LICITACIONES DEL TESORO

Martín Guzmán consiguió tomar deuda pero cada vez le cuesta más

El Ministerio de Economía cierra mayo con deuda neta por $ 56.500 millones, un 6% más que los vencimientos. Tasas, plazos y el temor a incumplir otra meta con el FMI.

El Ministerio de Economía consiguió tomar deuda neta en mayo por $ 56.588 millones, lo que implica una tasa de refinanciamiento mensual del 106%, a falta de la segunda vuelta de una licitación de títulos públicos, que se llevará a cabo el próximo lunes 30 de mayo.

En la primera rueda no se pudieron cubrir todos los vencimientos de estos días, algo que en los pasillos oficiales lo toman con calma, teniendo en cuenta la elevada cantidad nominal de deuda que caduca en esta parte del año. Prefieren ver el "video" de la tendencia positiva a la foto de abril y mayo.

El Gobierno recibió 779 ofertas y adjudicó un valor efectivo de $ 156.740 millones, unos $ 10.000 millones menos que las amortización de fin de mes.

En mayo, se afrontaron un total de vencimientos por $ 920.020 millones, en lo que fue el mes más exigente en lo que va de 2022.

En los primeros cinco meses del año, se acumuló un financiamiento neto positivo (nuevo endeudamiento) por $ 629.528 millones, lo que implica un ratio de roll over del 122%.

Estas cifras también revelan la creciente dificultad que viene teniendo la Secretaría de Finanzas para conformar a los inversores del sector privado (bancos, Fondos Comunes de Inversión, compañías de seguros y minoristas, entre otros) en relación al menú de instrumentos elegidos, los plazos y las tasas, frente a una creciente inflación y el temor a una posible reestructuración de la deuda tomada en el mercado local después de las elecciones presidenciales de 2023.

Del total de financiamiento obtenido este viernes, el 33% correspondió a instrumentos con vencimiento en 2022 (letras a tasa fija y variable de entre 46 y 52,01% nominal anual), el 58% al instrumento con vencimiento en 2023 (una letra ajustable por inflación y un extra de 0,06%), el 4% al instrumento con vencimiento en 2024 (bono a tasa Badlar que pagó 51,73%) y, el 5% restante, al instrumento con vencimiento en 2025 (bono CER con una sobretasa de 3,49%).

Asimismo, el 64% del monto adjudicado fue en instrumentos ajustables por CER, el 30% en instrumentos a tasa fija y, el 6% restante, en instrumentos a tasa variable.

Para el economista Adrián Yarde Buller, Estratega en Jefe de Facimex Valores, "no se llegó a renovar los vencimientos de deuda a pesar de que hubo letras cortas atadas a la inflación con un premio interesante con respecto al mercado secundario. Probablemente la segunda vuelta deje algo más de financiamiento permitiendo renovar los vencimientos, pero en este contexto eso no alcanza".

"El Tesoro necesita conseguir financiamiento adicional en las licitaciones de deuda ya que prácticamente agotó todo el margen que tenía para financiarse con emisión monetaria en el segundo trimestre. Con los números fiscales mostrando un fuerte crecimiento del déficit primario, si las próximas licitaciones de deuda no muestran mejores resultados será muy difícil cumplir con la meta monetaria", analizó Yarde Buller.

A su turno, Gabriel Caamaño Gómez, director de la Consultora Ledesma, evaluó: "Se puso cuesta arriba cumplir con el programa financiero que exigía un nivel de financiamiento neto considerable. Apenas están logrando roll over en los últimos dos meses y eso que están poniendo toda la carne al asador, emitiendo muy corto y mucho CER".

"Si el mercado no financia el rojo fiscal, el Banco Central tiene que emitir dinero y se incumple la meta de asistencia monetaria al Tesoro pactada con el FMI (máximo de 1% del Producto en todo el año), o habrá que empapelar mucho más forzado a los bancos, expandir la base y afectar la exposición del sistema financiero", completó Caamaño.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios