Exclusivo

Subsidios: cuánto le cuesta al Estado la producción de energía eléctrica

El Cronista presentó un pedido de acceso a la información pública. El costo de producir energía eléctrica fue de u$s 7439 millones en 2020 y crecerá este año. ¿Cuánto se cubrió con gasto público? El detalle por fuente de generación: térmica, nuclear, hidroeléctrica y renovable

 La producción de energía eléctrica en la Argentina costó el año pasado u$s 7439 millones (a un promedio de u$s 58,80 por megavatio-hora), de los cuales el 54% fue cubierto por la demanda (hogares, industrias y comercios) y el 46% por el Estado, a través de subsidios.

En 2021, el rebote de la actividad económica y la sequía en Brasil trajeron aparejados mayores importaciones de combustibles (Gas Natural Licuado -GNL-, gasoil y fuel oil), lo que elevará el costo del Sistema Argentino de Interconexión (SADI), mientras que los aumentos de un dígito en las tarifas de luz y gas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sumarán en la cuenta de los subsidios del Tesoro nacional.

A través de un pedido de acceso a la información pública, El Cronista accedió al detalle de los costos de cada una de las fuentes de generación de electricidad en el país durante los últimos tres años.

Según el informe anual 2020 de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), el 61,4% de la energía consumida fue a base de gas natural o combustibles líquidos; el 21,7%, hidroeléctrica; el 9,5%, a través de fuentes renovables; y el 7,5%, nuclear.

Fue el primer año en el que las energías renovables superaron la participación de las tres centrales atómicas.

La energía térmica convencional (que no incluye la nuclear) costó en 2020 un total de u$s 5323 millones a un promedio de 69,6 dólares por megavatio-hora (MWh), incluyendo la remuneración a las plantas y los combustibles. Los principales jugadores de este sector son Pampa Energía, AES, Central Puerto, Enel, YPF Luz y Albanesi.

Asimismo, se destinaron u$s 540 millones para las hidroeléctricas a u$s 18,5 /MWh. Se incluyen los pagos a las represas binacionales Yacyretá (compartida con Paraguay), Salto Grande (junto a Uruguay) y otras privadas, en manos de AES, Pampa Energía, Enel, Aluar y Orazul Energy, entre otros.

Para ambas fuentes de generación, el Gobierno dictó a principios del año pasado la Resolución 31, que pesificó y bajó hasta un 45% la remuneración de las plantas sin contrato vigente con el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

De acuerdo a datos oficiales, el ahorro fiscal por esa medida fue de $ 12.641 millones en 2020; tras una actualización, en 2021 el Estado se guardará otros $ 33.364 millones, según calculan en la administración del sector eléctrico.

Mientras la energía térmica remunerada mediante la Resolución 31/2020 promedió los u$s 16,6 /MWh, las centrales con contrato percibieron u$s 87,1.

De la misma forma, el costo de las hidroeléctricas estuvo por debajo de los 20 dólares por megavatio-hora, aunque las pocas represas que gozaban de un contrato con el MEM llegaron a cobrar u$s 253,3 /MWh en promedio.

Por el lado de las renovables, el costo para el sistema fue de u$s 798 millones, a un promedio de u$s 73 por megavatio-hora, gracias a la generación de Genneia, YPF Luz, Pampa Energía, 360 Energy, Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR) y las estatales Arauco (La Rioja) y JEMSE (Jujuy).

Por último, la energía nuclear tuvo un costo de u$s 777 millones a razón de u$s 77,7 por MWh, aunque las centrales que generaron energía lo hicieron a u$s 47,3.

En adelante, los técnicos del sistema esperan un aumento del costo promedio del sistema hasta cerca de los u$s 70 por MWh, en orden de las crecientes importaciones de gas licuado y combustibles, con precios que casi cuadruplican los que se abonan a la producción local.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios