los honorarios pagados.

Pero si sigue detectando oportunidades de inversión, quizá hablándoles de ellas a familiares o amigos, creo que tiene que encontrar la manera de rascarse esa comezón inversora.

Subirse (junto a sus emociones) a la 'Torre del Terror' con hasta un 10% de su cartera podría ser una buena idea, siempre que montes las 'Tazas de Té' [en referencia al juego de Magic Kingdom] con el otro 90%.

Incluso si su 'dinero para jugar' no se ajusta a su estrategia habitual, podría contar con la aprobación de un asesor financiero. Ya sea invirtiendo en una empresa que cotiza en Aim, en el FTSE 100, en bitcoin o con ganas de probar suerte en las apuestas por diferencias, le mantiene al día, y algunas de las inversiones que aparecen en las noticias son sus inversiones.

Eso hace que invertir sea divertido e interesante, y puede ayudarle a mantener el rumbo, controlando sus emociones para la parte principal, "aburrida", de su cartera.

Temas relacionados
Más noticias de inversión

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.