PARITARIAS

Sanidad no llegó a acuerdo paritario: qué pasa con los turnos de hoy en las clínicas privadas

Los trabajadores de la salud privada pararán cuatro horas por turno a falta de un acuerdo paritario que las prestadoras aseguran que no pueden cerrar.

La Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) confirmó que este viernes 23 las instituciones prestadoras de salud privada reprogramarán turnos no urgentes en todo el país por la falta de acuerdo paritario con las autoridades de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) y el consecuente paro de cuatro horas por turno que los trabajadores de la sanidad ya se encuentran llevando a cabo.

Las prepagas piden que el Gobierno pague un bono mensual para sus 600.000 colaboradores

Esto surge a raíz del vencimiento de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Salud el 30 de junio pasado para que ambas partes llegasen a un acuerdo y al fracaso de las negociaciones entre los empresarios del sector privado de la salud y los sindicalistas.

"No se alcanzó un acuerdo ante la falta de una propuesta económica acorde por parte de los financiadores -obras sociales, empresas de medicina prepaga y PAMI-, que permita hacer frente a la recomposición salarial pretendida por el sindicato de trabajadores de Sanidad", indicaron desde FAPS.

El sindicato apunta a un aumento salarial de entre un 43 y un 45% según la nueva pauta establecida por otros gremios, sin embargo, los prestadores privados sostienen que precisan que el Gobierno autorice el aumento en las cuotas de la medicina privada para poder avanzar con un acuerdo según los aranceles definidos por los financiadores.

 "Los prestadores no somos formadores de precios y nuestros ingresos dependen estrictamente de los aranceles que nos trasladan los financiadores. Sin una actualización acorde de estos aranceles y con costos que suben y presionan a diario, resulta imposible afrontar el merecido e indiscutido aumento salarial de los trabajadores de salud", explicaron desde la FAPS. 

De esta forma, a raíz del paro de cuatro horas por turno ratificado por la FATSA -a cargo de Carlos West Ocampo y Héctor Daer- que ya están llevando a cabo este viernes los trabajadores de clínicas, sanatorios y hospitales privados además de geriátricos y servicios de emergencia, se reprogramarán los turnos no urgentes.

"Paramos y reafirmamos que sin salario no habrá salud porque no resignaremos nuestro salario", indicó la filial de Buenos Aires del sindicato (ATSA) a través de sus redes sociales.

Aunque la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Salud estaba habilitada a prorrogarse por cinco días más, desde la cartera a cargo de Claudio Moroni, ministro de Trabajo, indicaron que todavía "no hay nada".

Días antes de la última audiencia de este jueves que no tuvo peso para cerrar un acuerdo, los prestadores de la salud indicaron que no pueden "garantizar la pretendida actualización de los salarios de alrededor del 45% porque las obras sociales y las empresas de medicina prepaga no trasladan los recursos suficientes para poder afrontar ese porcentaje".

"Si los financiadores no actualizan los aranceles que pagan, nuestros ingresos pierden día a día frente a los costos en alza", insistieron desde la FAPS.

Por otro lado, por fuera del acuerdo paritario los prestadores de medicina privada que conforman la Unión Argentina de Salud (UAS) demandaron al Gobierno el pago de un bono mensual extraordinario para más de 600.000 trabajadores de la salud, el cual se espera que financie el Estado.

El bono equivaldría al 50% del sueldo neto básico de un enfermero por lo que, considerando un valor base de $ 23.000, se apunta a un extra de $ 11.500 para empleados en relación de dependencia, médicos con contrato de locación de servicios y residentes o alumnos de la carrera de especialización.

Esta petición forma parte de una serie de 10 propuestas, con medidas tanto transitorias como definitivas, que la UAS entregó al Gobierno como una hoja de ruta para superar este momento de crisis que vive el sector, los puntos transitorios son:

  • Extensión del Programa de Recuperación Productiva II (REPRO II) y de la reducción del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) durante la emergencia sanitaria.
  • Asignar un pase para los trabajadores de la salud durante la emergencia sanitaria que indique que son esenciales para que se los priorice de forma gratuita en el transporte público y se les de libre estacionamiento, prioridad y gratuidad en las autopistas en caso de un vehículo particular.
  • El bono del 50% previamente mencionado.

Entre las medidas definitivas se encuentran:

  • Eximir a los proveedores de la salud de la carga fiscal de Ingresos Brutos, créditos y débitos bancarios, entre otros.
  • Que las entidades de la UAS puedan utilizar el crédito fiscal IVA no utilizado para el pago de aportes, contribuciones y todo tipo de tributos.
  •  Crear una partida de fondos del Estado proveniente del Tesoro Nacional para financiar coberturas establecidas por leyes de los últimos años que no tengan o no hayan tenido financiación prevista en su marco normativo.
  • Disponer una fórmula polinómica que contemple ajustes mensuales y automáticos de las cuotas de las empresas de medicina prepaga, en virtud de la variación de los costos.
  • Establecer un marco normativo para el ajuste de aranceles y posterior traslado efectivo a los prestadores por parte de las obras sociales nacionales y provinciales, y las creadas por leyes especiales y entes autárquicos.
  • Constituir una comisión para garantizar la sustentabilidad y el acceso con equidad del sistema de salud. Esta comisión asumirá, en un plazo no mayor a seis meses, la tarea de generar propuestas que contengan la visión de los sectores que intervienen en la prestación del servicio médico en la Argentina. 

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • GR

    Gaston Rojas

    24/07/21

    Si, dale! ¿No quieren pedir algo mas los del UAS...?
    Todo sea para cuidar sus ganancias...

    0
    0
    Responder