POLÉMICA

Stiglitz y la negociación con el FMI: críticas a Macri, apoyo al acuerdo y los "argentinos vagos"

El premio Nobel de Economía y referente del ministro Martín Guzmán habló de las consecuencias que tendrá para el país el fin de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz aseguró que "el acuerdo del FMI con Argentina podría cambiar las reglas del juego", y sostuvo que el nuevo entendimiento "ha evitado la austeridad".

El acuerdo con el FMI se aprobó en Diputados con amplio apoyo de la oposición y el voto negativo de Máximo Kirchner

Cristina Kirchner no habló de la votación en Diputados, pero criticó al FMI y mostró cómo quedó su despacho por los piedrazos en el Congreso

En una columna publicada en el portal independiente Proyect Syndicate, Stiglitz afirmó que "si bien aún está pendiente de la aprobación del Congreso argentino y del directorio del FMI, permitirá que la economía argentina crezca mientras el Gobierno continúa con sus acciones encaminadas a reducir la pobreza y bajar gradualmente la inflación".

"Es bien sabido que el viejo modelo de austeridad no da resultado", dijo al ratificar su oposición a los planes de ajuste impulsados habitualmente por el organismo multilateral.

"No solo hace que la economía se contraiga e inflija un sufrimiento excesivo en la población; tampoco cumple ni siquiera los objetivos tan específicos de reducir los déficits y aumentar la capacidad de un país para pagar a sus acreedores", resaltó.

Martín Guzmán, ¿con un pie afuera? Alberto Fernández dirime ante otra embestida interna

Acuerdo con el FMI en Diputados: el 96% de Juntos por el Cambio votó a favor y sólo el 65% del Frente de Todos apoyó al Gobierno

Además, sostuvo que la Argentina "ha demostrado los beneficios de una estrategia alternativa, centrada en el crecimiento". "Cuando se permite que la economía se expanda, los ingresos fiscales pueden aumentar rápidamente", consideró.

Vagos y poco confiables

Con relación a "algunos comentarios críticos que sugieren que hay algo en la sangre de los argentinos que hace que su país no sea digno de confianza, como si se tratase de una nación de vagos", afirmó que "no podría estar más lejos de la verdad".

"Cuando el presidente de centro-derecha más reciente, Mauricio Macri, asumió el cargo a fines de 2015, la deuda pública externa de Argentina era relativamente pequeña, del 35% del PIB, debido a las políticas de crecimiento y reestructuración de la deuda de los gobiernos anteriores. Luego, Macri se lanzó a pedir prestado. Para 2019, la deuda pública externa de Argentina había aumentado al 69% del PIB", remarcó.

Acuerdo con el FMI: las 10 conclusiones 'definitivas' de Juan Carlos de Pablo

Tarifas e inflación: ¿se podrán cumplir las metas con el FMI? Seis economistas analizan lo que viene

Asimismo, recordó que el FMI otorgó su "préstamo más grande" al gobierno de Macri en 2018 "sin siquiera imponer condiciones para prohibir que el dinero se use para financiar salidas de capital o pagar deudas insostenibles a acreedores privados".

"Siempre habrá quienes anhelen el viejo FMI, con sus condicionalidades contractivas. Estas políticas serían un desastre para la Argentina y el mundo"

"Lo que sucedió a continuación no es de sorprender: fuga de capitales, contracción económica y una inflación vertiginosa, que alcanzó el 53,8 % en 2019", destacó. Respecto de la inflación de 50,9% en 2021 y el reclamo de algunos de un programa recesivo para controlar los precios, advirtió que "incluso si una renovada austeridad lograra este objetivo, el remedio sería peor que la enfermedad".

El nuevo FMI vs. el viejo FMI

"En un país donde el 40% de la población ya vive por debajo del umbral de la pobreza, ningún programa que aumente el desempleo lo suficiente como para reducir rápidamente la inflación sería sostenible o justificable", indicó.

Finalmente, señaló que el nuevo acuerdo de la Argentina con el FMI es "sólo el comienzo" y afirmó que "siempre habrá quienes anhelen el viejo FMI, con sus condicionalidades contractivas, a menudo duras o procíclicas".

"Estas políticas serían un desastre para la Argentina y el mundo. Profundizarían la brecha entre las economías avanzadas y los países en desarrollo y de mercados emergentes, lo que socavaría aún más la credibilidad del FMI, que tiene la tarea de garantizar la estabilidad financiera mundial, en un momento en que se necesitan con urgencia medidas para mejorar esta estabilidad", concluyó.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • HM

    Hugo Morand

    10/03/22

    Este la semana que viene pide disculpas porque no le alcanzo el tiempo, vende humo y caro

    2
    0
    Responder