Bitcoin: ¿por qué los inversores jóvenes aman las criptomonedas? Impuestos altos y sueldos bajos

El aumento de los impuestos y la inflación empujan a los jóvenes a una mayor curva de riesgo.

Hace dos semanas en esta columna, especulé sobre cómo la volatilidad del mercado de valores podría asustar a los inversores más jóvenes. Sin embargo, los comentarios de los lectores de entre 20 y 30 años exigían respuestas a un dilema de inversión diferente.

"¿Podría alguien responder cómo demonios van a comprar los jóvenes una casa y ahorrar para la jubilación?", preguntó Scott Wijayatilake, de 22 años.

Votado como el "mejor comentario" por decenas de lectores, explicó cómo su generación se enfrenta a enormes deudas estudiantiles, a impuestos más altos y a una burbuja de activos que ha puesto los precios de las propiedades fuera de su alcance y ha inflado el valor de las acciones hasta niveles ridículamente caros.

Bitcoin: FTX, el exchange de criptos opera u$s 14.000 millones al día y ya vale más que el Deutsche Bank

Si añadimos el lento crecimiento de los salarios y el aumento de la inflación mundial, Scott teme que la cartera tradicional de 60:40, dividida entre renta variable y renta fija, ya no sea suficiente: "¿Cómo se puede construir algo parecido a la riqueza con rendimientos tan bajos?"

Para muchos jóvenes inversores, la respuesta ha sido dirigirse a inversiones de mayor riesgo.

Más de un millón de adultos del Reino Unido compraron o aumentaron sus tenencias de inversiones de alto riesgo, como las criptomonedas, durante la pandemia, según un estudio realizado por la Autoridad de Conducta Financiera.

Con un efectivo limitado para invertir y los precios de los activos que se disparan, se puede ver el atractivo de apostar por activos de alto riesgo con la esperanza de llevarse el premio gordo.

En lugar de invertir tanto para la propiedad como para la jubilación, muchos jóvenes profesionales seleccionan uno de los dos objetivos. Decidir a qué darle prioridad es difícil

Las criptomonedas, el peer-to-peer (P2P) y el uso de aplicaciones de trading y plataformas de spread betting para hacer apuestas a corto plazo en acciones y divisas se acercan más a los juegos de azar que a la inversión, pero dada la escasa rentabilidad en otros ámbitos, los jóvenes se ven tentados a adoptar un enfoque de "todo o nada".

Incluso los que invierten de forma más tradicional están subiendo la curva de riesgo. Michael, un comentarista del FT de 20 años, ha pasado los últimos 18 meses construyendo una cartera con alto contenido tecnológico. Al principio le fue bien, pero en los últimos meses ha sufrido: "Compré algunas caídas, pero las caídas siguieron llegando".

Una vez más, su visión a largo plazo se ha visto complicada por su doble objetivo de invertir para el depósito de una vivienda y para la jubilación (el depósito medio de un comprador primerizo es ahora de más de £ 57.000 o u$s 77.100, y más del doble en Londres).

Las criptomonedas pueden "desestabilizar" los mercados emergentes, según un alto funcionario del FMI

Es una estrategia arriesgada, pero el tiempo de ahorro deja el dinero a merced de la inflación. El gobierno fomenta tácitamente esta vía con la Lifetime Isa, que ofrece una bonificación del 25% sobre el dinero ahorrado o invertido en una primera propiedad (cuidado con el límite de £ 450.000 o u$s 608.800 del precio de la vivienda).

En lugar de invertir tanto para la propiedad como para la jubilación, muchos jóvenes profesionales eligen uno de los dos objetivos. Decidir a qué dar prioridad es difícil, pero al menos pueden elegir. Para muchos trabajadores jóvenes con ingresos bajos, es posible que no sea ninguna de las dos cosas, ya que la presión del costo de la vida continúa.

La reciente decisión de congelar el umbral de reembolso de los préstamos estudiantiles en £ 27.295 (u$s 37.000) le costará a los graduados de Inglaterra y Gales después de 2012 £ 110 (u$s 149) más al año, además de los aumentos de la seguridad social.

Los funcionarios no han dicho nada sobre cuándo podría restablecerse el vínculo con los ingresos. Debido a la forma en que funciona el sistema, se estima que tres cuartas partes de los egresados de la universidad nunca pagarán completamente sus deudas. En su lugar, pagarán un impuesto adicional del 9% sobre todo lo que ganen por encima del umbral durante 30 años hasta que sus préstamos sean cancelados.

Para los graduados que sean contribuyentes de tipo básico, cada libra que ganen por encima de ese umbral congelado a partir de abril se gravará con un 42,25%.

Para los que pueden permitirse acceder a la vivienda (la mayoría con ayuda de los padres), el aumento de las hipotecas a 40 años supone otro cambio generacional.

Mattcan, un lector del FT de treinta y pocos años, confesó haber aprovechado los rendimientos de los índices de su Isa para sobrepagar su préstamo hipotecario. Esta estrategia de aversión al riesgo le valió algunas críticas, pero la suba de las tasas de interés nos recuerda que la era del dinero barato no puede durar eternamente.

Ómicron impulsa récord de internaciones de niños, pero los síntomas son leves en la mayoría

El acto de malabarismo financiero se complica aún más por el alto costo de formar una familia (nótese que la mitad de las mujeres de Inglaterra y Gales no tienen hijos a los 30 años).

A la lectora del FT, Tench, le resulta imposible ahorrar nada desde que tiene hijos: "Las cuotas de la guardería consumen la mayor parte de los ingresos disponibles/invertibles... nuestra jubilación parece un sueño irrisoriamente lejano".

Una investigación reciente del Instituto de Estudios Fiscales (IFS por sus siglas en inglés) ofrece algo de esperanza, ya que sugiere que quienes reduzcan el ahorro para la jubilación a los 30 años, pero aporten entre el 15% y el 25% de su sueldo a los 40 y 50 años, podrían conseguir prácticamente el mismo resultado.

Se trata de una suma considerable, pero el IFS considera que el aumento de los salarios y la disminución de los costos del cuidado de los hijos lo hacen posible. Como las deudas de los préstamos estudiantiles se cancelan después de 30 años, los graduados de 50 años podrían ahorrar ese 9% de su salario en una pensión.

Estados Unidos: Wall Street sufre el peor enero desde la crisis financiera 

Sin embargo, las constantes modificaciones de las normas que rigen las pensiones y el sistema de préstamos a los estudiantes hacen imposible que los jóvenes puedan planificar con cierto grado de seguridad.

No hay garantías de que el límite de 30 años no se amplíe en el futuro. Además, los lectores que se enfrentan a la pesadilla del "tapering" de la pensión anual (que reduce gradualmente lo que las personas con altos ingresos pueden ahorrar para su pensión, de £ 40.000 o u$s 54.100 a sólo £ 4000 o u$s 5411 al año) se reirán de la idea de aumentar sus contribuciones en la edad adulta.

Además, si las cotizaciones de su empresa son más generosas que los niveles básicos asumidos en el estudio del IFS, puede que le dé miedo dejar ese dinero sobre la mesa. No hay que olvidar que las pensiones son una valiosa fuente de desgravación fiscal, y eso incluye el "impuesto para graduados" de los préstamos estudiantiles.

En la actualidad, sólo los que más ganan saldarán toda su deuda de préstamos estudiantiles en 30 años. Los graduados con ingresos más bajos que se toman una pausa en su carrera o trabajan a tiempo parcial mientras forman una familia tienen muchas menos probabilidades de hacerlo, y el IFS señala un punto importante para ellos.

Si su empleador ofrece acuerdos de "sacrificio salarial", tiene un incentivo adicional para ahorrar en una pensión. Como esto tiene el efecto de reducir sus ingresos brutos, también reducirá la cifra correspondiente por los reembolsos del 9% de los préstamos estudiantiles. En palabras del IFS, esto es "análogo a la reducción de la cuota tributaria total de por vida".

Por muy útiles que sean estas sugerencias para algunos lectores jóvenes, el aumento de la brecha intergeneracional significa que esto es un juego de manos para la mayoría, aunque este tipo de "nivelación" no está en la agenda política.

La última palabra la tiene Scott, de 22 años. "¿Los jóvenes esperan heredar o simplemente no piensan en ello? Yo apuesto por lo segundo".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios