Tencent, Didi, Alibaba: qué está pasando entre las grandes tecnológicas y el gobierno chino

Las acciones de una de las mayores compañías de videojuegos se desplomaron luego de que un medio ligado al gobierno chino la definiera como "opio espiritual".

"Opio espiritual". Sólo dos palabras hicieron que las acciones de Tencent, una de las mayores compañías de redes sociales y video juegos del mundo, cayeran un 7%, tras picos de 10%.

Tencent es dueña de WeChat, la app de mensajería más utilizada en China, similar a WhatsApp; y algunos de los videojuegos más buscados como Fortnite, League of Legends y Clash of Clans, entre otros. El gigante, que concentra alrededor de la mitad de todo el mercado de videojuegos en China, cerró 2020 con ganancias por u$s 73,9 mil millones.

Todo comenzó cuando Economic Information Daily, un medio ligado a la agencia oficial de noticias Xinhua, publicó un artículo en el que describía a la industria de los videojuegos como "opio espiritual" o "drogas electrónicas", por su impacto en los adolescentes. Citaba una encuesta hecha a unos 2000 estudiantes de la provincia de Sichuan, la mayoría jugadores frecuentes de Honor of Kings, uno de los productos más populares de Tencent, con alrededor de 100 millones de usuarios.

Brote Delta en China: Wuhan y el turismo, otra vez en la mira por los contagios masivos de coronavirus

El artículo fue eliminado y republicado con un lenguaje menos severo, pero ya era tarde para los mercados, que empezaron a deshacerse de las acciones de Tencent y empresas similares, por temor a que la empresa fuera un nuevo blanco de la campaña de regulación del gobierno chino, al igual que otros gigantes tecnológicos como Didi y Alibaba, o el sector de la educación privada.  

En respuesta, Tencent se comprometió a aplicar un límite de tiempo para los menores de edad (de una hora en días hábiles y dos horas los fines de semana) e impedir que los menores de 12 años puedan hacer compras dentro de los juegos, entre otras cuestiones.

La disputa entre el gobierno chino y las grandes compañías tecnológicas ya borró cerca de u$s 1 billón en valor de mercado. En noviembre del año pasado las autoridades congelaron la Oferta Pública Inicial de acciones (IPO, por sus siglas en inglés) de Ant Group, la fintech de Alibaba, valuada en u$s 35 mil millones. En julio, también se frenó la IPO de Didi (u$s 4,4 mil millones), alegando cuestiones de protección de datos.

Alerta mundial: China aísla a millones de personas por nuevo brote en Wuhan, donde 'nació' el coronavirus

"China se encuentra en terreno inexplorado y necesita transitar el camino con cuidado", le dijo a Bloomberg Aidan Yao, Economista Senior de Asia Emergente de AXA Investment Managers. "Gran parte de la reciente volatilidad del mercado es, en mi opinión, el resultado de que los inversores no sepan lo que está haciendo Beijing, lo que erosiona involuntariamente la confianza en la inversión en este mercado", agregó.

Precisamente, la campaña contra las grandes empresas, especialmente del sector tecnológico, sigue sembrando incógnitas.

Algunos creen que lo que pasó hoy fue sólo para bajar el precio de las acciones de Tencent, otros ven indicios de nuevos movimientos contra la industria de los videojuegos u otros sectores en los que también participa la empresa.

Vacuna de Sinopharm: otro país aprueba su uso en niños desde los 3 años

Una persona con conocimiento de los hechos le dijo al Financial Times que el artículo pretendía "tantear el terreno" y puede haber sido más extremo que la postura de los reguladores, por eso fue editado. Sin embargo, Li Chengdong, del grupo de expertos en tecnología Haitun, dijo que el artículo podía representar el punto de vista de algunos funcionarios. "La industria de Internet está bajo fuego y las empresas están nerviosas", dijo Li.

La estrategia es curiosa porque el gobierno chino ha promovido por años el desarrollo del sector sobre el que ahora ejerce una presión regulatoria cada vez mayor, desde un nuevo régimen de cotizaciones en el exterior y reglas de protección de datos hasta leyes anti-monopolio. Pero Beijing también ha recortado beneficios en el sector de la enseñanza privada del país, valuado en u$s 100.000 millones.

Si bien es evidente que la campaña ha afectado a las empresas, no están tan claros los motivos que hay detrás. La mayoría de los expertos coinciden en que tal vez es una forma de hacer un ejemplo de estos gigantes o controlar el enorme poder que tienen en el país. Según Forbes, en China hay por lo menos 40 personas cuyo patrimonio supera los u$s 10.000 millones, muchos de ellos ligados a compañías digitales.

La economía china da indicios de incertidumbre a pesar de la moderada recuperación

El sector de Internet es particularmente importante para el gobierno. Durante la 9° reunión del Comité Central de Asuntos Financieros y Económicos, que preside Xi Jinping, se concluyó que "para construir las fortalezas competitivas nacionales, China establecerá y mejorará el sistema de gobernanza de la economía de plataformas, otorgando igual importancia al desarrollo y a la regulación, en medio de esfuerzos para impulsar la competencia justa, combatir el monopolio y prevenir la expansión desordenada del capital", citó Xinhua.

La protección de la información de los usuarios ya motivó investigaciones sobre Didi y Full Truck Alliance, conocida como el Uber de los camiones. 

Además, la nueva Ley de Seguridad de Datos -que entre otras cosas definirá cuál es la información recopilada por los operadores de 'infraestructura de información crítica' que puede ser compartida fuera de China- comenzará a regir en septiembre, lo que podría despertar nuevas investigaciones sobre otras empresas.

Por ahora no se sabe cuáles podrían ser las nuevas empresas afectadas o si se extenderá a otros rubros -Sam Radwan, director de una consultora que asesora a empresas chinas, le dijo al FT que sectores como el de seguros y salud podrían estar sujetos a mayores controles, debido a la cantidad de datos que manejan-, pero no se espera que la campaña vaya a terminar en los próximos meses. Algunos analistas incluso esperan que la incertidumbre siga al menos dos o tres años más.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios