FINANCIAL TIMES

China le exige a Didi salir de Wall Street: por qué las nuevas medidas del gobierno generarán más perdedores

Una vez que una empresa se ve obligada a dejar de cotizar en Estados Unidos, ya no le resulta fácil atraer a los inversores mediante una nueva cotización en otro mercado.

Beijing no ha terminado de tomar medidas contra sus gigantes tecnológicos. Los reguladores han ordenado al grupo de redes sociales Tencent que deje de lanzar nuevas apps. También han pedido a la empresa de movilidad Didi que deje de cotizar en las Bolsas estadounidenses. En caso de que se materialice la salida forzosa, el impacto se sentiría ampliamente.

Se ha pedido a Didi que elabore un plan de salida de la Bolsa debido a la preocupación por la posible filtración de datos sensibles. Beijing habría fijado un plazo para la resolución del asunto. Los informes fueron suficientes para que las acciones del inversor tecnológico japonés SoftBank, el mayor accionista minoritario de Didi, cayeran más de un 5% este viernes.

Tencent, Didi, Alibaba: qué está pasando entre las grandes tecnológicas y el gobierno chino 

Una privatización forzada sin precedentes debería preocupar a los inversores estadounidenses. Podría estimular la venta de más de 240 empresas chinas, con una capitalización bursátil total de más de u$s 2000 millones, que cotizan en Estados Unidos. Entre ellas se encuentran algunas de las mayores empresas chinas, como los grupos de comercio electrónico Alibaba y JD.com, y grupos financieros como China Life Insurance y Lufax, la rama de préstamos online de la mayor aseguradora china, Ping An. Estos últimos tendrán datos mucho más sensibles que los que pasan por las aplicaciones de Didi.

Una vez que la empresa se ve obligada a abandonar la cotización, no le resultará fácil atraer a los inversores mediante una nueva cotización en otro mercado, como Hong Kong o Shanghai. Didi seguirá enfrentándose al escrutinio regulatorio. Los inversores locales, mucho más familiarizados con los detalles minuciosos de las investigaciones y el estado de ánimo político actual hacia estas empresas que los inversores estadounidenses, serían cautelosos a la hora de comprar.

Confesiones de un inversor que pasó del 10 al 1% de exposición en China: "Los derechos de los accionistas no son una prioridad"

El múltiplo del EV/Ebitda de Didi, de sólo 1,9 veces, parecería normalmente atractivo, a menos de un tercio del de Tencent. Pero no en las circunstancias actuales. Las recientes medidas de la Administración Biden, que ha incluido a una docena de empresas chinas en una lista negra de comercio, es probable que aviven aún más las tensiones entre Estados Unidos y China. Ahora no es el momento de comprar empresas chinas que cotizan en Estados Unidos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios