Cómo es la receta para que los países puedan lograr un 'milagro económico'

El libro importante y urgente de Stefan Dercon argumenta que para que las naciones logren el crecimiento, las personas en el poder deben querer que suceda

Se requiere por lo menos una generación de crecimiento explosivo del tipo de Japón, Corea del Sur y China para erradicar la pobreza extrema. Más recientemente, países como Vietnam y Bangladesh han alcanzado esa velocidad de escape económica.

Un período sostenido de crecimiento no garantiza el éxito a largo plazo, como demuestra el conflicto reciente en Etiopía. Tampoco, como muestra China, el logro de un determinado nivel de vida conduce necesariamente a la democracia liberal. Pero el crecimiento rápido, con una distribución razonablemente equitativa, sigue siendo un requisito previo para una vida mejor.

¿Por qué algunos países siguen siendo pobres mientras que otros tropiezan en el camino del crecimiento y el desarrollo? Éste ha sido el tema de muchos estudios académicos y muchos libros populares. 'El fin de la pobreza' de Jeffrey Sachs enfatiza el papel de la ayuda para dar un "gran impulso", mientras que 'Por qué fracasan los países' de Daron Acemoglu y James Robinson considera que las instituciones de un país son un factor determinante del éxito o el fracaso.

Financial Times 'denuncia' la frustración del campo argentino por perder su mejor oportunidad en décadas

Stefan Dercon, economista belga-británico de la Universidad de Oxford y experto en desarrollo internacional, es el último en intentar descifrar el misterio. El resultado es un libro importante, 'Gambling on Development' (Apostando por el desarrollo), un análisis tanto académico como experiencial. Posiblemente sea lo que más se ha acercado a una respuesta a esta pregunta crítica.

Su tesis es brutalmente simple. "La característica definitoria de un acuerdo de desarrollo es el compromiso de quienes tienen el poder de moldear la política, la economía y la sociedad, para luchar por el crecimiento y el desarrollo", escribe Dercon.

El crecimiento ocurre, en otras palabras, cuando las élites tratan de lograrlo. Para hacerlo, deben apostar por aumentar el tamaño del pastel económico en lugar de repartirse el que ya existe. Esto es arriesgado. Su apuesta puede fallar y pueden ser culpados. O puede tener éxito y pueden ser expulsados del poder por nuevos participantes.

Lula revela su plan económico para Brasil: más Estado, menos sector privado y gasto sin límite

La idea de un "acuerdo de las élites" puede parecer deslumbrantemente obvia. No lo es. La idea de Dercon se produjo después de reuniones en 2013 cuando era economista jefe del ahora desaparecido Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, primero con funcionarios de la República Democrática del Congo (RDC) y luego con los de Etiopía. Salió pensando que, a pesar de todas sus buenas palabras, los funcionarios de la RDC no hablaban en serio sobre el desarrollo, mientras que los de Etiopía, aunque hablaban en términos menos ortodoxos, creían lo que decían.

Los hechos lo confirmaron. En los 15 años hasta 2019, Etiopía, un país pobre en recursos, creció en promedio un 7% per cápita, tres veces más rápido que la RDC. En la RDC, a una pequeña élite le convenía capturar los recursos mineros de la nación y vendérselos a conglomerados extranjeros, dejando a la mayoría de los congoleños a su suerte. Demasiados países, en África y en otros lugares, entran en esta categoría.

Dercon proporciona una variedad de estudios de casos de éxito, fracaso y de los que siguen luchando el medio. Hay implicaciones importantes de su tesis, que no es prescriptiva. No existe una lista de políticas "correctas". No es necesario ser una democracia ideal con un conjunto perfecto de políticas económicas para apostar por el desarrollo.

Lapidario: el Banco Mundial pronostica "un largo período" de inflación y escaso crecimiento"

La planificación estatal puede funcionar, particularmente si, como China, el Estado tiene un historial de competencia. Pero un enfoque de laissez-faire también puede producir resultados si el Estado proporciona ciertos bienes públicos. En Bangladesh, escribe Dercon, el progreso tuvo menos que ver con "un gran diseño" y más con que los formuladores de políticas no hicieran lo incorrecto.

Algunos gobiernos exitosos pueden recurrir a ahorros internos, otros a inversiones extranjeras. Algunos pueden priorizar las exportaciones, otros el gasto en escuelas y hospitales. Dercon cita un estudio de Michael Spence, premio Nobel de economía, quien concluyó que no había una receta para el desarrollo, aunque conozcamos algunos de los ingredientes.

Encontrar la fórmula correcta implica prueba y error. Deng Xiaoping, quien desató el potencial de China después del caos de la era de Mao, habló de cruzar el río sintiendo las piedras. Pero hay que querer llegar al otro lado.


La teoría de Dercon ofrece un escape del determinismo. La historia cuenta. Muchos países fueron explotados sin piedad a través de la esclavitud y el colonialismo. Pero la historia -y las circunstancias- se pueden superar. Bangladesh ha superado una feroz guerra de independencia, asesinatos políticos y pobreza generalizada para alcanzar más de 20 años de crecimiento. Eso ha transformado las oportunidades para millones de personas, particularmente mujeres, y ha acercado al país al estatus de ingreso medio.

La opinión de Dercon tiene implicaciones para la ayuda internacional que, según él, nunca es un factor determinante. Puede ayudar a los países, pero sólo si ellos mismos han apostado por el desarrollo. Si no, entonces la ayuda es, en el mejor de los casos, un parche adhesivo y, en el peor, un facilitador de una élite negligente. Pero si un país está en el camino correcto, la ayuda puede aumentar las ventajas y reducir el riesgo de fracaso.

Hay lagunas en el argumento de Dercon. Las élites ejercen un poder desmesurado, especialmente en ausencia de responsabilidad democrática, pero hay poco espacio en el libro para la influencia de la gente común sobre los acontecimientos, aunque sólo sea a través de las acciones de la sociedad civil. Tampoco, para el gusto de muchos lectores, habrá suficiente reconocimiento de una historia colonial que dejó países, particularmente en África, saqueados, traumatizados y desmembrados.

Sin embargo, la fortaleza del libro es precisamente su urgente simplicidad. El mensaje de Dercon, en última instancia, es de empoderamiento. "La magia y los milagros suceden", escribe. Pero los que están a cargo tienen que querer que sucedan. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios