Nuevos impuestos

Intendentes, estacioneros y clientes en pie de guerra por una tasa vial a los combustibles

Cada vez más municipios aplican una alícuota a la venta de combustibles para compensar los recortes en subsidios y obras de Javier Milei. Enojo de los estacioneros y usuarios por el impacto sobre el bolsillo

En esta noticia

A los incrementos del precio de los combustibles cada vez más intendentes le suman una tasa vial aplicada con el objetivo de compensar recortes presupuestarios y absorber gastos y obras sobre los que la administración de Javier Milei aplicó motosierra

La medida ya se instrumenta en varias decenas de ciudades de la provincia de Buenos Aires pero también en algunas de las más grandes e incluso en muchas ciudades más pequeñas en el resto del país. Unas pocas tuvieron que dar marcha atrás frente a la presión y la queja de los dueños de estaciones de servicios y también de los vecinos que ya sufren otras subas sobre sus flacos bolsillos. La distorsión entre ciudades vecinas es otra de las demandas de los expendedores de combustible.

De todos modos la medida no es propiedad de un solo signo político. La ciudad de General Pueyrredón (Mar del Plata), donde gobierna el intendente del PRO, Guillermo Montenegro, fue una de las primeras localidades donde este año se empezó a implementar una tasa vial que en este caso se destina a un fondo para financiar arreglos de calles. Desde febrero en La Feliz la nafta cuesta un 1,86% más que el precio habitual.

La medida no es nueva y en algunas localidades ya hace años que está en vigencia. En todos los casos fue necesaria la intervención de los Concejos Deliberantes. Aún así, la cámara que nuclea a los estacioneros, Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), sostiene que la tasa vial es inconstitucional y en varias oportunidades lograron fallos que frenaron aumentos.

Pablo Javkin, intendente de Rosario, financiará el plan de calles con la tasa vial 

En el mayor distrito del país se aplica este nuevo impuesto en municipios del Frente Renovador (San Fernando); gobernados por el PJ (Tigre, Florencio Varela, Merlo, Ituzaingó, José C. Paz, Escobar, Avellaneda y Malvinas Argentinas) pero también en los del PRO con nuevos intendentes como Pinamar, San Isidro y Vicente López. También está vigente en Hurlingham, donde el año pasado asumió como intendente el camporista Damián Selci.

El mapa de los aumentos

La tasa varía según cada localidad que define si aplica un porcentaje o una suma fija extra. En Vicente López, con gestión de Soledad Martínez -la sucesora de Jorge Macri- se cobra $ 0,66 por cada litro de nafta súper; $ 0,88 por cada litro de premium; $ 0,44 por cada litro de gasoil; $ 0,88 en el litro de diesel y $ 0.15 en GNC.

En cambio en San Isidro, con Ramón Lanús como intendente, la tasa por litro de cualquier combustible líquido se abona $ 4,39 por sobre el precio establecido por las compañías mientras que el GNC se vende a $ 2,70 más. En San Fernando, con el renovador Juan Andreotti a cargo, se paga una suma fija de $ 3 por litro o m3 para todos los combustibles, líquidos y GNC.

OBRA PÚBLICA | Una provincia arma su propio esquema de PPP y pide las rutas nacionales al Gobierno - El Cronista

CAMBIA la SUBE: el Gobierno confirmó una modificación clave para pagar el transporte público - El Cronista

Tigre y Escobar aplican un extra de entre 0,90% y 1% por cada litro; General Rodríguez aplicó una suma fija de $ 0,35; Florencio Varela 1%; Castelli de $ 4 (el GNC sufrió un incremento menor de $ 1,04 por m3); Avellaneda de 0.60% y Pinamar de 3%, en este caso tanto para naftas como gasoil, diesel y GNC.

El municipio bonaerense de José C. Paz (Mario Ishii) tiene una alícuota fija de $ 9,28 en todos los casos y $ 6,37 para el GNC lo que equivale aproximadamente a 1% del valor actual. En Merlo, bajo la intendencia de Gustavo Menéndez, se aplican porcentajes de entre 2,50 y 4,50%, en este caso para el GNC en tanto en Ituzaingó se fijó una alícuota de 2%.

Tres intendentes que no suben

En ese contexto CECHA destacó a tres municipios bonaerenses que se hicieron eco de los reclamos y no cobran tasa vial. Uno es Esteban Echeverría (Fernando Gray) y los otros son Morón (Lucas Ghi, de Nuevo Encuentro) y Tres de Febrero donde gobierna Diego Valenzuela, del PRO pero de muy buen diálogo con el gobierno libertario y excompañero de Económicas de Javier Milei.

Valenzuela aprovechó el tema para lanzar una estrategia de marketing y atraer automovilistas a su distrito. Además dijo días atrás que no puede cobrar una tasa que no se cobra del otro lado de la General Paz. "No comparto poner la Tasa Vial por varias razones: la Ciudad de Buenos Aires no la cobra y eso nos quita clientes por estar cerca. Además, es una doble imposición porque del combustible ya recibimos coparticipación", destacó en línea con los estacioneros.

El expresidente del PJ bonaerense, Gray, acaba de extender por otros 10 años su política de impuestos 0 para las empresas que decidan radicarse en su ciudad o amplíen su planta. El dirigente peronista es además uno de los más combativos en las audiencias contra la suba de tarifas.

El instrumento no es privativo de los bonaerenses y se multiplica en todo el país. En Rosario, desde el último fin de semana, se incrementó 1.6% el valor del litro de combustibles. La medida fue aprobada por el Concejo Municipal a pesar de que empresarios, estacioneros y pymes rechazaron la decisión, aunque también a fin del año pasado se eliminaron unas treinta tasas municipales. Como los rosarinos, también pagarán más por los combustibles en Funes y Capitán Bermúdez.

El intendente Pablo Javkin justificó la medida en la necesidad de absorber la obra pública en su ciudad, como el Plan Calles 2024 que acaba de anunciar.

De la misma manera otros intendentes, en provincias patagónicas como Neuquén Capital o la vecina Cipolletti, en Río Negro, decidieron avanzar con una tasa vial para compensar la quita de subsidios al transporte público y evitar el fuerte impacto que implicaría sobre el boleto urbano. Tan acalorada fue la discusión rionegrina que la presidenta del Concejo Deliberante cipoleño tuvo que votar para desempatar y poder aplicar la nueva alícuota.

En ese contexto CECHA manifestó "su más enérgico repudio al mantenimiento y proliferación de la tasa vial en otros municipios del conurbano bonaerense y de nuestro país". "La avidez recaudatoria de estos municipios genera una tasa impropia e inconstitucional, a través de una doble imposición tributaria, lo que produce un incremento en el valor de los combustibles. Esto es en perjuicio de los intereses de los vecinos de sus propias comunas" manifestó la comisión directiva a través de un duro comunicado.

Los estacioneros, que se ven perjudicados cuando en localidades vecinas hay distintos precios, advirtieron que seguirán impulsando otras acciones o gestiones tanto administrativas como por vía judicial y/o institucional con el fin de "erradicar esta conducta que perjudica cada vez a más argentinos y a nuestros negocios".

Temas relacionados
Más noticias de Buenos Aires

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.